Por fin nos hemos puesto al volante del modelo llamado a marcar una nueva época en Porsche, un punto y a parte de una marca que ha llegado a ser lo que es gracias al carisma de un único coche, el incombustible Porsche 911, un deportivo que en cada generación se supera pero que ahora se tiene que conformar con ser el segundo modelo más vendido. Si, habéis leído bien, el Porsche preferido por los clientes ya no es el 911. En agosto se vendieron en el Viejo Continente más Taycan que cualquier otro modelo, bueno eso con una pequeña trampa, ya que el Cayenne, el SUV todopoderoso, divide sus versiones según sean la carrocería normal o coupé. Sin ello sería el líder. El Taycan además baja la media de edad del cliente unos 5 años.

Pero el camino hacia la electrificación es ya imparable en la industria y tras ver como se comporta el Taycan, hemos dejado de preocuparnos por completo, y como nos dijo Tomás Villén en la charla que tuvimos tras esta primera toma de contacto, podemos decir eso de “Gracias electricidad”. No en vano Porsche lleva 120 años desarrollando su gama E-Performance, pues están convencidos de que “el valor lo cambia todo”. Si este año ya van a cerrar vendiendo un 33% de modelos electrificados, en 2023 confían en estar por encima del 60% de la gama y en 2028 en el 90%.

Porsche Taycan interior

La clave del fascinante comportamiento del nuevo Porsche Taycan está en la gestión que hace de la energía, ya que no deja de transformarla en todo momento. De 800V a 12V la usa para mil aplicaciones diferentes, sacando a relucir los 6 millones de kilómetros de prueba que ha recorrido con más de cien mil ciclos de carga soportados. Esto permite al nuevo deportivo eléctrico de Stuttgart realizar 26 aceleraciones seguidas de 0 a 200Km/h en 10 segundos sin inmutarse. Su cambio de 2 velocidades, inédito en un eléctrico, o su inversor de pulsos doble en la versión Turbo S de 760CV son los avances para conseguir semejantes registros que te dejan literalmente pegado al asiento como una pegatina en cada aceleración,  independientemente de la velocidad a la que se circule.

La batería que da vida a este coche prodigio va firmada por LG y se encuentra situada estratégicamente en el centro del vehículo y en el lugar más bajo posible. Le confiere una rigidez estructural y un centro de gravedad tan neutro que hace que el Taycan parezca mucho más ligero que las 2,2 toneladas que arroja en báscula. La versión normal tiene 5 celdas menos que las más capaces, lo que ahorra cerca de 90Kg de peso sobre los 650 que pesa este elemento, con lo cual cuando uno se pone a los mandos de la versión de acceso S ya encuentra bajo el acelerador una aceleración sideral. La del Turbo es simplemente estratosférica.

Taycan cargando

Otro de los avances clave del Porsche Taycan es su capacidad de admitir cargas ultrarrápidas de hasta 270Kw. La marca ya ha instalado en la Península Ibérica el primer supercargador capaz de ofrecer esa velocidad de recarga, en su sede central de Madrid, y hemos comprobado que con ello se puede recargar un 80% de la batería en menos de media hora. Así sí. Pero como nos comentaba Villén, el Director General de la marca, el problema es que en España se tarda más de un año en conseguir todos los permisos y acabar con la burocracia para instalar una estación de este tipo cuando en Europa la media son 3 meses, así que pide más compromiso gubernamental en el desarrollo de la Ley de Transición Ecológica. Su plan estratégico pasa por instalar 90 puntos ultra rápidos en 2 años.

Mientras llega ese escenario, Porsche ha lanzado el programa exclusivo Move-On. Con él, los propietarios de un Taycan en España y Portugal podrán disfrutar durante 20 ó 30 días al año de cualquier otro modelo de cuatro puertas de la gama Porsche. Habrá dos tipos de bonos para usar un Macan, un Cayenne o un Panamera en días que pueden ser consecutivos o alternos. El precio del bono más sencillo de 20 días es de 1.800 euros, mientras que el de un mes cuesta 2.400 euros. Los vehículos incluidos en este programa tendrán menos de un año de antigüedad.

“Somos conscientes de que muchos de nuestros clientes accederán por primera vez a un coche eléctrico con el Taycan y, también, habrá mucha gente que incorporará el primer Porsche a su garaje con este modelo”, comenta Tomás Villén, así que pretenden facilitarles la decisión. A partir del momento del registro en el programa Move-On, el cliente dispondrá de un año para utilizar el bono y deberá reservar el coche elegido con al menos una semana de antelación a la fecha en la que quiera disponer de él. El Porsche Taycan arranca en los 109.000 euros en su versión 4S, la cual está disponible también en renting por 1.400 euros al mes, una tarifa elevada pero acorde con rivales incapaces de ofrecer su tecnología.