Tratar de comprar un coche nuevo ha sido una tarea en la que armarse de paciencia en 2021, con tiempos de espera que superaban los 10 meses en muchos casos según el modelo elegido, y parece que esta situación va a mantenerse con el cambio de año, pues a la escasez de microchips se ha unido la de otras materias primas esenciales.

Los volúmenes de producción de vehículos no se recuperarán durante la primera parte de 2022, y no está claro lo hagan en la segunda mitad del próximo año, por lo que no se espera que se cumplan las proyecciones de rentabilidad para 2021, según la encuesta ‘Pulse Check’ de la Asociación Europea de Proveedores (Clepa).

Esta situación se debe a la crisis de los semiconductores, los aumentos de precios de las materias primas y la rápida transformación tecnológica que están ejerciendo presión sobre los proveedores de automoción.

La escasez de suministro amenaza a miles de cadenas y a los millones de puestos de trabajo que dependen de ellas. Se necesitan transparencia, colaboración y flexibilidad para mitigar y prevenir futuras interrupciones en la cadena de suministro”, ha explicado Sigrid de Vries, secretaria general de Clepa.

Solo el 27% de los proveedores encuestados muestra una perspectiva positiva para la industria, más que el 8% al comienzo de la Covid-19. Sin embargo, el 73% todavía tiene una opinión notablemente negativa, que es considerablemente más alta que en tiempos prepandémicos.

Los datos de la encuesta revelan que los proveedores se están adaptando, enfocándose en desarrollar cambios estratégicos para la seguridad del suministro. El 70% de los encuestados afirmó que están adaptando la cadena de suministro y su estrategia de abastecimiento, con un mayor enfoque en el abastecimiento dual, relaciones más estrechas con los proveedores de semiconductores y contratos de abastecimiento a más largo plazo.

Además, el 53% de los encuestados cree en una mayor importancia de la gestión de efectivo en los próximos 12 meses. De la misma forma, cuando se les preguntó por oportunidades de mejora para las empresas, el 55% de los proveedores manifestó la optimización de inventarios.

Otra adaptación estratégica prevista es el incremento de fusiones y adquisiciones. El 39% de los proveedores espera aumentar sus actividades de fusiones y adquisiciones en los próximos 12 meses, y la mayoría de las actividades (80%) se realizan entre actores de la industria. Dados los cambios estratégicos previstos, muchos actores del sector están reconsiderando sus carteras futuras mientras intentan identificar nuevas oportunidades de crecimiento.