Creo que Vox se ha equivocado…, y yo también.

Hace unos días participé en una porra organizada por El Correo de España, y “adelanté” 25 diputados para Vox.

Al final han sido sólo 13, es decir algo más de la mitad.

La vez anterior obtuvieron 12 diputados, por lo que casi no ha habido variación.

Pero ha votado cerca del ochenta por ciento de la población, mientras que la última elección fue algo más de sesenta por ciento.

En otras palabras: se ha producido un “trasvase” de votos de VOX al PP, ese partido que lleva décadas engañando a los españoles bienpensantes, de derechas, monárquicos, católicos, contrarios al aborto, a la eutanasia y, por supuesto, a la ley de desmemoria histérica selectiva…

¿Qué ha pasado para que una buena parte de los votantes de VOX hayan abandonado el partido de sus preferencias, y vuelto al redil del PP, que tanto les ha traicionado, nos ha engañado…?

En mi opinión, hay varios motivos para esta situación:

  1. La elección de la candidata. No quiero decir que doña Rocío Monasterio no sea una señora de armas tomar, pero una arquitecto, que vive en un precioso chalet valorado en más de tres millones de euros, casada con un marqués o futuro marqués, etc., no creo que sea representativa del madrileño normal y corriente, que escasamente puede llegar a final de mes, y que sobrevive como puede…
  2. Yo hubiera presentado a doña Macarena Olona, cuya capacidad intelectual es muy elevada –no voy a decir que superior, pero ya me entienden-, y que, seguramente, hubiera vendido mucho mejor el “producto”.
  3. Se trataba de convencer a votante madrileño de que votar a VOX no era tirar el voto, sino todo lo contrario, ya que al tratarse de un distrito único, todos los votos valen y cuentan, y no se desperdicia nada. Y que VOX podría embridar al PP, de forma que volviera a sus orígenes, la defensa de la familia, de la derecha tradicional, del humanismo cristiano, etc.
  4. Nada de esto se ha hecho, y el resultado salta a la vista… En realidad podríamos decir que VOX ha perdido las elecciones, en el sentido de que no se han cumplido sus expectativas. Prácticamente se ha quedado como estaba.
  5. ¿Y de quién es la culpa…? Pues presiento que de todos y de nadie. De cualquier forma, y en política, la victoria es del partido, pero la derrota sólo es del Y sino, que le pregunten al señor Gabilondo, o a la propia señora Diaz Ayuso, de cuyo triunfo quiere apropiarse, descaradamente, ese zascandil llamado Casado…

En definitiva, VOX se ha equivocado, y yo también. No han sabido vender bien su mensaje, y ´solo con manifestaciones chulescas, no se llega al electorado, por muy madrileño que éste sea.