Chariots of Fire (Carros de fuego en España y Carrozas de fuego en Hispanoamérica) es una película británica de 1981, dirigida por Hugh Hudson, concebida y producida por David Puttnam y escrita por Colin Welland. Basada en la historia real de los atletas británicos preparándose para competir en los Juegos Olímpicos de París 1924.

Ben Cross e Ian Charleson interpretaron a Abrahams y Liddell, junto a Nigel HaversIan HolmLindsay AndersonJohn GielgudCheryl Campbell y Alice Krige en papeles secundarios. Es, así mismo, el título del álbum con la banda sonora original de la película, compuesto por Vangelis.

Fue nominado a siete Premios Óscar y ganó cuatro, incluyendo Mejor película y Mejor guion original. Ocupa el puesto 19 en la lista de las 100 mejores películas británicas del British Film Institute.

El título Chariots of Fire ("carros de fuego") viene de un verso de "Jerusalem", poema de William Blake que es también un himno británico.

REFLEXIONES:

1ª).- “Cuanto más sabes quién eres y lo quieres, menos te afectan las cosas”

2º).- “La victoria tiene mil padres, la derrota es huérfana”

3º).- “¿Qué no tengo nada? Mi padre me enseñó a cantarle al sol y a las estrellas y Dios me dio brazos y piernas fuertes”

4º).- “La vida no se mide en minutos, se mide en momentos”

 

 

 

Argumento

Reino Unido, octubre de 1919. Desde su ingreso en Cambridge, dos corredores de distinta clase social, Harold Abrahams (Ben Cross) y Eric Liddell (Ian Charleson), se entrenan con un mismo objetivo: competir en los Juegos Olímpicos de París 1924.

Eric es un cristiano evangélico de la iglesia reformada de Escocia y sus padres son misioneros en China. Ha nacido en China pero ha vuelto a Escocia para estudiar, y ha llegado a ser un famoso jugador de rugby. Hacia 1920, su fama como deportista excepcional más su simpática personalidad y su desenvolvimiento como un predicador del evangelio en contacto con la gente, hacen de Eric un personaje de excepcional talla: famoso pero humilde, conocido por todos pero también accesible a todos, querido por los niños y por los grandes...

Cuando finaliza la película se informa que Eric murió después de la Segunda Guerra Mundial en la China ocupada y que toda Escocia lo lloró. Eric aparece como un cristiano humilde y satisfecho en Dios que, con gran clarividencia y fe, entiende que la voluntad de Dios para su vida es ser misionero en la China, pero que además Dios se complace con que él corra y use sus dones como corredor, lo cual deberá hacer antes de dirigirse a su destino final en la China. Pero Eric no solo es un veloz corredor.

Harold Abrahams, también es un personaje conmovedor, en agudo contraste con Eric, en su condición de judío, Harold percibe que no cuenta con el beneplácito de los ingleses (en una Inglaterra a la que él llama anglosajona y cristiana). Harold posee una personalidad marcada por un complejo de inferioridad social, agravado por ser una persona sensible e inteligente. Harold encuentra una solución a su necesidad de aprecio en ser un famoso corredor. Cuando entra en octubre de 1919 en el Caius College de la Universidad de Cambridge, bate el récord de velocidad tradicional de la universidad. Más adelante, con tres compañeros de Cambridge, llegarán a formar parte del equipo olímpico, en el cual también se integrará Eric Liddell.

El clímax de la participación en las olimpíadas muestra un Harold Abrahams cumplido y satisfecho, que vuelve con una medalla de oro y el aprecio de toda Gran Bretaña, a encontrarse con su fiel novia que sería su esposa.

Y termina con Eric Liddell que alcanza toda su talla como héroe.

