Reconozco que mi madre tenía razón, que yo soy un bicho raro. Porque desde que se han convocado las elecciones de Madrid y la candidata doña Isabel Díaz Ayuso se sacó de la manga el bonito lema de “Comunismo o libertad” no he dejado de pensar, porque lo veo muy claro, que las próximas elecciones del día 4 de mayo no van a ser unas elecciones normales, como la mayor parte de los españoles creen. Para mí, y ya lo he dicho antes, el 4-M va a ser un plebiscito, ya que lo que está en juego no es un programa frente a otro programa de promesas mil, que lo que ahora ya está en juego es el ser o no ser de España. pues teniendo en cuenta que el Gobierno que preside el señor Sánchez es un Gobierno integrado, y lo que es más grave, sostenido por los independentistas catalanes y vascos, el tema va mucho más allá que las posibles soluciones de la vivienda o la subida o bajada de los impuestos.

Lo que nos vamos a jugar va a ser la España unida que al menos los que vivimos actualmente hemos conocido (y los españoles desde los Reyes Católicos) frente a la España dividida en naciones (“nación de naciones” defiende el propio Presidente Eteocles)… así es que importa mucho quién pueda ganar en las urnas el próximo 4-M. Porque la libertad del socialismo y el comunismo, las generaciones jóvenes no sabrán lo que es, pero los viejos o los que algo conocemos la historia política de España y en especial lo que fue la Segunda República y las libertades comunistas que llevaron a la Guerra Civil sí sabemos lo que fue… y por ello me ha parecido interesante reproducir hoy en “El Correo de España” lo que magistralmente puede leerse en la obra que hace unos años publicaron Manuel Álvarez Tardío y Roberto Villa-García sobre el “pucherazo de las elecciones de 1936”  en su obra “1936: fraude y violencia” y lo que escribe Joaquín Arrarás en su obra “Historia de la segunda República”, sobre lo que vivieron los españoles en los meses que van desde febrero a julio. Ambos trabajos pueden leerlos en otros lugares de “El Correo de España” de hoy 1 de abril de 2021.

Precisamente para muchos españoles el día de la Victoria. Porque para las generaciones más viejas el 1 de abril ha sido y se ha celebrado durante todos estos años como el día de la Victoria. Aquel día que Franco hizo público su famoso parte de guerra: “En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército Rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado. El Generalísimo Franco. Burgos, 1° Abril 1939.”