La pandemia ocasionada por el tristemente famoso Covid-19 empezó en la República Popular China, no hace falta recordarlo. Ese hecho por sí solo (que el primer contagiado por un virus hasta ahora desconocido se dé en un país u otro) no me parece que sea razón suficiente para pedir compensaciones a China, pero en este caso concurren unos agravantes, por todos conocidos, que en mi opinión si ameritan que el resto del Mundo exija a China una reparación: tardaron cerca de dos meses en informar a la comunidad internacional de que se estaba produciendo un contagio masivo por un virus de origen desconocido, muy agresivo y más letal que los que habitualmente nos encontramos y, cuando por fin no tuvieron más remedio que admitir la evidencia, muy probablemente falsearon las cifras de contagiados y de fallecidos, de modo que se tardó más de la cuenta en conocer el inmenso alcance del problema. Hasta aquí lo que está probado. Además, y eso aún no está demostrado, existen dudas razonables de que el dichoso virus no sea de origen natural, sino creado en un laboratorio chino -no se sabe con que propósito- y que, accidentalmente, se les “escapó”. Los forofos de las teorías de la conspiración llegan más allá y creen que no se les “escapó”, sino que fue un contagio global premeditado para debilitar a Occidente (de modo que ellos, en términos comparativos, se fortalecen) y, de rebote, para que su industria farmacéutica y otras industrias que suministran al sistema sanitario mundial se forren. Esto último no lo creo, aunque desde luego -conociendo como conozco a los chinos- no aceptaría poner mi mano en el fuego en caso de que así hubiera sido.

Quedémonos con lo demostrado: retrasaron deliberadamente el aviso al resto del Mundo y falsearon las cifras.

Ahora vayámonos al resto del Mundo. Según “OurWorldInData.org”[1] a 5 de mayo había 3,5 millones de contagiados confirmados (y si sumamos los casos “sin confirmar”, más los que solo han tenido síntomas leves más los asintomáticos la cifra se multiplicará por 10, por 15 o por 20) y unos 250 mil fallecidos (y creciendo) en el Mundo ex-China. Estos son los números verdaderamente importantes, especialmente el de los fallecidos, pues para ellos no hay reparación posible.

La otra faceta dramática de esta catástrofe es la monstruosa crisis económica sobrevenida en la que ha metido al Mundo en su conjunto, si bien con más incidencia en unos países que en otros. Vamos a estimar, aunque sea groseramente, cuanto le va a costar al Mundo este cataclismo.

Creo que el coste económico del virus chino, para el conjunto de la Humanidad, se compone de tres sumandos principales:

  1. El coste directo de todas las medidas sanitarias que ha habido que tomar en respuesta al Covid, incluyendo, naturalmente la atención médica a todos los contagiados (personal sanitario, camas de hospital, UCIs, tests, respiradores, medios móviles, mascarillas, geles, guantes, etc.)
  2. La pérdida de renta por la brutal caída de la actividad económica consecuencia de la crisis en la que nos hemos visto metidos a raíz de la emergencia sanitaria.
  3. El empobrecimiento repentino, adicional a la pérdida de renta, por la perdida de valor de los activos de todo tipo (pérdida patrimonial)

Coste directo

Como se ha dicho, excluyendo a China, en todo el Mundo ha habido hasta la fecha 3,5 millones de contagiados confirmados. De estos 3,5 millones, entre los EE.UU., la UE y el Reino Unido (13% de la población mundial ex-China) concentran 2,2 millones (64% de los contagiados ex-China), estando los 1,3 millones restantes bastante repartidos por el resto del Planeta.

No he conseguido encontrar ninguna referencia de cual puede haber sido el gasto directo por país en combatir el virus y cuidar a sus enfermos, pero con las referencias de gasto sanitario por habitante, de lo que cuesta una cama de hospital o una UCI y conociendo todas las medidas que ha habido que tomar, creo que no es descabellado pensar en cifras entre 10.000 y 15.000 USD por contagiado[2] [3], por tener un orden de magnitud. Tomando el punto medio del rango (12.500 USD por contagiado) significa que el Covid le ha costado al resto del Mundo, solo en costes directos, del orden de 43 mil millones de USD, unos 7 USD por habitante (desde un multimillonario suizo hasta un paria de la India).

Si nos fijamos solo en los EE.UU. más la UE más el Reino Unido (UK), el coste directo total sería del orden de 27 mil millones de USD, unos 33 USD por habitante.

