Dentro de las tecnologías electrificadas la menos conocida es la de pila de hidrógeno, que sin embargo está tomando la delantera en la carrera energética en la que estamos inmersos. La urgencia de desplegar energías no contaminantes de forma sostenible hace que todas las miradas se dirijan al hidrógeno. Su fácil producción (lo encontramos en el agua) y su versatilidad como vector energético (almacena y genera energía), le convierten en la opción ideal para cumplir con los objetivos medioambientales.

El vínculo de Hyundai y el hidrógeno comienza hace más de 20 años, habiendo sido la marca pionera en desarrollar esta tecnología aplicada en el mundo de la automoción. Este liderazgo le ha permitido alcanzar importantes hitos como la fabricación en serie del ix35, el primer vehículo de hidrógeno. El NEXO fue el primer vehículo de hidrógeno matriculado en España, y Hyundai Hydrogen Mobility es una asociación creada por la marca para ampliar el ecosistema europeo de movilidad del hidrógeno, cuyas claves puedes ver en este video: 

Las entregas de las primeras flotas de camiones XCient FCEV ya circulan en las carreteras europeas, y la marca HTWO trabaja sin descanso en el desarrollo y producción de pilas de hidrógeno. Y la historia continúa, ya que el hidrógeno forma parte del ADN de Hyundai. Es una energía renovable que ayuda a cumplir el compromiso de marca Progress for Humanity, ofreciendo una movilidad respetuosa con el medioambiente y contribuyendo a la descarbonización de nuestras carreteras.