Las energéticas EDP y Repsol han firmado un Memorando de Entendimiento para desarrollar proyectos de hidrógeno verde en la Península Ibérica. Ambos impulsarán la asociación cofinanciando, desarrollando y operando unos tres proyectos de hidrógeno renovable en España y Portugal. Dos de los proyectos estarán en España en Asturias y en el país Vasco.

EDP ​​liderará el proyecto Abono que se desplegará en Asturias como parte de una iniciativa más amplia destinada a crear un valle del hidrógeno en la región. Repsol liderará el proyecto vasco en el que se creará un electrolizador a gran escala también como parte de los esfuerzos para la creación del Corredor Vasco del Hidrógeno.

Este proyecto no solo reforzará la producción energética de España, sino que también tendrá incidencia en la bolsa de valores, donde ya muchos querrán invertir en acciones de estas compañías.

El proyecto energético

En Sines, el proyecto aprovechará la infraestructura y las operaciones existentes de Repsol como usuario de gas renovable y de EDP como proveedor de energía.

Repsol y EDP utilizarán la asociación para acelerar sus objetivos de descarbonización. EDP ​​tiene al hidrógeno verde como un enfoque clave en su plan de inversión en energías renovables para lograr la neutralidad de carbono para 2030.

Repsol busca desplegar 552MW de capacidad de hidrógeno verde para 2025 y 1,9GW para 2020 en su búsqueda de neutralidad de carbono para 2050.

La colaboración con varias partes interesadas es un enfoque clave para que las dos empresas aprovechen el intercambio de conocimientos y la experiencia de otras partes en implementaciones de energía renovable.

Con la ampliación de su cartera de capacidad de energía limpia, EDP y Repsol pretenden desempeñar un papel cada vez más importante en la transición energética para ayudar a los países en los que operan a reducir las emisiones. Las energías renovables también les ayudarán a mejorar los servicios al cliente mediante el suministro de electricidad asequible a los consumidores, según un comunicado.

EDP ​​y Repsol se han asociado anteriormente en proyectos de energía eólica marina en el Reino Unido, Portugal y España.

Hacemos transiciones llevados por la ideología

Mientras el mercado de la energía renovable y los carburos está buscando una manera de salir de la crisis energética que azota de manera más cruda a Europa, el CEO de Repsol, Josu Jon Imaz, reprochó al gobierno español que muchas industrias deban irse a paro por la incapacidad de afrontar costes energéticos.

En la XIX Conferencia Internacional de APTE (Asociación de Parques Tecnológicos de España), que se llevó acabo en el Parque Tecnológico de Zamudio, Imaz se refirió con dureza al gobierno, especialmente al modelo de transición energética que se está implementando desde el Estado Español.

Considera que es un error que las empresas deban disminuir o irse a parón por la subida de precios en la factura de luz. “No es de recibo que hay que enfrentarse a meses en que las familias tengan que pagar la electricidad a 220 o a 250 el MWh o a que haya industrias que tengan que parar porque no pueden abordar los costes energéticos”.

Imaz considera que la transición debe ser justo y no algo totalmente al azar, es necesario que a la industria se le permita competir, algo que, según él, no se está cumpliendo. “No se trata de que me cierran la acería y luego me ponen un centro de interpretación con cuatro puestos de trabajo, que viene luego la gente a visitarnos y nos dedicamos al turismo”.

El CEO de Repsol aseguró que España está haciendo el papelón al hacer transiciones “llevados por la ideología o la teología”. Considera que lo que se necesita es una transición basado en la tecnología, siendo esta un auténtico motor y no causas que no van con la industria.

Para Imaz, uno de los objetivos más fundamentales es asegurar la seguridad de suministro. “Si sacamos el gas natural de la ecuación y decimos que no podemos explorar ni producir gas natural porque emite CO2, las empresas dejan de invertir en gas natural, la producción baja y de repente no tenemos gas natural y el recibo de luz se nos pone a 200 euros MWH, y nos extraña” finalizó, haciendo alusión a las medidas tomadas por el Gobierno