Valientes, esos es lo que sois, unos valientes. Valientes hijos de puta, os aclaro. Ya podréis con un hombre que supera las seis décadas de vida. Echas un ojo a la prensa pucelana. Vómito. Colegas periodistas, no tenéis vergüenza alguna. Menos que los pitufos, ya es decir. Decís que el señor oponía "gran resistencia". Repito, no tenéis vergüenza. Como tampoco la tienen los chivatos de AUVASA (Autobuses Urbanos de Valladolid). Parafraseando a mi abuela, vuestra vergüenza era verde y se la comió una vaca.

Aníbal contra Roma

Venga, majos, que habéis detenido a Josu Ternera. O a un asesino en serie. O a algún gallifante de postín. De todas formas, en los tres casos, sabemos perfectísimamente que hubieseis actuado con suma y fina delicadeza. Cómo no entender el asco y desprecio eterno que le profesó Aníbal Barca a Roma.

Les dejo el vídeo para que vean lo mal que lo pasaron los cuatro pobrecillos e indefensos violadores de la ley intentando retener a un renacido John Rambo. Mama duerme tranquila, seré buen poli, mama yo quiero ser poli, ultra-varonil y duro, el poli ms cojonudo de todos los tiempos. Gracias, Evaristo. En fin.