En el nuevo Megane E-TECH 100% eléctrico la joya de la corona está en su tecnología, tanto en el habitáculo, con dos grandes pantallas, como en su moderna batería, entre otros apartados técnicos.

Se incorpora este nuevo Megane E-TECH al mundo digital del usuario con su sistema de visualización OpenR y su nuevo multimedia OpenR Link, desarrollado con Google y basado en Android Automotive OS.

El perfil de cada usuario puede vincularse a su cuenta Google personal para una mejor experiencia. Además de la navegación Google Maps y del catálogo de aplicaciones Google Play, el asistente de voz integrado de Google, las funciones de la aplicación My Renault aportan una mayor interacción al fusionar los datos del cuadro de instrumentos con el sistema multimedia… Pero el coche no se ha convertido sólo en un ordenador con ruedas.

Estas tecnologías se completan con ayudas a la conducción inteligentes y con una experiencia sonora de un nuevo estilo, fruto de una nueva colaboración con el especialista Harman Kardon.

El primer modelo de la gama Renault en beneficiarse de las ventajas de la plataforma CMF-EV de la Alianza es este Megane, que destaca por su diseño renovado con una distancia entre ejes más larga (2,68 m para una longitud total de 4,20 m) y unos voladizos de dimensiones reducidas gracias a la nueva plataforma modular y así ofrece unas buenas proporciones al alojar una batería de sólo 11 cm de grosor, a la vez que se ha rebajado el centro de gravedad.

Se puede elegir entre dos potencias 130 CV y 250 Nm y 220 CV y 300 Nm, siempre con tracción delantera, y dos capacidades de batería:  40 y 60 kWh. La autonomía homologada de la de menor capacidad, WLTP es de 300 km; y de 470 km la mayor.

Además de decidir la potencia y la capacidad de batería que se necesita, hay que elegir el tipo de recargas que se van a utilizar. Por ahora existen tres posibilidades: standard charge, super charge y optimum charge.  De 7 kW, 22 kW y 130 kW.

En la versión alta es capaz de recuperar hasta 300 km en un punto de 130 kW en solo media hora. Hasta 400 km en conducción mixta recuperados en 8 horas en una wallbox 7,4 kW.

4 niveles de frenado regenerativo

Ofrece una aceleración instantánea y líneal que permite al Megane E-TECH pasar de 0 a 100 km/h en 7,4 segundos, en la versión de 220 CV, que es la que hemos conducido por carreteras andaluzas. La velocidad máxima de esta versión es de 160 km/h.

En una ocasión, al acelerar al Mégane le costó transmitir la potencia al suelo, como falto de motricidad y al tratarse de las primeras unidades puede ser algo casual, pero que habrá que controlar. Al igual que el nivel sonoro provocado por ruidos externos, seguramente de los retrovisores.

La visibilidad hacia atrás con el espejo interior es muy reducida y gracias a una cámara situada en la parte superior de la luneta trasera se puede ver en tiempo real la parte trasera de la carretera desde el retrovisor interior del vehículo, ofreciendo una visión completa y sin obstáculos que complementa la de los espejos exteriores.

Está dotado de un sistema de frenado regenerativo optimizado que permite recuperar la energía cinética de la desaceleración (al levantar el pie del pedal del acelerador) para transformarla en energía eléctrica y almacenarla en la batería. Función con cuatro niveles de frenado regenerativo que se pueden seleccionar mediante levas situadas detrás del volante.

Estas baterías están garantizadas durante 8 años o 160.000 km. En este intervalo de tiempo, se sustituirán gratuitamente en caso de degradarse a un nivel inferior del 70 % de su capacidad nominal.

El objetivo con Nuevo Megane E-TECH 100% eléctrico es ofrecer unas prestaciones equilibradas y optimizadas a un coste razonable. Las distintas versiones de la gama cubren lo esencial de las necesidades, tanto las del día a día como los viajes entre 300 a 470 km.  

