No se asusten, no conozco personalmente a doña Isabel Díaz Ayuso, ni he hablado nunca con ella, ni sé si está casada, soltera, separada o viuda y a la edad que tengo y en las circunstancias en las que vivo no creo que eso pueda producirse. Pero hablo tanto de ella y tan bien, que mis amigos y mi familia cuando hablamos en lugar de preguntarme por lo que haya dicho o hecho doña Isabel me dicen ¿y tu novia madrileña cómo va? Pues, mi novia madrileña hoy la saco una vez más por las declaraciones, en entrevista exclusiva, que le publicó ayer el temido Eduardo Inda en su revoltoso “Ok Diario”.

No voy a decir nada de ella, ni a favor ni en contra. Me voy a limitar a reproducir algunas de las frases que venían en la entrevista:

Pregunta. - ¿Habrá Congreso del PP de Madrid antes de San Isidro?

Respuesta.- Creo que será pronto pero también creo que es bueno que lo hable directamente con el presidente y si lo quiere anunciar él será mucho mejor. Lo que sí sé es que él está poniendo paz dentro de la casa y en la alternativa al sanchismo. Creo que empieza una etapa muy positiva y hay que tener en cuenta que todavía no hemos despegado, que ni siquiera se ha celebrado el congreso de Sevilla y ya somos la alternativa a Sánchez en las encuestas. Viene por fin un cambio urgente en España. Y ahora la duda, sobre todo, es cómo va a abandonar la izquierda el poder. Porque a lo largo de la historia ha demostrado que lo hace siempre con tintes profundamente antidemocráticos.

P.- ¿Usted cree que la izquierda, si pierde las elecciones, se puede resistir a abandonar el poder?

R.- Yo creo que entre el Rodea el Congreso, las filtraciones de datos privados de ciudadanos, las imposiciones políticas, la utilización torticera de la administración, sí.

P.- O sea, la pueden liar.

R.- Nunca han abandonado el poder cediendo directamente una cartera, dándonos la mano y dejando todo abierto y transparente para que llegue el siguiente. No suelen ni llegar ni abandonar las instituciones de esa manera. Probablemente, entre manifestaciones, huelgas, acoso a muchos políticos y, sobre todo, mucho rodillo mediático, veremos la peor cara de un sanchismo que ya trabajaba así cuando las cosas iban bien, así que imaginaos cómo va a ser de aquí hasta el final. Este Gobierno está en jaque mate. España no aguanta ni un minuto más a este equipo insolvente que nos ha arruinado y nos va a llevar cada vez a un mayor desastre. Las crisis se van solapando. Ya la gente no puede ni ir a trabajar, sale casi más caro ir a trabajar que no hacerlo. Los transportistas no pueden ni moverse de casa porque es una ruina salir a ganarte el pan. Este Gobierno está acabado.

P.-  ¿Qué le parecen las palabras del presidente del Gobierno culpando a Putin de esta salvajada de escalada de precios y de que la economía española no crezca?

R.- Putin es culpable de muchas cosas y de las más atroces pero la situación económica que estamos arrastrando en España viene desde que este Gobierno de insolvencia pura y sin gestores económicos toma las instituciones para ponerse a gestionar el poder y no los problemas reales. Y en vez de realizar reformas profundas para flexibilizar el mercado, en vez de bajar impuestos y acompañar a la empresa, al autónomo y a las personas que levantan España cada día con su patrimonio, se ha dedicado a crear el feministerio, 22 ministerios con 420 altos cargos más que el Gobierno de Rajoy y a remover a Franco y a destrozar la educación… Se han dedicado a otras cosas y cuando vienen los peores momentos no tenemos un Gobierno que sepa gestionar. No lo hizo durante la pandemia. Nos arruinó, fuimos el país de la Unión Europea que más se hundió y, sin habernos recuperado aún de los recortes masivos, de los cierres y de la gestión irresponsable de muchos políticos, cuando nos han llegado las siguientes crisis todo ha ido en cadena, empeorando.

P.- ¿Usted meterá a Vox en el Gobierno si sus votos son necesarios?

R.- Yo haré lo que los ciudadanos me pidan en las urnas. A mí me ha votado una inmensa mayoría de ciudadanos, sobre todo de centro izquierda a derecha, para que haga las cosas en base al programa electoral con el que me presenté. Y, mientras tanto, me iré guiando por lo que ellos nos digan en las urnas. Desde luego, no voy a despreciar a las alternativas que nos ayuden a cambiar el rumbo de España y el de la Comunidad Madrid, porque todo lo que hace el Gobierno le afecta directamente a su región capital.

P.- ¿Pero estaría dispuesta a meter gente de Vox en el Gobierno o le da urticaria?

R.- Creo que todo el mundo sabe cuál es mi opinión al respecto y con quién no voy a pactar nunca, que es con el desastre. No estoy para repartir miseria y aguantar una pancarta pero para buscar soluciones y para mejorar Madrid, sí. Yo con Vox me entiendo bien. En muchas ocasiones, cuando hay cosas que vemos de manera diferente, discutimos, pero no pasa nada. Cuando hemos encontrado políticas en común nos hemos apoyado con total normalidad. Yo no me entendería con el entorno político de ETA o con los nacionalistas. Y no por una cuestión de líneas rojas sino porque no puedo pactar el desastre. Eso es lo que no aguanto. Ni tampoco, por supuesto, sus lecciones.

Bueno, en una cosa no estoy del todo de acuerdo con ella. Parece ser que efectivamente Núñez Feijóo está planificando todo muy bien, todo menos lo que sucederá en cuanto él entre en la Moncloa y “ellos”, “ellos”, tengan que dejar el Poder. No olviden lo que sucedió el año 33, cuando Largo Caballero y los suyos, fueron echados del Gobierno por las urnas cuando se echaron a las calles y a la Revolución. Que el señor Feijóo lo tenga presente, el día que los comunistas y los socialistas salgan de la Moncloa que se prepare. Habrá huelgas, manifestaciones, escraches, piquetes violentos y todo lo que no está escrito para hacerle la vida imposible. Solo es un anuncio.