Antonio Orozco sorprendió a una multitud que le esperaba con ganas. El calor del ruedo cordobés resonó con gran fuerza ante un publico expectante y entregado. El artista, visiblemente emocionado en muchos momentos del concierto, no pudo mas que devolver un poco todo el cariño que estaba recibiendo. Momento de emoción, diversión, ritmo y hasta una escapada al ruedo de la plaza de toros de Los Califas pusieron la piel de gallina a todos los asistentes.

 

A las 22:00 de la noche y de forma inesperada para muchos se descubrió el artista ante una gran muchedumbre. Un recorrido a lo largo de todo su repertorio de sus ya 9 álbumes discográficos. Orozco es de esos artistas que se ha sabido esculpir desde que por aquel año 2000 hiciera su disco “Un reloj y una vela” hasta su ultimo disco Aviónica en el año 2020. La larga espera de 5 años para este nuevo disco ha hecho producir una maduración en su voz y estilo. Aviónica, un disco “reflexivo” y que se ha publicado en vinilo, y con guiños hacia lo perdurable y los detalles. Un disco para poder descubrir a un hombre que desea trasmitir esperanza.

El famoso coach de La Voz, programa que lo ha encumbrado hacia la cima y poder colocarse como un artista capital en la cumbre española con más de millón y medio de discos vendidos. La atracción entre el publico y el cantante es evidente y se dejó ver anoche cuando se atrevió, guardando todas las medidas de seguridad, a bajar, caminar, saludar y cantar entre sus fieles seguidores que se encontraban en las gradas y en las butacas. Fue uno de los grandes momentos de la noche que puso de pie a todo un público entusiasmado.

Un amplio repertorio de sus grandes éxitos y una invitación a la reflexión a cada una de las letras que fueron muy bien escogidas: Hoy, Mírate, A vuelos, La nana del camino, El viaje, Abrazos que hablan, A vuelos. Unas palabras a la esperanza en mitad de la situación pandémica y de todas las limitaciones y obstáculos que la cultura y el mundo del arte se están encontrando para volver a la ansiada vida pre pandémica: “esto pasará y volverán los conciertos y los volveremos a escuchar y sentir por primera vez como si nunca lo hubiéramos vivido ni visto antes”.

Y hubo tiempo también para que Orozco pudiera compartir lo que su corazón ha llorado durante todo este proceso que reconoció le ha sido muy duro también para su vida y familia: optimismo en mitad de un futuro incierto. Y el final no pudo ser de la mejor manera cuando a petición de la gente volvió a salir una vez más acompañado de guitarra en mano y un romántico piano para entonar en acústico unas baladas que expresaron su alma: “Devuélveme la vida”, “Pedacitos de ti” y “Héroe”. Una noche de colores, intimidad y diversión con la complicidad de un público que le quiere y un artista que mima a sus fieles.

Por el Coso de los Califas pasarán otros muchos artistas de gran nivel: Morat, Aitana, Niña Pastori, El Barrio, Loquillo, David Bisbal, Mónica Naranjo, Ara Malikian, India Martinez y el Dúo Dinámico. Una oportunidad única de apoyar a la cultura y despedir el verano por todo lo alto.

Entradas:  https://www.grupomundo.es/

Artículo por Jose Ángel Sánchez

Colaboración y Fotografía: Fran Cuenca