Aunque no llegará hasta principios de 2022, KIA ha presentado ya en sociedad el que sin duda es su producto más importante para el mercado europeo, el Sportage. Columna vertebral de sus ventas en el Viejo Continente, la quinta iteración de este SUV compacto llega con un ADN 100% al gusto del cliente de aquí y con una imagen muy moderna que toma inspiración en el EV6, el rompedor modelo 100% eléctrico que utiliza la plataforma del Grupo Hyundai dedicada ex profeso a esta tecnología y que comparte con el Ioniq5.

El nuevo KIA Sportage supone una revolución al nivel que ha sido el Tucson para Hyundai, su lanzamiento de mayor éxito y con el que comparte la plataforma N3 que permite una notable ganancia en habitabilidad a pesar de que la variante europea no es tan larga como la que se comercializa en otros mercados. Respecto al anterior gana 3cm de longitud y 1cm de anchura, con lo que consigue hasta 590 litros de maletero. La marca denomina su diseño Opposites United, y tiene una notable carga digital.

Este nuevo KIA Sportage llega con tres tipos de hibridación para conseguir la máxima eficiencia, existiendo variantes micro híbridas, híbridas y enchufables. Además, todos los ajustes de la mecánica y la dinámica de conducción del coche se han afinado en Europa pensando en la conducción que gusta practicar a los europeos. Gracias a todo ello, la marca estima que en nuestro país superarán las 15.000 unidades vendidas al año.

Los motores de gasolina arrancan en los 150CV de la variante de acceso 1.6 T-GDI mildhybrid, pasan por los 230Cv de la versión híbrida y tienen el tope de gama en los 265CV de la variante enchufable PHEV. El grupo coreano no renuncia al diésel y habrá una versión de acceso con 115CV y una versión 1.6 CRDi con 136CV hibrida asociada siempre al cambio de doble embrague DCT y que también puede ser 4x4. La marca estima que hasta el 70% de las ventas serán de modelos electrificados.

El Sportage es el segundo modelo en estrenar el nuevo logo de KIA, que supone un importante cambio de imagen. Con las mismas dos pantallas horizontales curvadas de 12,3 pulgadas y la misma interfaz que el  EV6, el interior entra de lleno en la era digital. Además, añade un panel de visualización que pretende simplificar la ergonomía al permitir el acceso directo a las funciones esenciales de climatización a través zonas con respuesta háptica y que simulan botones físicos.

A nivel de seguridad, de nuevo el Sportage toma prestado todas las ayudas a la conducción estrenadas por su primo el superventas Hyundai Tucson con lo que incorpora asistente de mantenimiento de carril, luces largas automáticas, cámara de visión trasera de 360 grados, sensor de fatiga, aviso de salida de carril, frenada automática de emergencia con función de tráfico cruzado, anticolisión con visualización y detección de ángulo muerto, reconocimiento de señales unido al control de crucero adaptativo y asistencia remota al aparcamiento.