El pasado mes de junio el artista argentino Duki lanzó su último trabajo.

Coincidiendo con su vigesimocuarto aniversario, el cantante bonaerense Duki sacaría 24, un EP temático compuesto por ocho temas que configuran un relato autobiográfico en que el artista repasa su exitosa carrera musical, y en que se pone especial énfasis en la fase del éxito, y que se plasma de un modo arrogante —en el buen sentido del término, y aunque solo sea en lo estrictamente artístico—, muy en la línea de la tradición del trap y el hip-hop.

Y es que al artista de Almagro no le faltan razones para sentirse satisfecho de una carrera tan prolífica como la suya—y fruto de su enorme talento—, convirtiéndose cada nuevo tema suyo en un éxito instantáneo absoluto. Y cabe subrayar que el arriba firmante —coincidiendo plenamente en este aspecto con Ayn Rand— aprueba plenamente esa actitud, manifestando su rechazo total a la humildad cuando se trata de personas exitosas como el artista objeto de este análisis.

Otro de los ejes en torno al cual giran las letras es el paso del tiempo, y que se trasluce en las numerosas referencias al mismo que podemos hallar, verbigracia, en la portada o en la duración total de las canciones.

Y si ya se ha mentado la actitud rapera —y, por tanto, punk, rockera— que caracteriza este trabajo, en lo tocante al sonido y la estética general del disco, se vislumbra una orientación hacia los orígenes musicales del cantante, a saber, el rap —y concretamente el rap clásico—.

En conclusión, se trata de un álbum muy elaborado, en que se han cuidado los detalles, y que presenta todos los elementos de cualquier gran obra de la música popular. En este EP, como ya se ha adelantado, también se transmiten mensajes, además de enriquecerse el sonido con el de la música de la cual deriva este género.

El EP 24 COMPLETO EN SPOTIFY:

https://open.spotify.com/album/4QefABr1DLTsrqSmuu2Bf8?si=m0rMajMvTNSiy6KDY0FlKA&utm_campaign=statusbrew&utm_medium=social&utm_postid=6df1189b89a14bf6891036cdd731de9b&utm_source=facebook&_php=1