Una biblioteca es un reloj de arena en el desierto que batalla contra el tiempo que habla, que tiene un mundo propio, que sustenta e interpreta la resistencia contra el olvido. Todas ellas están edificadas sobre los cimientos de la sabiduría. Todas nos marcan su huella indelebre. Presente eterno, intemporal, acérrimo defensor del conocimiento.
 
El día 24 de octubre se conmemora el Día de la Biblioteca. Es así desde hace 23 años, surge por parte de la Asociación española de Amigos del libro infantil y juvenil, con esta celebración se pretende destacar el papel tan relevante que desempeñan las bibliotecas en favor de la cultura.
El lema de esta edición es: "Bibliotecas, siempre a tu lado". El pregón es de Antonio Rodríguez Almodovar. La autoría del cartel es de Carme Solé. Y la guía de lectura es un homenaje a Ana María Matute.
 
La primera vez que se solemnizó fue en el año 1997, en esa ocasión el pregón fue pronunciado por Luis Alberto de Cuenca. El cartel fue cedido por Ediciones SM, la ilustración era de Margarita Menéndez. El acto tuvo lugar en la Biblioteca Nacional (Madrid).
 
Este acto está patrocinado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, en recuerdo de la Biblioteca de Sarajevo y su destrucción en el año 1992, incendiada.
 
MI BIBLIOTECA FORMA PARTE DE MI PROYECTO DE VIDA...
 
Imprescindible es la labor de las bibliotecas y bibliotecarios-as. Una biblioteca es un cofre que guarda muchos tesoros. Contribuye al desarrollo y crecimiento personal, es una entidad que atesora sabiduría. Guarda celosamente información sobre nuestras raíces, origen, cultura, pasado. Preserva un espacio de conocimiento, porque la lectura nos hace libres, dota nuestra mente de criterio propio.
Nutre y sacia el alma.
 
Una biblioteca es un guardián del tiempo que mece el eco del silencio y se pierde en los secretos que forman parte de nuestro pasado, presente y futuro.
 
Muy buena labor desarrolla la Biblioteca Provincial de Córdoba, con múltiples actividades, como los club de lectura, cuentacuentos, recitales, rutas literarias, etc.
También la de El Carpio, con Gloria al frente, una buena capitana para dirigir un gran barco.
Y la de La Carlota, con Toñi, que es el alma mater del lugar, y una de las impulsoras de la magnífica revista literaria: Sueños de Papel, donde tengo el placer de colaborar.
 
La biblioteca es un lugar mágico que se apodera de nuestro mundo interior, nos permite soñar, vivir eternamente, descubrir, reflexionar. Es la puerta de acceso a la inmensidad. Es un generador de vidas. Cada una nos deja su propia huella, es una necesidad de la vida.
A los niños debemos concienciarlos desde pequeños del valor de la lectura. En España hay 5 millones entre niños y adolescentes inscritos en las bibliotecas.
 
En España hay alrededor de 6.500 bibliotecas.
La más antigua es la Biblioteca Nacional, con más de trescientos años de vida, desde 2013 su directora es Ana Santos Aramburo , en todo ese tiempo sólo cerró durante la Guerra Civil, ni siquiera en los varios traslados que ha tenido la sede.
El edificio es magestuoso, se construyó en un momento en que el Estado tenía que demostrar el valor de la cultura. Posee más de 30 millones de ejemplares.
 
Para festejar su día han elaborado una amplia y activa programación en Redes Sociales. Digitalización y reutilización de contenidos, la directora apuesta por ellos, e impulsa aplicaciones para proyectos digitales.
Con el confinamiento ha aumentado mucho la consulta por internet.
Pendientes tienen exposiciones sobre: Concepción Arenal, Manuel Azaña, y otra titulada: Manuscritos iluminados.
 
Hay casos dignos de mención por su incondicional amor a los libros. Uno de ellos es el de Julia Méndez Aparicio (Julita), actualmente tiene noventa años y vive en una residencia en Toledo.
Llegó a la Ciudad Imperial en 1959 con 29 años, licenciada en Románicas, una mujer vital y lúcida, llega a ser Directora de la Biblioteca del Miradero (casco antiguo).
Descubre que en los sótanos del Arzobispado hay miles de libros abandonados, con mucho trabajo y esfuerzo consigue que se firme el convenio y los cedan a la biblioteca.
Importante fue su participación en lo referente a la colección Borbón-Lorenzana, la más valiosa e importante de todas las conservadas en la Biblioteca de Castilla-La Mancha. Compuesta por 419 incunables, 1.000 manuscritos y más de 100.000 libros impresos entre los siglos XVl y XlX.
Fue pionera en los bibliobuses, con su tenacidad consiguió que la Diputación le donara unos autobuses anticuados y con ellos llevó la biblioteca a pueblos y aldeas.
 
En 1994, tras 30 años se jubiló, es Directora Honoraria. Lectora voraz, uno de sus libros preferidos es La Regenta, lo recomienda siempre que puede.
Se siente muy orgullosa de haber enseñado a leer a muchos niños, implicarlos en la aventura de la lectura y hacerles fácil la introducción en este maravilloso universo.
Es la iniciadora de poner en color el tejuelo de los libros para diferenciarlos por edades para los que eran aptos.
Julita recuerda con énfasis una discusión con un alto cargo de la Diputación, fue testigo de como el señor regañaba a su hijo pequeño porque quería sacar de la biblioteca un libro de historietas y él se lo prohibía.
Ella intervino y le dijo al niño que si se llevaba de la biblioteca algún libro tenía que ser el que él quería y si no era así que se fuera con su padre a una librería y que le comprara el progenitor el que creyera conveniente.
Tiempo después este señor le agradecería esa actitud.
Julita ejerce de bibliotecaria en la residencia donde vive.
 
