Pues sí. Alerta roja para Don Pablo Casado. Alerta roja para el PP. Alerta roja para los militantes del PP que han sido convocados a la Convención de Valencia para que aplaudan al  "Gran Jefe Blanco" y alerta roja para esa "derechita cobarde" que ya se siente tranquila y fuera del peligro comunista porque algunas encuestas (PAGADAS,POR SUPUESTO) ya han dado como ganador al cobardica de Génova... y ojo al dato, y ojo al dicho ese tan taurino de que "hasta el rabo todo es toro" y faltan dos años para la corrida...y las encuestas ya empiezan a girar como  la veleta de la Fortuna.
         Aunque, en realidad, yo tenía que estar contento, porque el viento ya sopla  a mi favor y el tiempo me está dando la razón: Don Pablo Casado no es el líder que pueda llevar el PP a la Moncloa... porque, entre otras cosas, ni es un líder ni tiene madera de líder, ya que --como yo mismo decía  ayer en este independiente "Correo de España"--  le falta lo más primordial de un líder:¡¡ el  CARISMA !! y no sólo le falta, sino que tiene a la vista los atributos del "secretario servil": el "sí señor" y el miedo a perder el puesto. ¿Cómo puede ser líder, y menos de la Derecha, el hombre que se caga en cuanto le enseñan la foto de Colón o le mencionan el nombre de Franco?.
 

                             Hoy, sin ir más lejos me he encontrado con la encuesta que publica "Libertad Digital" donde se alerta que "El PP pierde  fuelle, empataría con el PSOE y no le valdría ni un acuerdo  con VOX para gobernar" (y eso a pesar de que VOX sí sube)...lo que viene a demostrar que "el efecto Ayuso" no le alcanza y que el "subidón" de Madrid no era suyo, que él solo, el cobardica Casado, no se come una rosca ni vende una escoba.

                         Y un dato curioso, que a medida que las encuestas se alejan de la inesperada victoria de la Señora Ayuso, del 4-M, la extrapolación va perdiendo arrastre. En mayo-junio le daba ya a nivel nacional hasta 136 y la de hoy ya sólo le dan 110... y con síntomas de ir a menos. Tanto, es lo que se vislumbra, que la imagen del cobardica en los carteles electorales puede ser nefasto para el PP. Cunde ya el miedo   al sorpaso de VOX y a que  el "amigo" y "persona non grata", el caballero Audaz, Santiago Abascal, se quede por encima.

                   Y no menos esclarecedor, complementando mi tesis, es el artículo que el veterano y curtido Agustín Valladolid publica hoy en "VOZPopuli", con el título: LAS TORPEZAS "MADE IN CASADO", en el que no sólo afirma que es un hombre inseguro sino torpe... y que se está cerrando todas las puertas que le podrían acercar a la Moncloa.

              "... y está perdiendo  --dice -- por goleada su batalla contra Isabel Díaz Ayuso fuera y dentro del Partido.. . la ridícula pelea delineada en Génova ya se le ha vuelto en contra...y  se pregunta ¿a qué juegan en Génova?.... Casado y sus inseguridades. Casado  y sus torpezas...como la cometida en el asunto de la renovación del gobierno de los jueces que deja fuera de toda influencia al Parlamento, el mismo Parlamento que reivindica cuando le conviene...y remata "porque aquí nadie pone en cuestión el futuro de Díaz Ayuso, sino la idoneidad para ser el líder del PP".

                    O sea, que para el experto y amigo Valladolid el liderazgo  de Casado está en duda (dentro y fuera de Génova)... aunque los 8.000 que van a llevar a Valencia  para aplaudir se dejen allí las manos (Por cierto, que Doña Cayetana, la otra lideresa nata que podría ser lo ha dicho alto y claro: yo iría a Valencia a trabajar, pero  sólo a aplaudir no voy... y hay quien dice que el fullero compravotos de Murcia lleva un mes comprando aplausos hasta en el Rastro).

                    Sí, la Convención de Valencia será un aparatoso éxito del Gran Jefe (siempre y cuando nadie se atreva a preguntarle por la foto de Colón), pero eso, todo eso, incluyendo las promesas del futuro (ya se sabe: puedo prometer y prometo) no son votos y da la casualidad, cruel casualidad, que los votos son de Doña Ysabel Díaz Ayuso.

                   Por tanto, BLANCO Y EN BOTELLA, si el  PP quiere  llegar a la Moncloa, si la Derecha quiere cargarse al Eteocles Sánchez,, ya sabe lo que tiene que hacer: cambio de caballo, aunque sea en plena carrera.  De lo contrario ¡ay, ay,ay,ay,ay,ay,ay, ayyyyyy... tendremos comunismo para un rato largo. O Ayuso O Sánchez. No hay más cera que la que arde.