Por seguridad, por comodidad y por sentido común. Los cascos de motos son imprescindibles al momento de utilizar este medio de transporte y aunque la mayoría cumple bien con su función principal, “cada cabeza es un mundo” y elegir el casco adecuado es más que mirar precios y comparar colores.

Estética y seguridad

A pesar de que las motos se han convertido en una tendencia habitual de transporte, porque son más versátiles, tienen mantenimientos más sencillos y económicos, y por otras tantas razones, los accesorios necesarios para utilizarlas debidamente no son tan sencillos de escoger y comprar.

La cosa se complica aún más cuando se parte desde especificaciones como el hecho de que sean cascos para niños, o bien, para mujeres, donde la estética, la funcionalidad, la liviandad y por supuesto la seguridad son detalles que irán sumando a la búsqueda de un resultado óptimo, además del relevante hecho de que encaje en el presupuesto.

¿Cómo comprar un buen casco de moto para niños?

En la actualidad hay sitios web dedicados exclusivamente a encontrar el mejor casco de moto infantil, porque para los que tienen motos y quieren viajar con sus hijos, pero mucho más para los que están enseñando a los más pequeños la práctica de esta conducción en entornos controlados, como las pistas, la necesidad de tener un casco adecuado se convierte en algo elemental para garantizar la comodidad, el máximo desempeño y la seguridad del mismo.

  • Comodidad: lo más importante para comprar un casco de moto infantil es que resulte muy cómodo de llevar. No hace falta decir lo rápido que los niños se aburren o se incomodan cuando están utilizando algo que no les convence del todo, de manera que un casco de moto para uso infantil debe ser liviano, bastante mejor acolchado de otros, con sujeciones que no dificulten la visibilidad o molesten en otras zonas de la cabeza o la cara, y por supuesto, que sea fácil de poner y quitar por el mismo niño, lo que facilitará su utilización correcta y hasta el interés.
  • Indispensable la seguridad: cuando se suele hablar de cascos de motos para niños se piensa en típicas marcas asiáticas que los fabrican para una utilización lúdica, más de divertimento que de rendimiento. Sin embargo, cuando se busca calidad, estética y seguridad, se deben priorizar los elementos de resistencia y los tests de laboratorio que así lo demuestren. Lo más saludable es comprar cascos de motos que estén homologados en la Unión Europea -reconocibles por el sello en cuestión- porque eso significa que han sido probados, han superado las pruebas de diseño, aerodinámica y resistencia, y, por lo tanto, son infinitamente más seguros que los que no están homologados. Seguramente su precio será mayor, pero las garantías también, que es lo más importante.
  • Diseños: no se debe dejar de mencionar el apartado del diseño. A los niños y a las niñas les encantan ciertos colores, ciertos diseños y hasta ciertos personajes -del propio deporte del motociclismo incluso-. Tener en cuenta eso al momento de comprar un casco de moto infantil es lo ideal, porque favorecerá a que lo cuiden, se enamoren de él y lo utilicen a cada momento.

Cascos de motos para mujer: ¿Cómo elegirlos?

Aunque muy pocos lo tengan en cuenta, un buen casco de moto de mujer tiene características y particularidades que le diferencian de un casco para hombres, y no únicamente en lo que tiene que ver con los colores. El diseño es diferente, algunas integraciones no están en los cascos de hombres, y tener eso en cuenta es importante para elegir y comprar de manera adecuada.

  • Sistemas de ventilación: indispensable, sobre todo en la zona posterior del casco, que puede sudarse y resultar incómoda por el cabello. Los cascos de mujer de calidad suelen tener uno o varios sistemas de ventilación integrados en su construcción, lo que resultará cómodo de llevar en cualquier contexto.
  • Homologaciones: algo que aplica para absolutamente todos los cascos de moto, y en general para todos los productos dirigidos a proteger la integridad de las personas en ciertas actividades de riesgo, como conducir una moto. Los cascos deben estar homologados y tener el etiquetado oficial. En el caso de los cascos para mujer, se toma en cuenta la resistencia, la protección cervical -se nota desde el diseño-, el potencial aerodinámico y los materiales interiores y su densidad. Por eso, comprar un casco de alta calidad es más que marcas o prestigio, sino también seguridad.
  • Visibilidad: si bien la mayoría de los cascos para mujer tienen sistemas de viseras o de dobles pantallas, que mejoran la visibilidad, la perspectiva y combaten bien el empañamiento, no sucede en todos los modelos y es algo que conviene revisar antes de tomar la decisión.
  • Diseño: los diseños de cascos de motos para mujer se pueden diferenciar entre los que son urbanos, de corte más informal, y los que están directamente vinculados a lo deportivo. Es cuestión de gustos, pero también de utilización, ya que los cascos de moto deportivos son sensiblemente más costosos y tienen propiedades adicionales de seguridad y aerodinámica que posiblemente alguien que quiera solo moverse por la ciudad con tranquilidad no vaya a necesitar, o al menos, no vaya a sacarle todo el provecho.

Todos los apartados anteriores, tanto en los cascos infantiles como en los cascos de motos para mujer, deben ponderarse teniendo en cuenta cuáles son las posibilidades reales de compra atendiendo a la realidad del presupuesto. Si ese fuera el caso, lo principal es apostar por la seguridad, a toda costa, y luego decantarse por la comparación y elección del resto de los campos. De esa manera, incluso en las opciones más económicas, se estará garantizando lo elemental del uso de un casco, que es la protección de la integridad física de quien conduzca la moto.

Conducir una moto da una sensación de libertad, adrenalina y placer en sí mismo que pocas actividades tienen. Pero, para hacerlo bien es necesario protegerse y los cascos son tal vez lo más importante, a juicio de los expertos, para evitar cualquier tipo de accidente.