Ya lo dije el otro día. No soy amigo de acudir a este tipo de eventos sociales. No, no soy agorafóbico. Sí, me repele el sentimiento de ser manipulado y más aún cuando no me siento representado por quienes desde la tribuna de oradores nos dirigen la palabra. Es evidente que las ideas, valores y principios que defiendo desde la Fundación que yo presido no son sin duda las de los organizadores de la convocatoria a la plaza de Colón hoy ; no obstante, tal y como dije el otro día, la situación política en España requería la presencia de física de todos aquellos que ven en este Gobierno socialcomunista un verdadero peligro para nuestra Patria. La magnitud de la tragedia que va a propiciar el inquilino de la Moncloa, el magnánimo Sanchez, acompañado de sus baratos acólitos, la iletrada egabrense Calvo, y algunos no menos iletrados, obliga a la sociedad civil y por ende a los partidos políticos a seguir presionando a un Gobierno que pasará a la historia como uno de los más nefastos que haya tenido España nunca. Es por eso que siendo muy buena la idea de la plataforma convocante - Unión 78 - al convocar una concentración apolítica lo cierto es que la manipulación que desde la Moncloa se ha hecho respecto a su finalidad ha conseguido que la afluencia no haya sido la que debía haber sido. La Moncloa ha lanzado toda su fuerza mediática - tiene bajo su control a casi todos los medios - para identificar a los manifestantes con la derecha y aún más con lo que denominan la ultraderecha. No tengo ni idea de cuantos manifestantes había hoy en Colón y sus alrededores. Ya hay batalla de cifras sin coincidencia según unos u otros.

A ver, yo soy de la idea de que lo que se dilucidaba hoy no era una cuestión de izquierdas o derechas sino de dignidad nacional que es lo que está en juego. El Sr. Sanchez, el mejor trilero que haya conocido España en los últimos tiempos, ha conseguido seguramente que muchos, muchísimos, españoles del espectro social de la izquierda española no hayan estado presentes hoy en Colón al haber logrado presentar la concentración como la de las “tres derechas”; de hecho la asistencia ha sido muy parecida a la de concentraciones anteriores. No me lo han contado. Lo he visto con mis propios ojos. La cuestión es que hablar de dignidad nacional cuando hablamos del PSOE actual , el que dirigen y manipulan desde la Moncloa, no  el seguramente real, es un puro ejercicio absurdo. Al Sr Sánchez y a su banda afín, la dignidad nacional les importa un comino. Sólo el mantenerse en la poltrona y todos sus privilegios añadidos constituyen su razón de existir. ¡ Claro que indultará a los golpistas catalanes ! Es simplemente un rehén de los que quieren romper España y así se lo exigen. Quieren romper España para instalarse en el poder y ser ellos los que tiren de la teta de la vaca. Y están de suerte pues han encontrado en la Moncloa al mejor tonto útil que podían encontrar nunca. Alguien dispuesto a lo que sea con tal de no perder sus privilegios inherentes. De ahí la importancia de un acto como el de esta mañana en Madrid. Y de ahí la necesidad de continuar con la presión en las calles si bien dirigiendo esta con la inteligencia de que no sean los partidos de la derecha los que intenten sacar rédito de ella como ya están haciendo y han venido haciendo en los días previos. Claro que para que algo así pudiera ser posible sería necesario encontrar un líder capaz de aglutinar a una  masa social con diferentes inquietudes pero firme en la defensa de la nación española. Me temo que hoy no lo encontramos para nuestra desgracia y para la suerte de los dictadores monclovitas.

Decía al principio de estas líneas que yo no soy amigo de acudir a lo que llaman concentraciones o manifestaciones. Estas se convocan por regla general para mostrar aplauso o agradecimiento a un líder. Es el caso de las cientos de ellas que en el pasado se producían en torno a Franco. Me da igual lo que  piensen de esto al respecto. Como decía antes yo estuve y doy fe de ello y en todo caso ahí están las hemerotecas para el que no lo crea. Y también se convocan para reclamar algo de interés o reclamo como la de los días previos al vil y cruel asesinato de Miguel Angel Blanco por los ahora amigos y socios del Sr. Sánchez. En ambos casos, entonces, sí, la asistencia  fue masiva. Y en el caso concreto de esta última, sirvió para algo? De ahí mi escepticismo en cuanto a la utilidad práctica de las mismas.

No obstante, y pese a mi criterio, lo que no se puede hacer es quedarse de brazos cruzados y hoy sólo vislumbro como acción posible para evitar que estos individuos sectarios y totalitarios destrocen España, más aún de lo que está, continuar con las medidas de presión desde la legalidad, por supuesto. Y una de estas es la de la movilización de la sociedad civil tal y como ha hecho Unión 78.

Y finalizo no sin estupor pero con asombro al enterarme que la Fiscal General del Estado ya maniobra para sustituir al Fiscal Jefe de la Sala tercera del Tribunal Supremo con la finalidad de que no se recurran los indultos en ciernes. ¡ Toma Dictadura!