Se llama PLANDEMIA, atroz mascarada, simulación preparada durante mucho tiempo por el Banco Mundial/OTAN/CIA/Pentágono/Banca Rothschild y sus variados tentáculos. A saber. Rockefeller, Soros, Gates, la Organización Mafiosa de la Salud. Incluso la soldadesca española. Sintetizando. Si alguien anuncia que tu casa se va a quemar un día determinado, puedes pensar dos cosas. O que tiene inauditos poderes precogntivos. O que dicho fulano es el pirómano. ¿Cuál es más lógica,  apreciados lectores?

Curiosa ¿coincidencia?

Lean con atención. Datos fríos y desnudos. Registros oficiales de patentes en Usa y Holanda, información que confirma, todavía más, lo que les llevo explicando desde hace meses. Y lleguen a sus propias conclusiones. Pero si se detienen minuciosamente en los detalles, se darán cuenta de que fueron engañados. Ellos son los conspiranoicos. Conspiradores y paranoicos.

Patente_Rothschild_2017_Tercera_patente

Un sugestivo detalle de las dos primeras patentes que paso a relatarles es que, pese a que fueron registradas y actualizadas, hace años - 2015 y 2017- estaban programadas para hacerse públicas en septiembre de 2020. Resumiendo. En 2015 las psicópatas élites ya sabían perfectísimamente lo que sucedería en septiembre de 2020 y registraron un sistema de seguimiento para una "enfermedad" que no se "descubrió" hasta diciembre de 2019.

Primera patente. Holanda, 2015

Se suministra un método para obtener y traspasar datos biométricos - por ejemplo, constantes vitales- de un usuario, donde los datos se analizan para determinar si el usuario sufre de una infección viral, como covid-19Vaya, vaya, aquí si hay playa.

Patente_2015

¿Cómo pudieron acertar el nombre de una supuesta enfermedad que no surgiría hasta ¡cinco años! después. El método patentado incluye el uso de un contador para determinar el pulso y el porcentaje de saturación de oxígeno en sangre, que se transmitiría de forma inalámbrica a un teléfono inteligente.

Para garantizar que los datos sean precisos, se utiliza un acelerador dentro del teléfono para calcular el movimiento del teléfono inteligente y/o del usuario. Una vez que se logran los datos precisos, se cargan en la nube (host), donde los datos se usan (solos o junto con otra constante vital) para determinar si el usuario está sufriendo (o es probable que sufra) una infección viral como covid-19.

Vaya, otra vez, los deslumbrantes profetas de la falsa pandemia. Dependiendo de los requerimientos específicos, según dice la patente, los datos, cambios de los mismos, y/o el diagnóstico pueden ser usados para avisar a la mafia sanitaria y tomar las decisiones correspondientes. Pésimas, obvio.

Segunda patente. Usa, 2017

De la segunda patente, yanqui, quédense con lo anteriormente dicho. Lo nuclear. Uno. Esta Patente de 2017 es una "TÉCNICA Y SISTEMA DE DIAGNÓSTICO PARA COVID-19". Dos. Su fecha de publicación (Pub. Date), septiembre de 2020. 3 de septiembre, concretamente. Septiembre, como la primera patente covid-19 holandesa.

Tercera patente. Usa, 2017 (actualización de la de 2015)

Vayamos a la tercera patente, useña también. 2017, tres años antes del Gran Truño coronavírico. Inventor, Richard Rothschild.  En su muro de Feisbuc, pórtico. "Poseo el mundo" (I own the world). Fantasmagórico asunto.  ¿Y en qué consiste su patente covid-19 registrada dos años antes de que surgiera la espectral enfermedad?

Se titula Sistema y método de uso, registro biométrico y visualización de datos biométricos. Resumen de la patente. Se proporciona un método para procesar, mostrar y almacenar datos biométricos de un usuario, ya sean aislados o junto con otros datos, como grabaciones (¿con conocimiento de dicho usuario?) de vídeo del usuario durante el tiempo en que se adquirieron los tenebrosos datos biométricos.

Patente_2017

¿Dónde están los censores, los títeres de cachiporra?

Mientras, aguardo a los mamporreros de Newtral y Maldita a que cuestionen tan palmarias evidencias. Patentes evidencias, nunca mejor dicho. En fin.