Ferrari ha creado un coche que es único en la escena mundial. No sólo porque combine prestaciones, placer de conducir y comodidad, sino porque también simboliza e integra el ADN icónico del Cavallino Rampante. De ahí que se haya elegido el nombre de Purosangue, que en italiano significa "pura sangre".

Para poder alcanzar los ambiciosos objetivos fijados para este proyecto y crear un coche digno de incluirse en la gama, se adoptó una disposición completamente diferente y unas proporciones innovadoras en comparación con los típicos GTs modernos (los llamados crossover y SUV), donde el motor va montado en la parte delantera del coche.

El Purosangue es el único coche de estas proporciones que cuenta con un V12 de aspiración natural montado en la parte central delantera. Se trata del motor más icónico de Maranello que debuta en esta nueva configuración para garantizar que el coche libere más potencia que ningún otro del segmento (725 cv), y es capaz de ofrecer un 80% de par incluso a bajas revoluciones.´

El nombre Purosangue describe perfectamente el carácter del coche. Su exterior elegante y atlético lo distingue de otros coches de cuatro puertas y cuatro plazas del mercado, y el V12 atmosférico montado en el centro se combina con un habitáculo sublimemente cómodo y espacioso.

El nuevo chasis del vehículo cuenta con un techo de fibra de carbono de serie para reducir el peso y su centro de gravedad. Además, el maletero es el más grande jamás visto en un Ferrari y los asientos traseros se pliegan para aumentar el espacio de equipaje. 

La carrocería está fabricada con materiales que van desde el aluminio hasta la fibra de carbono, con la introducción de acero de alta resistencia en zonas importantes y flanqueando las uniones mecánicas con adhesivo estructural. La combinación de estos diferentes materiales garantiza la máxima resistencia.

La mayor distancia al suelo del Purosangue significa que la zona expuesta de las ruedas contribuye de forma significativa a la resistencia aerodinámica: por ello, se integraron rampas negativas por delante de las ruedas delanteras para maximizar la carga aerodinámica del coche. 

Además, el Purosangue cuenta con un sistema único que supone una novedad mundial: el Ferrari Active Suspension Technology, habilitada por el sistema True Active Spool Valve (TASV) de Multimatic. En comparación con otras soluciones del mercado, esta nueva arquitectura de suspensión ofrece numerosas ventajas como controlar carrocería y ruedas de forma activa con más fuerza y a frecuencias más altas que los sistemas tradicionales adaptativos.

Esta tecnología optimiza el máximo rendimiento en el paso de curva gracias a la distribución variable y continua de la rigidez del balanceo y al centro de balanceo rebajado activamente, en beneficio de la fuerza lateral que actúa sobre los neumáticos y del equilibrio entre el sobre viraje y el subviraje. Además, el vehículo también está equipado con el nuevo controlador ABS 'evo' co diseñado con Bosch para hacer frente a las superficies de baja adherencia.

Silueta concebida como una escultura

La carrocería del Purosangue ha sido hábilmente esculpida y cincelada para crear su forma única. El diseño presenta dos niveles separados y distintos. La parte inferior, más técnica, y la parte superior, gloriosamente sinuosa e imponente. Esta división se ve acentuada por el hecho de que el volumen superior parece flotar sobre los pasos de rueda.

La parte delantera del coche fluye perfectamente hacia los flancos y se desarrolla en varios niveles imprimiendo un lenguaje dinámico y horizontal; mientras que cuenta con llantas forjadas basadas en el mismo concepto aerodinámico que las del SF90 Stradale, en el que los elementos radiales del canal exterior facilitan la extracción del aire caliente del paso de rueda. 

Interior extremadamente elegante

El habitáculo del Purosangue precisó de un diseño absolutamente meticuloso tanto del espacio como de sus componentes, así como una cuidadosa selección de los materiales utilizados para ofrecer un espacio y un confort inigualables a los ocupantes de un Ferrari de cuatro plazas. 

El habitáculo tiene el aspecto y la sensación de un salón extremadamente elegante y deportivo. Cuando se abren las puertas, se revela una cantidad de espacio sorprendentemente generosa. 

Igualmente, sorprendente es el sofisticado lujo del interior, que desprende una sensación de elegancia y modernidad. Los modernos lenguajes de diseño se combinan armoniosamente con la estética de los deportivos GT característicos de Ferrari.