En el marco de la presidencia alemana del G7, los ministros de Trabajo y Asuntos Sociales de los países que conforman esta organización visitaron la planta principal de Volkswagen en Wolfsburgo para obtener información sobre la transformación de la planta hacia la electromovilidad. Los representantes visitaron la zona de producción donde también comenzará el montaje parcial del ID.3 totalmente eléctrico a partir de 2023.

El centro de aprendizaje es uno de los seis nuevos laboratorios de electrónica e informática de la planta de Wolfsburgo, en los que la empresa ha invertido millones de euros. Gunnar Kilian, miembro  del Comité Ejecutivo de Volkswagen, ha señalado que “se esforzarán por combinar la sostenibilidad con los avances tecnológicos, la prosperidad económica y la protección del empleo. Solo así se podrá lograr el necesario cambio estructural de Alemania como emplazamiento industrial”.

Siguiendo la electrificación de las plantas de Zwickau y Emden, la mayor planta de vehículos del Grupo se está adaptando para la producción de coches eléctricos y, a partir de 2026, con la planta de Trinity, tendrá una segunda unidad de fábrica en la que los vehículos se producirán mucho más rápido con una producción neta en emisiones de carbono. 

Para ello, se invertirán alrededor de 2.000 millones de euros. La construcción de la nueva fábrica de Trinity en Wolfsburgo-Warmenau es un componente fundamental del programa de modernización de la sede principal de Volkswagen. La conversión de la planta principal en una instalación  de producción de vehículos eléctricos comenzará con el montaje parcial del ID.3 a partir de 2023 y la producción completa a partir de 2024.

En 2024, Volkswagen alcanzará otro hito en la transformación con la finalización del campus de Sandkamp, el centro de desarrollo de vanguardia de la marca Volkswagen para los nuevos vehículos y las tecnologías pioneras del futuro, como la plataforma SSP.