El pasado 7 de agosto se cumplieron tres decenios del lanzamiento de la obra cumbre de la banda argentina Soda Stereo.

No cabe albergar dudas acerca de la condición de Soda Stereo de mejor grupo (no mejores artistas; muy superiores a ellos han sido sus compatriotas Luis Alberto Spinetta, Charly García y Fito Páez) del rock en español, tanto en lo referente a las composiciones musicales como en el éxito alcanzado por los artistas bonaerenses. Y es que tras haberse augmentado progresivamente el número de seguidores en su país natal, Soda Stereo se convirtió en la primera banda en lograr la popularidad a nivel internacional en América Latina (y que incluye la comunidad hispana de EEUU).

Este éxito se vio seguido de la consagración de Soda Stereo como las —primeras— grandes estrellas del rock en castellano, ya en los años 80. En la etapa en cuestión, esta banda porteña presentaba un sonido new wave y post-punk orientados hacia el pop, además de incorporar la estética en lo tocante a la imagen tomada de The Cure. En aquel período, asimismo, incorporaría definitivamente el resto de principales géneros de música negra como el soul, el funk, y, por primera vez en el rock —y pop— en español, el hip-hop (en el 1988, y en el momento de eclosión del género con la aparición de artistas como Eric B & Rakim, De la Soul, Public Enemy, Beastie Boys o RUN DMC).

Soda Stereo fue también el grupo pionero en una ingente cantidad de aspectos relacionados con el marketing; en el caso de la época tratada, valga de ejemplo el hecho de ser Soda Stereo la primera banda hispanohablante en lanzar un álbum con una edición en CD (con la obra maestra Signos, 1986).

A finales de los 80 el grupo no estaba sino en el inicio de su etapa de mayor creatividad, y que daría lugar a sus tres obres cumbres —y últimos álbumes de la banda antes de su separación—.

En el año 1990 Soda Stereo se consolidaría como el grupo más importante de la música en castellano con el lanzamiento de Canción animal, su mejor disco, y uno de los mejores del rock iberoamericano (el 2o mejor en la lista de los 500 más grandes de la revista estadounidense Al Borde).

Este disco será también el más rockero del grupo, predominando el rock británico y argentino de finales de los 60 y el primer lustro de los 70, de artistas como Led Zeppelin, Luis Alberto Spinetta, Vox Dei, Color Humano o Queen (las primeras influencias del líder, principal compositor y letrista, guitarrista y cantante del grupo, Gustavo Cerati). Sobre la base de este rock británico y rioplatense setenteros, Soda Stereo incorporaría, además, los sonidos del momento, en este caso, el rock alternativo estadounidense de bandas emblemáticas como Pixies y REM, explorando asimismo el sonido que evolucionará hacia una de las tendencias que marcaron los 90 (junto con el rock de bandas como The Smashing Pumpkins; el Britpop; el rock alternativo de Radiohead; el funk rock/funk metal de la Costa Oeste de Estados Unidos; o el rock industrial de NIN), el grounge. El post-punk de las etapas anteriores de Soda Stereo se apreciará de manera residual, y considerando el contexto temporal y la afloración de las tendencias anteriormente mentadas.

Canción animal, de Soda Stereo, completo en Spotify:

https://open.spotify.com/album/3GoSlKTNcVOp1ZxE5OOXeN

foto_portada_3