Lancia es elegancia en movimiento, y Luca Napolitano, el nuevo CEO de la marca dentro del grupo Stellantis, tiene claro que su glorioso pasado debe servir para catapultarla hacia el futuro de la movilidad. La privilegiada mente empresarial de Carlos Tavares, máximo responsable de Stellantis, ha planeado convertirla en una de las tres marcas premium del conglomerado junto con Alfa Romeo y DS, un movimiento de suma inteligencia a pesar de que actualmente Lancia solo opera en el mercado italiano, donde vende un único modelo: el veterano utilitario Ypsilon

«Dentro del grupo, Alfa se centra en el rendimiento, DS y Lancia, por otro lado, en la elegancia. La marca francesa es típicamente parisina, rica y llena de detalles, con un estilo que recuerda a la torre Eiffel. Lancia jugará con una elegancia diferente, muy sobria y limpia. Esta será la diferenciación», explica Napolitano. Para conseguir volver a ser una marca con futuro Lancia debe ampliar su gama de productos y regresar a Europa. Actualmente la firma está trabajando en tres modelos: un sustituto para el Ypsilon, un compacto que retomará la icónica denominación Delta, y un SUV urbano directamente derivado de los DS 3 Crossback y Opel Mokka.

Por su lado Tavares apunta que el plan pasa por Aterrizar en Europa. "Será un momento histórico para la marca y para la empresa en general. Inicialmente llegaremos a las grandes ciudades, donde estamos preparados para sinergias con Alfa y DS y para una gran operación de venta online. Por otro lado, si queremos llegar a una clientela más joven, tenemos que cambiar de sistema. Empezaremos con el nuevo Ypsilon. Cada modelo contará con una versión totalmente eléctrica. Entre 2026 y 2030 Lancia será totalmente eléctrica".

«Tenemos que proyectar Lancia hasta 2030. Significa hacer crecer la marca por fin con una estructura dedicada y un líder en diseño como Jean-Pierre Ploué, que ya es responsable del estilo de todas las marcas del grupo. Para seguir teniendo éxito en Italia y en el extranjero tendremos que trabajar duro, estudiar. Hasta ahora hemos sido buenos en tres cosas: coches urbanos como el Ypsilon, coches medianos como el Delta y muchos buques insignia. Esos serán nuestros objetivos».