Bueno, pues ya estalló la bomba de espoleta retardada. VOX ha dicho, con toda la razón del mundo NO es NO. Hasta aquí hemos llegado. Se acabaron los desplantes, los desprecios, las humillaciones y los sapos.
           "Yo no soy como usted, porque no quiero ser como usted"
       Sí, todo comenzó aquel día, cuando la Moción de Censura, y el Sr. Presidente del PP, el cobardica Casadito, arremetió como un truhan barriobajero de los bajos fondos negros de Harlem o un Rufián cualquiera y con una navaja de Albacete en la boca, contra el sorprendido D. Santiago y le amenazó con las enas del infierno de ser un simple guripa de los chiringuitos de Dª Esperanza.
               Fue una sorpresa, la gran sorpresa. Una declaración de guerra del PP contra VOX y de D. Pablo contra D. Santiago, que casi deja grogui al vasco currante contra la tropa de ETA. Tal fue su ataque de aquel día que seguro que el podemita Iglesias y el rebaño soe todavía siguen aplaudiéndo al cachorro de Doña Soraya.
            Pero, aquel día, en aquel momento, el pobre y sorprendido SANTI se tragó el sapo más grande su carrera política y no entró al trapo que hasta la calle le pedía: mandar a la mierda al pelele y romperle la fiesta en Andalucía, en Murcia, en Castilla-León y en Madrid (y aquí por duplicado).
            Y gracias a ese control no llegó la sangre al rio y VOX le mantuvo tal vez inocentemente en sus trece.

    Después la "chulería" de Don  Casado, no sólo no amainó  sino que fue a más y eso a pesar del "fracaso  estrepitoso" y a sabiendas  de que en cualquier lugar que aspire al Gobierno (sea Autonómico, provincial o municipal) va a necesitar, sin duda, a VOX (ya lo ven incluso en Madrid y con casi la mayoría absoluta de la Grande AYUSO).
                   Está claro, los Dioses ciegan a los que no quieren ver.

 
Y con toda la pasión del  viejo y  veterano que soy, ayer mismo y en estas páginas, como digo, como vengo diciendo, ya le sugería a D. Santiago que  declarara  a D. Casado "Individuo non grato",  incluso antes de que estallase la bomba de  la ruptura de  relaciones.
                 ¿Y ahora qué? se preguntan los millones que votan al PP y a VOX... pues ahora la cosa está bien clara:  Que con el señor Casado al frente del Partido será imposible un acuerdo PP-VOX, aunque sea para desalojar al Sánchez y a los comunistas de la Moncloa.
    A la altura que han llegado los casadistas en Ceuta cualquier acuerdo es una quimera.

    Por tanto los populares van a tener que decidir: o el partido o Casado...
    O el Partido con otra persona al frente, que pueda volver a sentarse con VOX, o quedarse en la oposición "in extremis" (o incluso peor, tras un sorpaso obligado)
                Y ahí surge Dª Isabel Díaz Ayuso.
     Por cierto que, según han aclarado los del Tezano, la Presidenta de Madrid salía en la última encuesta como posible y deseada Presidenta del Gobierno de España sin que nadie lo preguntara.
    Inocentemente. Lo que quiere decir que si  se hiciera una encuesta a nivel nacional, y no sólo para militantes, simpatizantes o votantes, para saber y concretar a quien prefiere la calle (la calle de toda España, se entiende) si a D. Pablo Casado, el cobardica, o a  Doña Isabel Díaz  Ayuso, la Thacher española, la respuesta iba a ser de órdago a favor de la madrileña.
Por tanto, Señor Casado, no espere a que D. José María, ("Jose" para los amigos) tenga que decirle aquello que también supo decirle a D. Felipe: ¡ Váyase ya, Don Pablo!