El 1 de marzo conoceremos al sucesor del Peugeot 208 que se hará con el cetro de mejor coche europeo, un galardón que todas las marcas ansían por su relevancia comercial y que este año volverá a tener en la tecnología híbrida y eléctrica su piedra filosofal. La lista se ha reducido ya de los 29 candidatos iniciales a 7 finalistas de lo más variado en cuanto a carrocerías y planteamiento: el espectacular Cupra Formentor, el urbanita Fiat 500e, el inclasificable Citroën C4, el solvente Skoda Octavia, el siempre dispuesto Toyota Yaris, el icónico Volkswagen ID.3 y el brutal Land Rover Defender.

El premio, reconocerá el mejor coche del año en Europa según los votos de 60 periodistas especializados procedentes de 29 países. La representación nacional en el jurado está relacionada con el tamaño del mercado del país y su importancia en la fabricación de automóviles. Alemania, España, Francia, Gran Bretaña e Italia tienen cada uno seis miembros; otros países, proporcionalmente menos. Los miembros del jurado han valorado las características más relevantes de los modelos que optan al título: relación calidad/precio, tecnología, gama, innovación, y por supuesto, diseño, la primera razón de compra de los usuarios.

Es la primera vez que todos los finalistas disponen de versiones electrificadas, bien como eléctrico puro, híbrido o híbrido enchufable, siendo el ID.3 de Volkswagen el único que no tiene en su gama una opción de motor térmico. Además, la tendencia SUV sigue marcando mucho las posibilidades de acceder a la final, ya que prácticamente el 50% de las ventas del mercado en el Viejo Continente son de este tipo de carrocería, siendo el caso del Land Rover Defender un paso más allá todavía con el regreso de un auténtico 4x4 a la primera línea en los puestos de “deseo” de los clientes. Formentor y C4 son los de las atractivas carrocerías crossover.

Cupra Formentor

EL caso del Cupra Formentor merece una mención aparte, pues no sólo es finalista a “Car of the Year 2021”, sino que acaba de conseguir el título de “Coche del Año” en Cataluña. Se trata además del primer vehículo diseñado y desarrollado desde cero por la marca que es la escisión deportiva premium de Seat, y se fabrica en la planta de Martorell, en Barcelona. En ese premio al mejor coche del año en Cataluña, el segundo fue otro Seat, el incombustible León, y tercero el Hyundai i20, uno de los urbanos más prometedores del año.