Este mes de noviembre cumple su 45º aniversario el LP de Lole y Manuel sin el cual no habría existido Rosalía.

En noviembre de 1975 se ha publicado el álbum Nuevo día, del dúo gitano Lole y Manuel (Dolores Montoya y Manuel Molina), un trabajo ampliamente aceptado como uno de los más importantes en la historia de la música española, y dada la influencia que ha ejercido en el desarrollo del flamenco, pero también en todos los géneros del pop con un sonido aflamencado.

Retrocediendo al origen de Lole y Manuel, esta pareja artística se ha formado en el 1972, tras la salida de Manuel Molina del grupo hispalense Smash, una apuesta tardía del rock de las bandas de la Invasión Británica (principalmente los Beatles, los Rolling Stones y Cream) y las surgidas inmediatamente después de su advenimiento, al calor de la propagación de las ideas totalitarias confluyentes en los hechos del 1967-1968 y la expansión del uso del LCD y el resto de las drogas alucinógenas. Sería, pues, en su etapa en esta banda cuando Manuel Molina entraría en contacto con el rock y el blues; unos géneros que serán determinantes para la configuración del estilo posterior Lole y Manuel. Es también en esta banda donde el músico gitano conocerá a uno de los principales promotores de la modernización del flamenco, y uno de los productores claves en la historia del pop español, Ricardo Pachón (productor de discos como el monumental Veneno, de la banda con el mismo nombre, fundada, bautizada y dirigida artísticamente por su líder [compositor y letrista de todos sus temas; salvo en las canciones Palabras para Julia y No pido mucho; de José Agustín Goytisolo con la  música de Paco Ibáñez, y de Miquel Partí i Pol respectivamente] y que más tarde adoptará el nombre de la banda para crear su alias de “Kiko Veneno”; además de las obras de los hermanos Amador [del grupo Pata Negra, y los otros dos integrantes del precitado power trio Veneno]; o también de los mejores discos de Camarón, entre los cuales el célebre La leyenda del tiempo).

foto_portada_3

Esta gran renovación del flamenco se producirá a partir de la fusión con el rock y el pop, que ha de ser atribuida a la inclinación de Ricardo Pachón por este tipo de mezclas, y que se remonta a la escucha efectuada por a la sazón estudiante de  postgrado en Francia (y futuro productor, arreglista y mánager musical) del álbum de fusión de rock con flamenco Rock Encounter, de Sabicas y el guitarrista de jazz Joe Beck (que ha colaborado con el artista más grande de la música del siglo XX, Miles Davis; además de leyendas de la música contemporánea como Duke Ellington y James Brown). Esta experiencia será clave para una carrera de Ricardo Pachón condicionada por este gusto por la fusión del flamenco. A este productor andaluz, por tanto, cabe atribuir la creación a finales de los 60 de las primeras canciones de rock con elementos del flamenco en España, y obra de la banda Smash.

Debido a diferencias artísticas entre Manuel Molina y el resto de los integrantes del grupo, el guitarrista y futura pareja (artística y sentimental) de Lole Montoya, abandonaría la banda para crear junto a la cantaora su nuevo proyecto artístico.

Nuevo día, de Lole y Manuel, completo en Spotify:

https://open.spotify.com/album/4ZunY6fkf2dt8ZYTfLd3NG

Pueden adquirir el disco en Amazon:

https://www.amazon.es/Nuevo-D%C3%ADa-Vinilo-Lole-Manuel/dp/B06WVJT6YC/ref=sr_1_2?dchild=1&qid=1605738253&refinements=p_32%3ALole+Y+Manuel&s=music&sr=1-2

foto_portada_4