“El Partido socialista votó esta Constitución… y ahora se lanza contra ella y lo hace para establecer una Dictadura mucho más grave que la anterior, porque van, no solo contra la Monarquía, contra las Instituciones políticas, sino contra el Régimen... contra España”.

Señores, estas palabras no son mías (salvo la palabra Monarquía que era República) ni son de ahora, pero no me negarán que parecen mías y que las escribí ayer, porque con ellas, en ellas, se expresa lo que está pasando hoy en España con el PSOE y con el señor Sánchez.

Porque cierto es que el PSOE, este PSOE, votó (y algo más que votar) la Constitución de 1978, que sigue en vigor, y cierto es, como lo demuestra esa “Ley de Seguridad Nacional”, el último escalón que quiere subir para cargarse el Régimen actual y establecer una Dictadura comunista.

O sea, que la Historia se repite.

Porque las palabras que reproduzco las pronunció don José Calvo Sotelo, el grande (el pequeño vino después) en 1936, poco días antes de su asesinato.

Pero, bien las podría decir doña Isabel Díaz Ayuso o Santiago Abascal, los únicos políticos de la España actual que están denunciando el crimen que está cometiendo el Presidente Sánchez contra España.

¡Va  por ellos!  ¡Va por don José Calvo Sotelo!

Por su parte, aquel mismo día don Miguel de Unamuno decía en su tertulia de Salamanca: “¡¡Sangre!!... Sangre es lo que quieren ya las dos fieras… Y no me hable usted de responsables, porque, tal vez, los máximos responsables  hemos sido nosotros, nosotros que somos los que más hicimos por despertar a la fiera, nosotros que creímos que la cultura era lo que unía a los pueblos y que la libertad es el don mayor del hombre…”

“Señores, los leones de la selva, los tigres, las serpientes, los cocodrilos, ya están listos para comerse entre ellos… ¡y eso es lo que tenemos a la vista!... leones, tigres, serpientes y cocodrilos hambrientos de carne y sangre… esperemos, al menos, que las fieras no nos coman a nosotros… ¡como ya se han comido al pobre Calvo Sotelo!”

A pesar de todo, esperemos que la Historia no se repita. Aunque por lo que se ve los tigres y las serpientes y los cocodrilos de don Miguel ya están aquí de nuevo.