Iberdrola y el grupo Seat-Volkswagen han reforzado su alianza para el impulso del coche eléctrico tras el anuncio hace quince días de la gigafactoría de baterías que estará cerca de Martorell y que compite con el proyecto valenciano de Power Electronics.  Iberdrola desplegará un plan que incluirá carga rápida y ultrarrápida (HPC), para dar servicio a los principales corredores y ciudades del país. El acuerdo ha sido firmado por el presidente de Seat, Wayne Griffiths; el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán; y el consejero delegado del Grupo Volkswagen y presidente del consejo de administración de Seat, Herbert Diess.

Los dos grupos anunciaron ayer que van a desarrollar de forma conjunta una red pública de recarga de vehículos eléctricos y para suministrar energía renovable a las instalaciones del consorcio en la península ibérica. Iberdrola también apoya la gigafactoría de Power Electronics y un proyecto similar en Pontevedra, aunque su grado de implicación es menor que con la planta catalana. El acuerdo se enmarca en un proyecto conjunto de desarrollo de la movilidad eléctrica que se pretende sirva de tractor de grandes y medianas empresas y que confían en que genere mucho empleo, especialmente para los jóvenes.

Iberdrola y el grupo automovilístico estiman que de aquí a 2030 van a hacer falta 350.000 puntos de recarga pública. «El acuerdo muestra el potencial de la unión de líderes de la industria para acelerar la descarbonización de la economía y su enorme impacto positivo en el entorno y la biodiversidad, así como en la recuperación económica, fortaleciendo la cadena de valor y creando millones de puestos de trabajo sostenibles en toda Europa», apuntó Ignacio Galán, presidente de Iberdrola.

Seat Martorell

El CEO del Grupo Volkswagen y presidente del consejo de administración de Seat, Herbert Diess, señaló que el pacto sienta las bases «para el futuro de la movilidad eléctrica en España». España tiene un gran potencial para convertirse en un hub de movilidad eléctrica en Europa, y para ello hay que transformar la segunda mayor industria europea del automóvil. Según ha informado la marca española, la alianza es además extensible a otros países.

Seat presentó en julio pasado un plan de inversión hasta 2025 de 5.000 millones para nuevos proyectos y vehículos, y Martorell fabricara automóviles eléctricos a partir de ese año. Iberdrola ha lanzado un plan de inversión de 150.000 millones de euros hasta 2030 con el que pretende triplicar la capacidad renovable y duplicar los activos de redes. La compañía tiene previsto intensificar la instalación de puntos de recarga para vehículos eléctricos en los próximos años, priorizando estaciones de alta eficiencia en corredores y autovías, tanto en España como en otros países europeos.