Ford Motor Company ha reafirmado su firme apuesta por un futuro eléctrico, algo que no debe sorprender después de haber visto un Mustang que no quema una gota de gasolina, y para ello las inversiones que deberá acometer son millonarias. Para empezar 1.000 millones de dólares (828 millones de euros) irán a su planta de fabricación de vehículos en Colonia (Alemania) para su adaptación a los modelos electrificados. Esta inversión transformará las actuales operaciones de ensamblaje de vehículos en el 'Centro de Electrificación de Ford Colonia' para la fabricación de vehículos eléctricos; la primera instalación de este tipo que tendrá Ford en Europa.

Gracias a este movimiento, el primer turismo de gran volumen totalmente eléctrico fabricado en Europa para clientes europeos saldrá de las líneas de esta factoría a partir de 2023. Esta inyección económica en su factoría de Colonia forma parte de la estrategia de fabricante de automóviles americano, que invertirá 22.000 millones de dólares (18.238 millones de euros) en electrificación hasta 2025.

Ford Colonia

Además, Ford se ha comprometido a que, para mediados de 2026, el 100% de su gama de turismos europeos tendrá una versión cero emisiones, con modelos bien puramente eléctricos, bien híbridos enchufables; y para 2030 será completamente eléctrica. Por su parte, toda la gama de vehículos comerciales Ford contará con versiones cero emisiones, eléctricas puras o híbridas enchufables, en 2024. En 2030, la compañía estima que dos tercios de las ventas de vehículos comerciales Ford sean eléctricas puras o híbridas enchufables.

En 2020, Ford, que también mantiene una factoría en Almussafes (Valencia), logró por sexto año consecutivo ser la marca líder en ventas de vehículos comerciales de Europa. El crecimiento de la división de vehículos comerciales Ford es clave para la rentabilidad de la marca en Europa, y por tanto resulta imprescindible su electrificación.

Para ello, ha contado con el apoyo de nuevos productos y servicios, con el soporte de una amplia red de socios que transforman sus vehículos comerciales, con la alianza estratégica de Ford con Volkswagen y su 'joint venture' Ford Otosan, lo que supone un desarrollo y un abastecimiento de vehículos rentable. El movimiento anunciado hoy por Ford deriva de las restricciones que cada vez más países están poniendo a los motores de combustión, algo que sin embargo no responde a la lógica del transporte de largo recorrido.