Vamos a ver. Para llenar y abarrotar la Plaza de toros de Valencia el cobardica Casado, el todavía Presidente del PP, necesitó ayer 9.000 dentro y 3.000 fuera... Para llegar a la Moncloa necesitará, al menos, 10.867.347 (o sea, los que consiguió Mariano Rajoy el año 2.011)... y mi pregunta es muy sencilla y muy simple: ¿podrá Casado obtener esos votos el año 2.023, teniendo en cuenta que el año 2.019 sólo obtuvo 5.047040?
         O sea, que para llegar a la Moncloa necesitaría cuando menos 100 plazas de toros volcadas en las urnas.
         Señores, vamos a hablar en plata y en este caso en números. ¿No se escudó y se sigue escudando en los números el cobardica Casado para presentar una Moción de Censura, porque él nunca se arriesga a perder si no le cuadran los números?  Pues, hablemos de números.
         En 1.993 Aznar obtuvo 8.089.235 votos...y no llegó a Moncloa.
         En 1.996, obtuvo 9.176.006...y para llegar necesitó Ayudas.
         En 2.000 obtuvo 10.321.178...y fue directo a la Moncloa
         En 2.004 Mariano Rajoy sacó 9.763.144...y se comió una rosca con wisky.

         En 2.008 Don Mariano obtuvo 10.277.809...y se quedó compuesto y sin novia porque el PSOE, con Zapatero, sacó 11.278010.
         En 2.011 Rajoy sacó 10.867.344... y se fue directo a Moncloa.
         En 2015, obtuvo 7.205.530 y fue provisionalmente con la abstención del PSOE.
         O sea, lo dicho, Casado, el cobardica, para poder ser Presidente del Gobierno, necesitará sacar un mínimo de 176 escaños (porque con uno, uno, uno tan solo, ya no lo sería, al Sánchez con uno le basta,y eso significaría que tendría que añadir a los que ahora tiene (89) nada menos que 87, prácticamente el doble...lo que traducido a votos significaría tener que obtener otros 5.803.683 (que sumados a los 5.047.040 que tiene serian en total 10.850.723) ¡Dios, casi 11 millones de votos!...y eso no se lo creen ni ellos.

         ¿Le cuadran estos números al señorito Casado? Yo diría que entre Génova y Moncloa hay una distancia algo mayor  que entre Sol y Génova.
         Sobre todo sin Don Teo sigue ofreciendo para el camino sopa de "Olé mis huevos"... claro que habría que preguntarle a la cocinera si los huevos eran de paloma zurita o eran los cataplines de Doña Isabel del 4.M.