La realidad es cabezona, y por mucho que en los medios no paremos de hablar de los últimos modelos de vehículos que salen al mercado, con la electrificación por bandera, el ciudadano de a pie cada vez conduce un coche más viejo y los modelos sin emisiones apenas suponen el 0,3% del total en circulación. España sigue con ello teniendo uno de los parques automovilísticos más envejecidos de Europa, muy por encima de la media continental, situada en 10,8 años de antigüedad.

Según el Informe Anual de la Asociación Española de Fabricantes de Vehículos (Anfac), la edad media del parque automovilístico nacional se incrementó en 2020 un 3,63% el año pasado, hasta los 13,11 años, en comparación con los 12,65 años de 2019. Ello supone una merma de las condiciones de seguridad en las que viaja el españolito medio y, por descontado, una mayor contaminación ambiental. 

A cierre del año pasado, el 64% de los turismos que circulaba por España tenía más de diez años, 1,3 puntos porcentuales más que en 2019. Por su parte, el 63% de los vehículos comerciales y el 67% de los vehículos industriales superaba la década de antigüedad, al igual que el 55% de los autobuses.

Anfac explica que "la fuerte retracción del mercado de vehículos nuevos por la pandemia y los cierres forzados de concesionarios ha empeorado la situación en cuanto a la renovación, sin que el Plan Renove 2020 haya conseguido mitigarlo, mientras que las ventas de vehículos de alta antigüedad han superado en unidades al mercado de vehículos nuevos".

No llegamos a 30 millones 

El parque español de vehículos se situó en 29,7 millones de unidades a cierre de 2020, lo que supone un incremento del 0,8% en comparación con datos de 2019, según las cifras de la Dirección General de Tráfico recogidas en el Informe Anual 2020 de Anfac, consultado por Ep. Así, a cierre del ejercicio pasado había 25,169 millones de turismos circulando por las carreteras españolas, un 0,6% más que en 2019, mientras que el número de vehículos comerciales operativos ascendía a 3,862 millones, un 2% más.

También creció el año pasado la cantidad de vehículos industriales dados de alta en el territorio nacional, con 614.144 unidades, un 1,2% más, así como el número de autobuses y microbuses en circulación, con 62.115 unidades, un 0,9% más.

Con estos datos de vehículos 'activos' en España, el número de automóviles de turismo por cada 1.000 habitantes se situó a cierre de 2020 en 530 unidades, lo que supone un 0,37% menos en comparación con el año precedente, pero un aumento del 12,05% si se compara con las cifras de 2010.