Aubrey Montague es el paciente y comprensivo amigo de Harold Abrahams

Reparto

  • Ben Crosscomo Harold Abrahams, un estudiante judío de la Universidad de Cambridge.
  • Ian Charlesoncomo Eric Liddell, el hijo de misioneros escoceses en China.
  • Nicholas Farrellcomo Aubrey Montague, un corredor y amigo de Harold Abrahams.
  • Nigel Haverscomo Lord Andrew Lindsay, un corredor de estudiantes de Cambridge parcialmente basado en David Burghley y Douglas Lowe.
  • Ian Holmcomo Sam Mussabini, el entrenador de Abrahams.
  • John Gielgudcomo Maestro de Trinity College en la Universidad de Cambridge.
  • Lindsay Andersoncomo Maestra de Caius College en la Universidad de Cambridge.
  • Cheryl Campbellcomo Jennie Liddell, la devota hermana de Eric (Janet Lillian "Jenny" Liddell).
  • Alice Krigecomo Sybil Gordon la prometida de Abrahams (su prometida real era Sybil Evers).
  • Struan Rodgercomo Sandy McGrath, amiga de Liddell y entrenadora.
  • Nigel Davenportcomo Lord Birkenhead,miembro del Comité Olímpico Británico, que aconseja a los atletas.
  • Patrick Mageecomo Lord Cadogan, presidente del Comité Olímpico Británico, quien no simpatiza con la difícil situación religiosa de Liddell.
  • David Yelland como el Príncipe de Gales, que intenta hacer que Liddell cambie de opinión sobre correr el domingo.
  • Peter Egan como el duque de Sutherland, presidente del Comité Olímpico Británico, que simpatiza con Liddell.
  • Daniel Gerroll como Henry Stallard, estudiante y corredor de Cambridge.
  • Dennis Christophercomo Charley Paddock, corredor olímpico estadounidense.
  • Brad Daviscomo Jackson Scholz, corredor olímpico estadounidense.
  • Richard Griffiths como jefe de porteros en Caius College.

 

 RESULTADOS OLIMPIADAS PARIS – 1924

Atleta: HAROLD ABRAHAMS:

(15-12-1899, Bedford, Reino Unido 14-01-1978, Enfield, Reino Unido

Estatura: 1,70 m – Peso: 61 Kgr.  - Especialidad: 100 y 200 m. lisos

.- 100 M. Lisos – Masculino: ORO – Harold Abrahams – Reino Unido (24 años), con un crono de: 10,6  - PLATA: Scholtz, con 10.7 y BRONCE: Arthur Porritt, con ….

.- 200 M. Lisos – SEXTO en París

.- 400 m. Relevos 4 x100: PLATA en París

 

Abrahams abandonó el atletismo al año siguiente, tras una fractura saltando longitud. 

Harold Maurice Abrahams -. Atleta británico especialista en pruebas de velocidad que fue campeón olímpico de los 100 metros lisos en los Juegos de París 1924 y cuya historia dio origen a la película Chariots of Fire

Harold Maurice Abrahams (1899-1978) nació en Bedford, Reino Unido. Sus abuelos paternos fueron Abraham Klonimus y Esther Klonimus, judíos residentes en Lituania. Uno de sus hijos, Isaac Klonimus, emigró a Gran Bretaña y se instaló en Bedford, lugar en el que escogió el nombre de Isaac Abrahams, en honor al nombre de su padre: Abraham. Isaac Abrahams fue el padre de Harold Abrahams.

Harold Abrahams tuvo varios hermanos. Su hermano mayor, Adolphe, fundó la medicina deportiva británica. Su hermano mediano, Sidney, destacó como saltador de longitud y representó a Gran Bretaña en los Juegos Olímpicos de Estocolmo 1912.

Educado en las prestigiosas Escuelas de Bedford y Repton, Harold Abrahams cursó sus estudios de derecho en la Universidad de Cambridge entre 1919 y 1923, tras ser subteniente del ejército británico.

Durante su primer curso en Cambridge, el joven Harold se dedicó a dos disciplinas atléticas: la velocidad y el salto de longitud. Entrenó y compitió con gran empeño y, gracias a eso, consiguió clasificarse para los Juegos Olímpicos de Amberes 1920.

En los Juegos de Amberes, fue eliminado en los cuartos de final de los 100 y los 200 metros, así como en salto de longitud. Pero, en el relevo de 4×100 metros, quedó cuarto y rozó la medalla olímpica.

