El Coronavirus, aquel bicho que tanto mal ha hecho, hace y que desgraciadamente, seguirá haciendo durante un tiempo, aunque ahora en menor medida dentro de nuestro país, ha sacado las dos caras completamente opuestas que tenemos en nuestra sociedad. La primera viene con relación a los que nos gobiernan, unos sujetos que han demostrado ser un atajo de incompetentes que no asimilan que esta situación les viene muy pero que muy grande por cada vez que han tenido que rectificar una normativa y otra por las insensateces que han soltado varios de sus dirigentes por sus respectivas bocas en estos sucesivos periodos de Estado de Alarma.

La segunda, por su parte, habla en positivo del pueblo español que con ahínco está ahí dando la cara ante este virus, cada uno desde su posición. Unos dentro de sus puestos de trabajo para abastecer al ciudadano de a pie otros sin embargo para protegernos ya sean sanitarios o Fuerzas de Seguridad del Estado y otros, el pueblo llano en general, respetando las normas establecidas para evitar la propagación de esta pandemia. Entre todos, debemos intentar desactivar este virus y de no poder lograrlo que el civismo produzca que las víctimas acaben siendo minoría, hasta que haya una vacuna contra el Covid-19. Sois todos vosotros, ciudadanos de todo tipo los que pasaréis a la historia por vuestra solidaridad y trabajo mientras que los políticos serán los que queden: unos como los teloneros vuestros y otros como los ‘malos de la película’ por sus malas gestiones al no estar a la misma altura que los ciudadanos.

Pequeño, mediano y gran empresario, autónomos y gente en general que estáis haciendo lo posible para que este cautiverio cada vez sea menor hasta que veamos la luz que muestra el final del túnel a vosotros os diré que las grandes catástrofes como esta, desenmascaran a los Gobiernos que no dan la talla, pero al mismo tiempo hacen ver la grandeza del pueblo que existe dentro de él, la que hay en cada ciudadano español que ama su patria y a los habitantes de su gran país. Recordad, el tiempo pasa y todo tiene su final, ayer lloramos por las pérdidas y por la crisis, hoy sufrimos las consecuencias del ayer pero el mañana, lo tendremos ahí cuando menos lo esperemos, en ese mañana todo ciudadano noble será recordado por su buen hacer y eso es lo que os hace grandes a todos vosotros.