La tradición de Ford con vehículos todo terreno es tan antigua como la propia marca, pero la evolución conseguida con la electrificación de la movilidad no ha hecho más que mejorar una familia de modelos que hoy en día es más eficiente y segura que nunca. Se compone de 8 carrocerías con versiones que van desde berlinas a familiares, pasando por comerciales, en la que por supuesto hay varios SUV, un 4x4 extremo y que finaliza con un crossover 100% eléctrico que se ha convertido en la nueva referencia de su segmento, el Mustang Mach-E.

Para comprobar todas las virtudes de esta imponente gama, Ford España nos ha convocado a probarlos en las condiciones donde más provecho se les saca, que es fuera del asfalto y con firmes de escasa adherencia, por lo que nos trasladó al Pirineo Oscense. La filial española mantiene desde hace 8 años un acuerdo con la estación de esquí de Astún, donde tiene instalado un  increíble circuito de conducción en nieve en medio de las pistas, y hasta llegar allí las carreteras y pistas disponibles son el mejor escenario donde testar la última evolución de su tracción All Wheel Drive

 

Este sistema inteligente cuenta con 5 modos de conducción en los modelos más "sencillos" y puede llegar hasta 7 en el Explorer o el imponente Ranger Raptor, los cuales el conductor puede seleccionar fácilmente según las condiciones del terreno. Con cada opción se modifican parámetros básicos como el acelerador o la dirección, pero lo más importante es lo que ocurre con el reparto de tracción entre ejes, que se ajusta cada 10 milésimas de segundo y que gracias a sus numerosos sensores detectan desde la temperatura exterior hasta el deslizamiento o la velocidad de las ruedas para enviar motricidad a la rueda que más grip tenga. 

En esta prueba hemos puesto a prueba sus virtudes tanto en asfalto seco como con agua, en pistas de tierra y, por supuesto, en nieve. Los modelos que más a fondo hemos comparado han sido el SUV compacto Kuga en su versión FHEV, es decir, híbrida pura, y el espectacular Explorer, que con su tecnología híbrida enchufable, sus 7 plazas y sus 455CV de potencia es adictivo en cualquier tipo de conducción. Lo mejor del Kuga híbrido AWD es que se puede combinar tanto con motores de gasolina como diésel, con lo que consigue homologar un consumo de 5,4l a los 100 y tiene una autonomía de hasta 1.000km. Es además un coche ciertamente ágil y dinámico.

Raptor

Para los retos offroad más duros nada como la pick-up Ranger Raptor. Preparado por Ford Performance, hablamos de un todoterreno imbatible con 213 CV y 500 Nm de par de su motor turbodiésel de 2.0 litros. Su cambio automático de 10 velocidades lleva reductora, y las suspensiones de gran recorrido junto con el chasis reforzado y las enormes llantas de 17" calzadas con neumáticos específicos de todoterreno BF Goodrich se tragan cualquier obstáculo.

Aquellos que necesiten un vehículo con el que trabajar, la Transit es uno de los modelos comerciales que lidera el sector en Europa y que además se puede configurar en una atractiva y capaz versión 4x4 que permitirá acceder a los sitios más recónditos con todas las garantías. Hay también una versión de tracción delantera con diferencial autoblocante además de la que va con el sistema de tracción total inteligente AWD. 

Mustang

La guinda del pastel en la gama AWD de Ford la pone el Mustang Mach-E, su novísimo modelo eléctrico que ha sido toda una experiencia conducir en el circuito de nieve. Gracias a su enorme par instantáneo de 580Nm y al fenomenal equilibrio de suspensiones junto con el bajo centro de gravedad inherente a los EV, el Mustang permite un delicioso "baile" con el elemento blanco que saca a relucir el piloto que llevas dentro. Si no fuera por la situación sanitaria, Ford ofrece la posibilidad de probar esta experiencia a cualquier cliente que se apunte a su curso de conducción 4x4 invernal en Astún.