La izquierda madrileña es la inercia de la nada. Su candidato, Fray Gabilondo, con su cara de cura cansino y su discurso de sócrates de mercadillo, vacía el largo bostezo que al PSOE le llena la boca de moscas en Madrid desde que al fosilizado Simancas el Tamayazo le convirtió en un tonto de Arniches, al que por piedad le dejan vender estampitas en la Carrera de San Jerónimo. No apean a Fray Gabilondo porque no tienen nada mejor que ofrecer y porque la derrota que les aguarda en Madrid el 4 de mayo les produce tanta pereza que no les merece la pena buscar otro Juan Lanas en la cantera socialista madrileña. Total, ¿para qué?. Más vale cansino pedante conocido que otro tonto inútil por conocer.

El PSOE cifra sus esperanzas de reflotar la izquierda en Madrid en la candidatura de Pablo Iglesias, con el deseo oculto, oscuro y freudiano de que se estrelle contra el Oso y el Madroño de la Puerta del Sol y quede reducido a escombros en un escaño autonómico durante los próximos cuatro años, para quitarse de encima al Atila de Podemos en la certeza absoluta de que los monosabios que deja de imaginaria en el Gobierno de España son más inútiles aún que Fray Gabilondo, que ya es decir.

Como lo conocen bien, a Pablo Iglesias le han vendido la ideíca envuelta en épica soviética, que es con lo que él se pone más cachondo que azotando las nalgas de la Montero, no sabemos si las de Irene, pero sí las de Mariló. Le han hecho creer que Madrid es una suerte de Stalingrado cercado por la Wehrmacht de Ayuso con las SS de VOX y que él es la reencarnación del Mariscal Gueorgi Konstantínovich Zhúkov que liberará en las urnas de mayo a la capital del 15M para volver a llenar la Puerta del Sol de piojos comunistas, pero con acta de diputado. Y el muy tolili se lo ha creído.

Ánimo, Pablo, el 5 de mayo entenderás, por fin, a quién iba dirigido el premonitorio cartelito que la izquierda de tu abuelito chekista garabateó por las paredes de Madrid y que decía “No pasarán”. Contigo y con tu tropa de podemitas Madrid no Será la Tumba del Fascismo, será tu tumba. Que te lo cuente Rafa Simancas, que desde el Tamayazo es un zoombie con pase pernocta.