Stellantis ha anunciado esta semana su nueva estrategia asociada al vehículo conectado y a las suscripciones. La compañía va a realizar una inversión de 30.000 millones de euros hasta 2026 para adaptar los nuevos vehículos a este nuevo paradigma del coche conectado y prevé que para 2030 haya 34 millones de coches conectados que tengan aplicaciones mediante suscripción. "Nos aproximamos a un futuro en el que habrá plataformas que se adaptarán sin problemas a la vida cotidiana de los ciudadanos", han explicado desde Stellantis.

De hecho, la compañía ya prevé que para 2024 la mayoría de los vehículos en venta sean completamente actualizables de forma remota. Para ello, desde Stellantis están desarrollando aplicaciones como STLA Brain, STLA SmartCockpit y STLA AutoDrive.

Para respaldar esta transformación, Stellantis está creando una Academia de Software y Datos para reciclar a más de 1.000 ingenieros internos en múltiples funciones y desarrollar su comunidad de software. La compañía también ha anunciado que está contratando "a los talentos más brillantes de software e Inteligencia Artificial" y su meta es estar empleando a 4.500 ingenieros de software en dicha Academia en 2024 (sin incluir a los que desarrollan su trabajo en entidades colaboradoras).

"Nuestra base tecnológica y de software nos va a servir para afrontar el cambio hacia una movilidad sostenible y conectada, de manera que podamos proveer el mejor servicio a nuestros clientes", ha explicado el consejero delegado de Stellantis, Carlos Tavares, quien ha afirmado que desde la firma van a aprovechar el desacoplamiento de los ciclos de hardware y software para acelerar esta transformación tecnológica.

Esta transformación tecnológica, según han explicado desde Stellantis, va de la mano con el proceso de electrificación de su flota, ya que desde la compañía han explicado que pretenden que el 70% de sus ventas en Europa y el 40% en Estados Unidos sean de vehículos de bajas emisiones en 2030.

Más semiconductores

Asimismo, desde Stellantis también han anunciado que han llegado a un memorandum de entendimiento no vinculante con la empresa proveedora de semiconductores china Foxconn para desarrollar cuatro familias de microchips específicas para el grupo automovilístico.

Este acuerdo es especialmente importante dada la escasez de microchips que sufre el sector, algo que también está afectando a Stellantis. "Estas cuatro familias de chips cubrirán más del 80% de nuestras necesidades en semiconductores", ha apuntado Tavares, quien también ha señalado que contribuirá a la modernización de los componentes, disminuir la complejidad y a simplificar la cadena de aprovisionamiento".