El “Spain is different” , que Fraga ideó como campaña turística, derivó en un merecido axioma peyorativo sobre España y sus habitantes. Ahora, en Espena, ¿qué merecemos realmente? Porque lo de Fraga es un piropo comparado con nuestra realidad actual.

Una persona que sería premiada en cualquier país civilizado, en este caso por denunciar una tremenda corrupción pública (la de UGT-A) ¡en Espena es encarcelado! Y lo peor es que la Justicia lo contempla. No es prevaricación, qué va… ¡ESTA ES LA JUSTICIA ESPENOLA! Maldito país dominado por comunistas millonarios sostenidos por paupérrimos comunistas analfabetos (en sus múltiples variantes actuales, que van desde la extrema derecha vasca y catalana a Ciudadanos y el Partido Popular, pasando por etarras y separratas comunistas, inmigrantes, lobbys feministas y no heterosexuales… ¡casi todos y casi todo va ahora de la mano del comunismo! y el que no lo haga está abocado a la cárcel, al asesinato –como a Víctor Lainez – o al ostracismo y escarnio público).

La condena de 2 años de cárcel a Roberto Macías, antiguo administrativo del sindicato al que denunció, es un escándalo tan ingente que no puede ni describirse. Demuestra una parte de la corrupción de los comunistas de UGT, esos aliados del genocida PSOE, que ya en 1934 dieron juntos un golpe de Estado, de la mano del separatismo… ¡y se les sigue tratando de héroes y de haber hecho “una revolución”!. Un sindicato que dio un golpe de Estado muy cruento y, lejos de ser exterminado… tomó todavía más fuerza en su exilio de oro financiado con el expolio de los comunistas y, ya en la Transición, reapareció como un ángel redentor. Y como de aquellos polvos estos lodos… tenemos su actual expolio público legalizado y su impunidad oficial. Y para qué hablar de los separratas… Curiosamente, el que sofocó ese golpe de Estado comunista del 34 fue Franco… ¿cómo no van a odiarle hasta 45 años después de muerto si antes del Franquismo ya los combatía certeramente? Y, mientras tanto, los espenoles son todos antifranquistas y comunistas… ¡cómo si la mayoría fuera sinónimo de virtud, moral, nobleza, cordura, razón, sensatez…!

Pues no, rojos genocidas y psicópatas. Cuando sólo haya una persona viva en Espena, incluso cuando sólo haya un neonato que lleva en su sangre el ADN de ese último español ejecutado por vosotros. Yendo incluso más lejos todavía, cuando matéis a ese neonato y acabe la estirpe española, jamás tendréis de vuestro lado la virtud, la moral, la nobleza, la cordura, la razón, la sensatez… todo eso que lleváis abanderando falazmente desde siempre. Al igual que ahora todavía quedamos un par de millones de españoles en Espena, y sabemos lo que sois, la historia os volverá a dejar en vuestro sitio dentro de muchos años, cuando volváis a mataros entre vosotros, como hacéis siempre. Porque Roberto Macías era de los vuestros y mira lo que os ha hecho y vuestra respuesta. Pese a que ahora la Justicia, que está 99% dominada por vosotros, le condene a él y os exonere a vosotros. Pero ya empezáis a tener miedo otra vez, viendo como hasta los de vuestra secta, salen de ella y os atacan. Imaginad cuando los que os ataquen sean unos que nunca fueron de vuestra secta, como ocurrió en 1936… sólo de pensarlo ya estáis llenando de denuncias hasta los Tribunales Europeos e internacionales ¿a qué sí?. Porque vosotros, ateos convencidos, sabéis que los dogmas de fe de vuestra secta tienen los pies de barro. Sabéis que el delito de apostasía y herejía por el que ahora condenáis a tantos cae por su propio peso. Y será entonces cuando, de nuevo, seréis sometidos por la mayor justicia real que hay sobre la tierra: la de los sensatos irredentos.

De momento, seguid rezando a vuestra manera, que es mintiendo y denunciando a todo y a todos los que no seamos de vuestra piara. Os va a hacer falta. Y a esos apóstatas comunistas, también les digo que no son bienvenidos en España. Quizás por saber eso, todavía muchos no se atreven a reconocer el error que es su vida y su pensamiento. Estar en tierra de nadie debe de ser lo peor. No lo sé… yo estoy en una Tierra que sí es de alguien, pese a que esté usurpada y sometida ahora…