Hyundai lo ha vuelto a hacer. La marca coreana ha decidido darle un revulsivo a un segmento de nicho como es el de los monovolúmenes grandes premium, de lujo podríamos decir en este caso si nos fijamos en su versión de 7 plazas, pero el Staria es un coche tan atrevido y futurista que genera sensaciones enfrentadas, o te encanta o lo detestas. Más allá de consideraciones subjetivas, tras haber tenido la primera toma de contacto podemos aseverar que los coreanos han dado en el clavo de nuevo.

El Hyundai Staria llega para complicarle la vida tanto al Mercedes Clase V como al Volkswagen Multivan, y lo hace con la lección bien aprendida. Con un diseño rompedor y un interior de enorme calidad percibida, el nuevo monovolumen de la marca de Seúl lo fía todo a una única carrocería de 5,25m de largo y 2m de altura y anchura, con un único motor diésel de 2.2 litros y 177CV asociado a un cambio automático de 8 velocidades y la opción de incorporar tracción integral 4x4 (HTRAC lo llaman). Es con todo ello un durísimo rival para las marcas alemanas, que hasta ahora no tenían competencia con semejante arsenal y que además añade un completo equipamiento de serie.

Hyundai dice que el Staria es un Purpose Built Vehicle (PBV), y a España llega con versiones de siete y nueve plazas así como tres acabados distintos. En Corea hay incluso una variante de 11 plazas, lo que habla claramente del enorme espacio interior que ofrece este nuevo monovolumen. En cierta medida a nosotros nos recuerda a lo que Renault hizo con el Espace en los 90, ya que sus enormes superficies acristaladas y su baja línea de cintura hacen que todos los ocupantes viajen en perfecta conexión con el paisaje. 

En la futurista silueta del Hyundai Staria destacan sus faros, tanto delanteros como traseros, con tecnología lumínica heredada del Ioniq 5, la 'Parametric Pixel Design'. Le otorgan al monovolumen coreano una presencia siempre reconocible. En el interior, las dos configuraciones difieren por lo que pretenden ofrecer, siendo la 9 plazas la ideal para familias, mientras que la de 7 con acabado superior se enfoca al traslado ejecutivo al más alto nivel, especialmente por los dos asientos confort de la segunda fila, en los que se viaja como en primera clase de cualquier aerolínea. El volumen de maletero varía entre los 117 y los 1.303 litros de capacidad. 

Tres son los acabados disponible en el Hyundai Staria en nuestro mercado: Maxx, Tecno y Style. Desde el primero equipa de serie faros LED, llantas de 18 pulgadas climatizador, acceso y arranque sin llave, espejos eléctricos y calefactados o freno de estacionamiento eléctrico. Además, dispone de instrumentación digital y display multimedia, ambos materializados en pantallas de de 10,25 pulgadas, carga inalámbrica, 6 puertos USB y cámara trasera.

Entre los sistemas de asistencia encontramos frenada automática de emergencia, control de crucero adaptativo, asistente de salida de carril involuntaria, sistema de guiado de carril, asistente en pendiente y detector de señales de tráfico. El acabado superior añade lujos y distinción al máximo nivel como el equipo de audio Bosé o el techo tapizado en un símil alcántara muy aparente, haciendo de este monovolumen un vehículo de representación de imbatible personalidad. Su precio parte de los 52.990 euros, que con los descuentos se quedan en unos muy competitivos 49.690 euros. 

En carretera tanto el motor como el ajuste dinámico del Hyundai Staria (que tiene una batalla de más de 3,25m) permiten una conducción en vías rápidas caracterizada por la comodidad y un rodar silencioso en el que los kilómetros pasan con enorme facilidad para todos los ocupantes. Los asientos gozan de una modularidad ejemplar en todas las configuraciones, con carriles para desplazarlos longitudinalmente y ajustar el espacio a cada necesidad. El consumo medio homologado es de 8,2 litros a los 100 en esta variante diésel, y los responsables de la marca nos dejan entrever que en el futuro, tratándose de un líder de la electrificación como es Hyundai Motor Group, habrá versiones con esta tecnología.