También la idea del Biblioburro, biblioteca itinerante, creada en La Gloria, Colombia. Perteneciente al programa de fomento de la lectura. El ideólogo es Luis Soriano Borges, profesor universitario graduado en literatura española.
Los burros que portan los libros se llaman: Alfa y Beto.
Hace 21 años que puso en marcha esta iniciativa. Por su pasión a la literatura infantil ejerce como maestro de primaria.
 
Otro, también humanitario es "Bubisher", en el año 2008 la Red de Bibliotecas y Bibliobuses  puso en funcionamiento este proyecto cultural, que vio la luz gracias a la necesidad de recuperar la enseñanza en español. Va dirigido a los campamentos de refugiados saharauis, en los alrededores de Tinduf-Argelia, emplazado en la parte más agreste del desierto del Sáhara.
El español es señal identitaria, su segunda lengua oficial después del hassanía.
El bubisher es un pequeño pájaro del desierto, su llegada es el anuncio de buenas noticias.
 
Soto del Real tiene 8.500 habitantes, en el año 2012 la biblioteca municipal puso en marcha biblioterapia, dirigido para las personas mayores, en el año  2015 un grupo de voluntarios empezó a ir a las residencias de mayores para leerles.
Juan Sobrino (bibliotecario) está muy ilusionado con este iniciativa. Ahora por la situación derivada de la pandemia lo hacen por teléfono, en este momento lo que más demandan son textos cortos, poesía, aforismos, refranes, etc.
Olvido Gómez, 77 años, residente en un centro de mayores desde hace diez meses, ciega por un glaucoma, está muy contenta con esta actividad.
 
Libros que saltan muros, en el centro peniteciario Madrid V han formado un club de lectura mixto, la mitad de los componentes son reclusos y el resto usuarios de la biblioteca, se reunen cada dos meses.
 
Esta biblioteca también tiene otro programa: Leyendo con mi mejor amigo, lecturas con perros adiestrados, (un residente, un perro, un adiestrador).
 
Otro caso curioso es el de Quintanalara (Burgos), censados tiene 30 habitantes, diariamente viven la mitad. Posee una biblioteca con 16.000 ejemplares y 30.000 más en depósito. Rubén Lara es el bibliotecario, en el 2016 él era el alcalde, una imprenta iba a tirar muchos libros y él los acogió. La Biblioteca El Potro es una biblioteca de intercambio.
 
Con la finalidad de fortalecer el compromiso con el proyecto de (FUNDADEPS) impulsado por la Red Estatal de Bibliotecas para Pacientes, el Hospital de Poniente, El Ejido, Almería. En el año 2019 La Axencia de Coñecemento en Saúde y la Consellería de Sanidad y la colaboración de la Red Galega de Bibliotecas, colegios profesionales, sociedades científicas, asociaciones de pacientes y expertos en salud y literatura promueven un programa del Sergas, basado en la lectura como fin terapeútico. El CHUP implanta la Biblioterapia. 142 libros forman esta lista y van destinados a pacientes con trastornos mentales, estrés, ansiedad, problemas emocionales, de alimentación, trastornos compulsivos, etc.
Los libros han sido donados mayormente por usuarios y profesionales. Hay una decena de puntos de lectura.
 
Nieves Cáceres Álvarez es la Coordinadora de la Red de Bibliotecas para Pacientes FUNDADEPS, Responsable Secretaria General Técnica.
Carmen Guzman es la Directora de Bibliotecas para Pacientes. Está presidida por María Saenz.
Para festejar estos lugares mágicos donde la lectura sana, la imaginación vuela y los libros son embajadores de sueños, llegan a pie de cama en el carrito de las letras.
Lourdes, empleada del Hospital Clínico San Carlos, de Madrid, afirma que desde que trabaja ahí lee bastante más, ya que le recomiendan muchos libros. En activo hay 48 bibliotecas para pacientes.
 
La lectura humaniza, es parte del cordón umbilical que nos une a nuestro propio espíritu.
 
Protección Civil donó cuatro cajas del libros a la Red de Bibliotecas para Pacientes tras el desmantelamiento del Hospital de IFEMA.
 
La profesión de bibliotecario-a es vocacional.
 
La lectura cura la ignorancia, la intolerancia...
Es fantasía, ilusión, creatividad. Cambia el destino de muchas personas, purifica la parte humana que nos mejora como individuos.
 
Las bibliotecas son centros de producción de cultura, debemos cuidarlos al máximo. La cultura nos salva y ayuda en momentos complicados como este. Es básica la labor que desempeña la biblioteca en el entorno rural.
Leer es una acción que no deberíamos dejar de hacer nunca.
 
"Hay una cosa que os guardará de las seducciones y de las tentaciones mejor que las más sabias máximas: una buena biblioteca".(Jules Levallois).
 
Pilar Redondo.