Durante los años siguientes, Harold Abrahams se dio cuenta de que no podría conseguir la anhelada medalla olímpica sin un entrenador de prestigio y contrató al reconocido técnico Sam Mussabini.

Mussabini sometió a Abrahams a un entrenamiento muy exigente, extraordinariamente exigente para aquella época, dando importancia especial a la salida, la técnica de carrera, el aspecto psicológico de la competición…

En los Juegos Olímpicos de París 1924, en el Estadio de Colombes, llegó el fruto del trabajo de ambos. El 7 de julio, Harold Abrahams consiguió la victoria en la final de los 100 metros en una memorable carrera y la ansiada medalla olímpica, el oro olímpico.

Abrahams derrotó a sus rivales con una gran autoridad, dejando en evidencia al campeón olímpico de los Juegos anteriores, el norteamericano Charlie Paddock.

En la prueba de relevos de 4×100 metros, en la que había sido cuarto cuatro años antes, Abrahams consiguió la medalla de plata. La prensa británica se rindió ante él, la prensa deportiva del mundo entero mostró asombro por su gesta.

Harold Abrahams había luchado durante años contra sus rivales, y también contra el antisemitismo existente en el seno de la sociedad británica, un antisemitismo muy arraigado que se había vuelto en su contra en algunas ocasiones. En cualquier caso, el antisemitismo en Gran Bretaña y en toda la Europa continental era un fenómeno muy anterior y hundía sus raíces en la Edad Media. Con su oro olímpico, Abrahams lo había vencido. En París, lo había derrotado.

Harold Abrahams se retiró del deporte poco después de su éxito olímpico por culpa de una lesión. Y ejerció de abogado y de periodista y comentarista deportivo en el Sunday Times y en la BBC radio, entre otros medios, actividad que ya había llevado cabo en el All Sports o el Evening News desde los inicios de los años veinte y que mantendría a lo largo de décadas.

Atleta: ERIC HENRY LIDDELL: “EL ATLETA MISIONERO”

(15-01-1902 China - 21-02-1945 – Weixian - China)

Estatura: 1,73 m.

.- 400 M. Lisos – Masculino: ORO - Eric Henry Liddell – Reino Unido (22 años), con 47,6

Cronos: Oro: 47,6 – Plata: Oratio Fitch (48,4) E. Unidos – Bronce: Guy Butler (48,6) Reino Unido

.- 200 M. Lisos – Masculino: BRONCE  - Eric Henry Liddell – Reino Unido (22 años), con 21,9

Crono de: 21,9 (Bronce) –  ORO: Jackson Scholz (21,6) – PLATA Charlie Paddock (21,7), ambos Americanos

Marcas Personales

 

Eric Henry Liddell (TianjinChina16 de enero de 1902 – WeixianChina21 de febrero de 1945) fue un atleta escocés que fue campeón olímpico de los 400 metros lisos en los Juegos Olímpicos de París 1924, jugador de rugby que se desempeñó como wing para la selección escocesa y que sirvió como misionero protestante en China. Su historia fue llevada al cine en la película Carros de Fuego (1981).

Liddell nació en China, donde sus padres, que eran escoceses, trabajaban como misioneros para la Sociedad Misionera de Londres. A partir de los seis años, él y su hermano Rob se educaron en Inglaterra, en un colegio para hijos de misioneros.

Desde muy joven demostró grandes aptitudes para el deporte, sobre todo en el rugby y en las pruebas atléticas de velocidad. En 1920 se matriculó en la Universidad de Edimburgo para estudiar ciencias exactas. En su etapa universitaria continuó entrenando y compitiendo en rugby y atletismo.

En 1923 se proclamó campeón británico de 100 y 200 yardas. En las 100 yardas estableció un nuevo récord nacional con 9,7 segundos, que no sería batido hasta 35 años más tarde.

Fue convocado al XV del Cardo en 1922 para enfrentar a Les Blues, jugó seis partidos más hasta 1923 y disputó los Torneos de las Cinco Naciones de 1922 y 1923, año en que jugó su último partido nacional contra el XV de la Rosa.

