Volkswagen Group ha nombrado por fin nuevo presidente de Seat. Wayne Griffiths cuenta con el respaldado del presidente mundial de la marca alemana, Herbert Diess y ambos se han marcado como reto desarrollar una plataforma compacta que permita hacer un coche eléctrico asequible. Es decir, que el futuro de Seat pasa por electrificar la marca y, por tanto, por fabricar un vehículo eléctrico en Martorell.

Diess ha explicado que “es difícil que un coche que no sea muy caro y que tenga cuatro metros pueda ser eléctrico pero estamos trabajando en una nueva plataforma para obtener un modelo fiable”. Sin embargo, Herbert Diess ha sido muy prudente a la hora de dar un año para el lanzamiento de este nuevo modelo. Sí que ambos han confirmado que el plan de inversión de 5.000 millones para Seat se mantiene en pie para dedicarlo a nuevos modelos, I+D y tecnología.

Seat cerrará este año con pérdidas a causa del coronavirus pero el nuevo presidente de la marca española se ha mostrado esperanzado de volver a la rentabilidad en 2021, “las ventas este septiembre ya se están recuperando”. De hecho, Martorell está trabajando a una capacidad del 85%.

Seat Wayne

Griffiths deberá liderar la próxima etapa de la automovilística. Tras gastar 3.300 millones entre 2015 y 2019, la empresa  invertirá esos 5.000 millones de euros en "electrificar su gama de vehículos y en la fábrica de Martorell (Barcelona) y sus satélites en Barcelona". Un programa de gasto diseñado antes del coronavirus que se mantendrá inalterado a pesar del "duro impacto" de la pandemia.

Diess ha anunciado, además, que estan trabajando en una mayor integración del grupo Seat y de VW en España, por lo que aún no se ha nombrado a Griffiths presidente de VW en nuestro país, una dualidad, que sí desempeñaba Luca de Meo su antecesor en el cargo. “Yo empecé mi carrera en Seat hace 25 años, de modo que este nombramiento casi es mi destino”, ha valorado Wayne Griffiths en declaraciones a la prensa.

La electrificación y Cupra son los dos vectores sobre los que va a pivotar el futuro de Seat cara a los próximos años. De hecho, que el nuevo presidente de Seat venga de Cupra, un marca que apenas vende 20.000 vehículos al año, pero más caros y con mayor rentabilidad resulta significativo. Para Diess, “Cupra es un buen complemento para Seat, una marca joven muy consolidada a la que le viene bien unos coches más emocionales”. Por su parte, Wayne Griffiths, ha recalcado que Cupra aspira a facturar 1.000 millones al año.