Este año puede ser el de la consolidación de Mazda como una marca premium. La llegada del nuevo CX-60, con su imponente diseño, su suntuoso interior y sus mecánicas de 6 cilindros e híbrida enchufable es un punto y a parte para una marca que siempre ha ido por libre con unos productos de excelso diseño y un comportamiento dinámico cautivador. 

El Mazda CX-60 usa la nueva arquitectura modular Skyactiv para conseguir un comportamiento netamente dinámico, con un reparto de pesos ideal gracias a la distribución de los elementos mecánicos y las baterías, montadas entre los ejes delantero y trasero para lograr mejor distribución del peso. El conductor puede además elegir entre distintos modos de conducción.

A nivel estético, en sus 4,75m de longitud el nuevo SUV grande de Mazda presenta una evolución del lenguaje de diseño “Kodo” de la firma nipona, el cual destaca por la simplicidad y las superficies puras. Transmite elegancia en cada panel de la carrocería, y más adelante llegará incluso una versión un poco más larga con 7 plazas. Y es que el CX-60 ofrece 570 litros de capacidad de maletero incluso en la versión híbrida enchufable.

Esta mecánica será la primera que llegue, y combina un propulsor de gasolina de cuatro cilindros y 2.5 litros de tecnología Skyactiv-X con un motor eléctrico. Anuncia 327 CV y 500 Nm con tracción a las cuatro ruedas y una caja de cambios automática de ocho relaciones. Eso le permite a esta versión hacer a 0 a 100 km/h en solo 5,8 segundos y lucir la etiqueta CERO en el parabrisas.

Con su batería de 18 kWh el Mazda CX-60 PHEV puede circular hasta 63 kilómetros en modo puramente eléctrico, a velocidades de hasta 100 km/h, mientras que la marca cita una eficiencia de 1,5 l/100 km y 33g/km de emisiones de CO2, aún pendiente de la homologación oficial (WLTP). Con estas cifras, el CX-60 es el coche más potente y eficiente de Mazda con un motor térmico. 

A finales de este año Mazda lanzará además una versión diésel de seis cilindros en línea de 3.3 litros con tecnología microhíbrida de 48V y una versión de gasolina de seis cilindros en línea y 3.0 litros le seguirá en 2023, nuevamente con un sistema mild-hybrid y la tecnología de encendido por compresión mediante chispa de Mazda. Estos motores son compatibles con las configuraciones de tracción trasera y a las cuatro ruedas, puesto que se posicionan en una configuración longitudinal.

A nivel de seguridad los sistemas de asistencia al conductor más destacados se incluyen en el paquete i-Activsense y van desde el asistente de intersecciones, la detección de peatones traseros, el sistema de mantenimiento en carril de emergencia, el asistente de velocidad inteligente y la función de ayuda al salir del habitáculo. También monta visión periférica (360°) que mejora la visibilidad circulando a baja velocidad.  El Mazda CX-60 tendrá tres niveles de equipamiento: Exclusive-Line, Homura y Takumi.