Elbruz nº 23.

(Extracto de Saturnia Regna n.63, El fin del hombre en la sociedad del hiperconsumo)

Vanidad, deseo, posesión. Las cadenas oscuras

En una sociedad enteramente económica, la felicidad hedonista y efímera de la población depende del buen desempeño de la economía, que, a su vez, depende del consumo individual, que en última instancia está determinado por el ejercicio de la "libertad del consumidor". El objetivo que propone el estado posmoderno es crear una sociedad completamente igualitaria, sin contrastes aparentes, de la que se eliminen las inseguridades y los posibles factores perturbadores, externos e internos. De esta manera, los diferentes individuos ya no deben presentar ansiedades, miedos y frustraciones, y sus deseos, reducidos a lo más bajo, siempre pueden satisfacerse. Por lo tanto, se prevé la creación de una "sociedad" completamente esterilizada, homogeneizada y "formateada", en la que se hablará un idioma uniforme, impuesto a todos, donde los individuos, engañados para ser libres, solo tendrán pensamientos impuestos por el sistema todo poderoso, que tiene muchas analogías con el sistema adoptado por el Khmer Rojos para obtener la igualdad absoluta, incluso si este sistema presenta diferencias formales externas accidentales que dan ilusión de "diversidad". Así como el sistema jemer preveía la abolición del uso de las palabras ‘yo y yo’, y también la mentalidad relacionada con ellas, hoy el sistema planea eliminar las palabras "políticamente incorrectas", como "negro", "desigual" y muchas otra. Además, el sistema impone una cancelación forzada de cualquier pensamiento religioso tradicional residual, incluso si da la ilusión de lo contrario, luego se compromete, también con medios coercitivos y sanciones penales, para "purificar" la mentalidad de aquellos que todavía confían en la discriminación antimoderna de todo tipo, que el sistema totalitario no admite. Por lo tanto, en el sistema, todos son "libres" para pensar y hacer lo que el sistema dice que piensen y hacer, de lo contrario, el sistema, por diversos medios, vuelve a colocar al "disidente" en las filas obedientes o lo "elimina".

Todo debe estandarizarse y aplanarse a otro modelo, que ya no es el del hombre elevado, sino el del individuo nihilista y hedonista posmoderno de manera radical, un individuo que encarna el "quinto estado", y que representa en el mundo humano el poder caótico e indiferenciado que se coloca en la base del Cosmos. Toda la humanidad debe adaptarse a la vida material y puramente fisiológica del individuo como valor supremo, por lo tanto, ha surgido un poder totalitario mundial, una vez más oculto, pero cada vez más y más evidente, que corresponde al individuo pendiente del hiperconsumo y alienado adecuadamente para ese propósito final. Este individuo ahora está perfectamente de acuerdo con el sistema, él también ha obtenido su tarjeta de crédito que garantiza su vanidad como felicidad efímera.

Las cadenas que encarcelan al último hombre son invisibles, pero son las más rígidas, las más oscuras, a estas alturas han atado y sometido al hombre a una quimera gigantesca, cuanto más cree que adquiere "libertad" es cuando más se encadena, cuando más él se cree "libre" es cuando está más sujeto al yugo. El último humano ya no se da cuenta de que su concepción hiperconsumista de la felicidad depende del mercado. El Leviatán actual, el "Estado" posmoderno, también forma parte de un proceso diabólico universal, debido al cual la definición de felicidad se modifica continuamente en relación con lo que debe ser poseído, lo que necesitará para ser "feliz", ahora ese producto, luego otra nueva versión, etc. Todo esto lleva a una creciente ansiedad, incertidumbre e inseguridad en todas partes.

Este estado de cosas ha favorecido la creación de varios movimientos neo-espiritualistas, como escapes a los "paraísos espirituales" orientales extravagantes, pero también ha favorecido la alienación en las drogas, el aumento en el uso de drogas psicotrópicas, el creciente desarrollo del alcoholismo y, sobre todo, la multiplicación de las medicaciones psicológicas y psicoterapéuticas posmodernas. Las cientos de psicoterapias propuestas, sin embargo, no logran hacer frente al problema del "hombre del consumo", del "hombre del cambio", deshecho interna y externamente, desprovisto de identidad y personalidad, ahora incapaz de subsistir permanentemente en existencia.

La última frontera en la búsqueda de la felicidad hedonista radical la proporciona la pseudociencia actual, estrictamente con una orientación infra-materialista. Tal como hemos visto degradarse el sentido de superación humano, de acuerdo con una dirección titánica contra-espiritual, hasta el punto en que el hombre cree que puede ser feliz a través de la biología, incluso la redefinición continua de la felicidad no está libre de esta degeneración. Ciertos biólogos están asumiendo un papel clave "científico" en la identificación de la base cromo-somática última de la felicidad, dicen que la felicidad está inscrita en algunos genes, por lo tanto, el sentido de la felicidad depende de la fisiología genética subjetiva, de forma que consideran posible, a través de una mutación genética apropiada, intervenir de alguna manera en los genes, haciendo al hombre creerse completamente feliz. Estas posiciones están respaldadas por estudios realizados por neurólogos, neurofisiólogos y neurocientíficos, que parecen hacer su contribución definitiva a la utopía extrema, incluso identificando el uso de ciertas sustancias, o las modificaciones de la química del cerebro, la posibilidad de determinar un estado de "felicidad" permanente. La maldición final, en la que el hombre se ha hundido, ahora lo lleva en una dirección precisa, alejándolo por completo de la felicidad real interna y de su bien como ser superior.

La promoción del físico carnal de modelo converge en la misma dirección, los mensajes en este sentido saturan todos los canales de comunicación, las revistas masivas difunden un modelo de hombre aparentemente feliz, sonriente, sereno, guapo, pulido, fruto ejemplar del hedonismo y del narcisismo radical dominante. La felicidad está ahora en un estado accidental del cuerpo, en el placer más externo, efímero y transitorio. La disciplina filosófica-religiosa que conduce a la verdadera felicidad ha sido reemplazada por una parodia: la práctica de un estricto régimen de vida hedonista, con reglas estrictas para obtener resultados corporales muy precisos. Los practicantes experimentados de "felicidad" fomentan la ambición de ser más hermosos, más saludables, más longevos, y así más “felices”. Una creciente fascinación genera un desconcierto colectivo y un abandono a "dejarse ir". Los psicólogos se preocupan por motivar al individuo aumentando en él, por un lado una falsa autoestima titánica y fomentando un orgullo temerario incoherente y vacío, por el otro permitir cualquier comportamiento licencioso, para aumentar la necesidad de apoyo psicológicos. Este es solo el último obstáculo, el último rastro oscuro e invertido de la búsqueda de la felicidad, antes del colapso final de una humanidad que muestra por una parte que ha perdido por completo el sentido de la verdadera felicidad, para permitir cualquier comportamiento licencioso, pero por otra parte para aumentar la necesidad de apoyo y dependencia psicológica.