Fue seleccionado para competir en los Juegos Olímpicos de París 1924 en los 200 y los 400 metros lisos. Liddell estaba seleccionado para correr en los 100 metros, su mejor prueba, y decidió no hacerlo al enterarse en el último momento de que las eliminatorias se celebrarían un domingo, y competir en domingo era algo que iba en contra de sus creencias religiosas.

En el primer evento, los 200 metros, Liddell consiguió la medalla de bronce con una marca de 21,9 por detrás de los estadounidenses Jackson Scholz (21,6) y Charlie Paddock (21,7).

Pero su gran momento llegaría en los 400 metros, donde lograría una victoria completamente inesperada con 47,6, que era además récord olímpico. La plata fue para el estadounidense Horatio Fitch (48.4) y el bronce para el otro británico de la final, Guy Butler (48,6)

Placa recordatoria en honor de Eric Henry Liddell, en la Universidad de Edimburgo.

 

¡EL ATLETA QUE LO DEJO TODO, EL LUJO Y LA POPULARIDAD, PARA DEDICARSE A DIOS!

Una Historia Única,  de un verdadero cristiano, que dejó todo el lujo y su futuro deportivo, por servir a Dios, como misionero, con  absoluta pobreza, en beneficio de niños y familias pobres. Fue tal el esfuerzo y el exceso de trabajo que murió, con un cáncer en su cabeza, que agudizó su esfuerzo y mala nutrición.

Siendo el mejor atleta escocés de todos los tiempos, dejó su carrera y prefirió no competir, dejando un futuro de velocista único, para irse a China como misionero con sus padres, dejando su espléndida carrera de atletismo.

Misionero en China

Después de los Juegos, en ese mismo año obtuvo su licenciatura universitaria. Continuó compitiendo durante un tiempo, aunque en 1925 decidió marcharse a China como misionero tal y como habían hecho sus padres. Liddell sirvió como misionero el resto de su vida, primero en Tianjin y luego en Siaochang.

Durante este tiempo también compitió esporádicamente en algunas carreras, como en 1928, cuando venció a varios atletas olímpicos de Francia y Japón, o en 1930, cuando ganó en los campeonatos del norte de China. También en este tiempo realizó algunos viajes a Escocia. En 1932 se casó en Tianjin con Florence Mackenzie, hija de unos misioneros canadienses, con la que tuvo tres hijas.

A partir de 1941 la vida en China se volvió peligrosa debido a la guerra con Japón, y la embajada británica les aconsejó que regresaran a Europa. Liddell decidió quedarse, pero envió a Florence y a sus hijas a Canadá, mientras él aceptaba un nuevo destino en la misión rural de Siaochang.

En marzo de 1943, cuando llegaron los invasores japoneses, fue internado en el campo de prisioneros de Weixian, donde falleció en 1945 debido a un tumor cerebral.

 Liddell, fue el mejor atleta escocés de la historia, fue campeón olímpico de los 400 metros lisos en los Juegos Olímpicos de París 1924, jugador de rugby para el seleccionado escocés y que sirvió como misionero protestante en China. Su historia fue llevada al cine en la película Carros de Fuego (1981).

Eric Henry Liddell, el Mejor Atleta Escocés de la Historia y el mayor creyente en Dios que se conoce, no corriendo en un carrera, que la tenía prácticamente ganada, por celebrarse en Domingo y en negarse a correrla, porque como ferviente católico, dijo qué “El Domingo es el día del Señor”.

Todos los británicos, incluidos los monarcas, le obligaron a correr esa carrera, pues sabían que conseguiría el Oro, pero Eric, se negó tajantemente, por ser ferviente creyente en Dios.

Tras las imágenes de la película, se pueden ver a los verdaderos Eric Liddell y Harold Abrahams, en la carrera real que tuvo el final feliz en los JJOO de París 1924.

 

¡¡¡DESCANSA EN PAZ, GRAN CREYENTE Y FERVIENTE CRISTIANO, EN LOS BRAZOS DEL ALTÍSIMO, ALLÍ ARRIBA, EN DONDE TE ENCUENTRAS DESDE TU MUERTE, CON SOLO 43 AÑOS!!!