Cuenta con cuatro modos de conducción (Eco, Confort, Sport y Perso) que modifican diversos parámetros: dureza de la dirección, calibrado del motor y respuesta del acelerador e incluso el ambiente y confort a bordo.  En ciudad, el Eco es el más adecuado porque supone un importante ahorro de energía, mientras que el Sport aprovecha al máximo las prestaciones del coche.

La obra maestra del habitáculo son las nuevas pantallas que muestran toda la tecnología integrada en este modelo de nueva generación, y combina el cuadro de instrumentos digital y la pantalla multimedia de la consola central, formando una "L" invertida.  

Las pantallas han sido optimizadas para una mejor visibilidad cuando la luz incide sobre ella, contando también con un tratamiento antirreflejos específico. La de la instrumentación es de 12,3 pulgadas y se puede mostrar con cuatro diseños preestablecidos: Conducción (contadores), Navegación (cartografía), Zen (minimalista) y Batería (estado de carga).

La visualización del cuadro de instrumentos es personalizable. Hay cinco widgets (consumo, presión de los neumáticos, distancia, eco-monitor, música) disponibles, así como 8 colores de iluminación.

La pantalla del centro puede ser de 9 (versión de acceso) o de 12 pulgadas. El procesador informático es el Snapdragon Automotive Cockpit Gen 3 de Qualcomm y es compatible con Android Auto y también con Apple CarPlay (con y sin cable). También está preparado para recibir actualizaciones online.

Su presencia se impone con grandes ruedas de 20 pulgadas (18” en la gama normal), protecciones del bajo de carrocería y del paso de rueda, cintura de carrocería alta. El techo inclinado, las vías ensanchadas y los tiradores de puertas «flush» integrados de serie evocan el mundo de los coupés, pero el acceso a las plazas traseras se ve penalizado y sus asientos son cómodos sólo para dos adultos.  

Colores elegantes y distintivos

En el lanzamiento del modelo se comercializan seis colores de carrocería y es posible optar por el bitono diferenciando el color del techo y de los montantes y, según los acabados, el color de las carcasas de los retrovisores, con más de 30 combinaciones posibles.

La firma eléctrica dispone de espectaculares luces led en el alumbrado delantero y trasero y los   faros constan de seis reflectores y son adaptativos y con ajuste automático de cambio de luces.

Todas las versiones incorporan tiradores de puerta enrasados. Cuando el conductor o el pasajero delantero se acercan para abrir una puerta, o cuando el vehículo está desbloqueado, los tiradores ocultos en la carrocería salen automáticamente gracias a un sistema eléctrico.  

En el interior se combinan varios materiales inéditos o reciclados, claramente inspirados en el mobiliario, para proporcionar un ambiente cálido y sentirse «como en casa».  

Así pues, el salpicadero está cubierto de textil en la gama de entrada y en la media. En acabados superiores, este material se sustituye por TEP (efecto cuero). El contorno superior del salpicadero así como la banda superior de los paneles de puerta se cubren de Alcántara en la gama media y de una pieza de madera decorativa Nuo en el acabado superior.  

En cuanto al maletero, ofrece un volumen total de 440 litros con forma rectangular ampliables a los 1.332 con los asientos traseros abatidos, a los que se suman otros 32 litros bajo el suelo para guardar los cables de carga.

La gama está estructurada bajo cuatro niveles de equipamiento: Equilibre, Techno ,Iconic y la Evolution, destinada a empresas, y su equipamiento de serie se puede aumentar con opciones o paquetes de ellas.

Su precio de partida arranca en los 35.200 euros de la versión EV40 o de los 40.200 de la EV60, sin contar ayudas del plan Moves III ni promociones de la marca. También se puede adquirir a través de un sistema de pago por cuotas. Entre sus competidores se encuentran:  Volkswagen ID.3, Citroën ë-C4 y Nissan Leaf.