Toyota es la marca que primero se posicionó como híbrida en el imaginario popular, una tecnología en la que no en vano lleva más de 25 años de recorrido, pero también es cierto que en los últimos tiempos se la había encasillado como una enseña "aburrida" debido a la preeminencia de estos modelos por encima de los pasionales que también han conformado su gama durante muchos más años. Hablamos por supuesto de los Supra y los GT86, pero también del Land Cruiser y del Hilux, dos todo terreno sin concesiones que se posicionan en lo más alto de la "cadena alimenticia" de los 4x4 desde hace 70 años.

Ambos automóviles lideran una oferta de coches con tracción total que se complementa por debajo con el Hihglander y el RAV4, dos SUV al uso que con sus 30 años de historia hoy en día abrazan la tecnología híbrida para conformar una gama de lo más completa y satisfacer las necesidades de un amplio abanico de clientes que necesitan garantizarse la motricidad y la seguridad cuando las condiciones del terreno se complican. La idea es ofrecer el modelo que mejor se adapta las condiciones de cada uno en todo momento.

Si hacemos un repaso por orden cronológico, el Toyota Land Cruiser lleva desde 1953, cuando nació como un prototipo para la Policía Nacional Japonesa, siendo una referencia entre los 4x4 de gran tamaño. Con más de 10 millones de unidades vendidas en 170 países, su fiabilidad y capacidades offroad le han valido ser el predilecto en los terrenos más hostiles, y las generaciones antiguas se han convertido en objeto de deseo de los amantes de los clásicos. Mecánicamente su bloque diésel de 4 cilindros, 2,8 litros, 204CV y 500Nm de par le otorgan mucha solvencia en cualquier terreno. Sus armas para ser un 4x4 imparable son el bloqueo del diferencial central, la reductora y el Crowl Control, que gestiona el reparto de fuerza para conseguir la máxima motricidad. La mayor pega que tiene es que su interior se ha quedado algo obsoleto para los tiempos que corren, siendo eso sí tremendamente sufrido para uso campestre.

El Toyota Hilux por su parte se ha convertido en uno de los pickup más demandados gracias a su capacidad para combinar el trabajo y el ocio con la misma facilidad. Su configuración técnica a la vieja usanza con chasis de largueros y una suspensión trasera a base de ballestas permite un uso intensivo como herramienta en la que cargar hasta 3 toneladas de carga sin inmutarse, y cuenta también por supuesto con reductora y bloque de diferencial para llegar a los sitios más inaccesibles. No hay terreno que se le resista, y además del mismo motor de 2.8 litros y 204CV del Land Cruiser, este año estrena un bloque de 2,4 litros y 150CV que le permite ofrecer una versión de acceso por debajo de los 30.000 euros.

La gama de todoterrenos de Toyota tiene dos hermanos pequeños que se sitúan año tras año como unos de los SUV más vendidos del mundo, especialmente la última generación del Rav4, un coche que con 30 años de historia fue un pionero en su momento estrenando el segmento más de moda del S.XXI. Va ya por su 5ª generación y ha evolucionado para ofrecer una gran habitabilidad con una combinación mecánica que le permite anunciar 220CV de potencia conjunta entre los bloques de combustión y eléctrico que le animan. La tracción integral corre a cargo del motor eléctrico en el eje trasero, que gracias a su independencia apenas influye en los consumos. 

El último integrante ha sido también el más reciente en llegar al mercado Europeo, el Highlander, que se puede considerar la variante de 7 plazas del Rav4 y que añade algo más de potencia (250CV) gracias a que trae la 4ª generación del sistema híbrido, así como una calidad percibida también algo mejorada. Es un coche que en Estados Unidos lleva siendo un bestseller desde 2001, y en estos 20 años se ha ganado un hueco entre las familias más activas y ecológicas. Su chasis autoportante le confiere una buena rigidez, y ambos sorprenden por un desempeño más que digno cuando se abandona el asfalto.