Como se verá a continuación, siendo esta una cantidad enorme no tiene punto de comparación con la pérdida de renta y la pérdida patrimonial.

Pérdida de Renta

La renta de un país se mide, como es bien conocido, mediante el PIB. El PIB mundial, excluida China, en 2019 fue de unos 73 billones[4] de USD (Bill USD) y antes del Covid se esperaba que creciera del orden de un 2,8% en 2020. Ahora, después del Covid, aunque hay previsiones de todo tipo, se espera que se contraiga en un 3,3% aproximadamente. En consecuencia, el virus chino nos va a costar a los 6.350 millones de seres humanos que no somos chinos una pérdida de renta del orden de 4,6 Bill USD, unos 720 USD per cápita solo en 2020.

Sin embargo, y por desgracia, esto no es un problema solo de 2020 y en 2021 vamos a volver a crecer y a recuperar todo lo perdido, como si no hubiera pasado nada. Siendo optimistas, y pensando que a partir de 2021 empezará una recuperación que nos lleve a volver en 5 o 6 años a donde estábamos antes del Covid, en una crisis del tipo que ahora llaman de “V asimétrica” o de “tipo nike”, en esos 5 o 6 años seguiremos estando peor de lo que hubiéramos estado sin Covid (aunque no tan mal como en 2020) y esa pérdida se multiplicará por 3 o 3,5 veces, pasando de los 4,5 Bill USD a una cifra cercana a los 15 Bill USD, unos 2.350 USD per cápita.

Ahora fijémonos solo en EE.UU. + UE + UK. Su PIB conjunto en 2019 fue de unos 40 Bill USD y se esperaba que en 2020 creciera del orden de un 1,7% (un 2,0% en los EE.UU. y un 1,3% en Europa). Ahora, después del Covid, se espera una caída del PIB en el entorno del 4,8%, lo que supone una pérdida -solo en 2020- de unos 2,7 Bill USD, unos 3.150 USD per cápita. Con el mismo razonamiento (crisis en V asimétrica), hasta que volvamos a recuperar los niveles pre-Covid (5 o 6 años) la pérdida total de renta en estos países será del orden de 8,6 Bill USD, algo más de 10.000 USD per cápita.

Pérdida Patrimonial

El total de la riqueza mundial (suma de los bienes propiedad de todos los humanos, incluyendo activos reales y activos financieros) excluyendo a China es del orden de 246 Bill USD, unos 39.000 USD por habitante del planeta Tierra, aunque extremadamente mal repartida[5].

Es difícil estimar cual va a ser la pérdida de valor de los activos, en media, y más aún en todas las geografías. Sin embargo, no es aventurado estimar que en las economías desarrolladas más afectadas por el virus (EE.UU., UE y UK) la pérdida de valor media de los activos puede llegar al 20% (algo más, probablemente, los activos financieros, algo menos los activos reales, como inmuebles, obras de arte, joyas, etc). Una parte de esta pérdida de valor se recuperará cuando se salga de la crisis, pero en general se ha comprobado que en crisis largas y profundas, cuando se baja un escalón de valoraciones importante, como es este, no se recupera nunca totalmente: nos empobrecemos para siempre[6].

Supongamos que la pérdida de valor de los activos a largo plazo, comparado con lo que hubieran valido sin Covid, es solo la mitad de eso, un 10%. Entonces, la pérdida patrimonial ocasionada a los ciudadanos de EE.UU.+UE+UK será del orden de 17,5 Bill USD, unos 21.000 USD per cápita.

En resumen, un orden de magnitud de la pérdida económica que nos ha ocasionado el virus chino a los países más afectados sería el siguiente:

Captura_de_pantalla_2020-05-07_a_las_19.29.51

En definitiva, unos 26 Bill USD para la suma de EE.UU. + UE + UK, unos 31 mil USD por ciudadano (desde el recién nacido al centenario).

¿Cuánto de esto se hubiera evitado si el gobierno chino hubiera actuado con responsabilidad y con diligencia? ¿Cuántos menos contagiados y cuantos menos fallecidos hubiera habido si los chinos avisan uno o dos meses antes y si informan de la magnitud real del problema? ¿Cuánto sería el desastre económico si la magnitud del desastre sanitario y humanitario hubiera sido menor? Nunca se sabrá, pero probablemente el Mundo se podría haber ahorrado un 20%, un 30% o un 40% de los dramas personales y una cifra de ese orden en pérdidas económicas.

Tomen Uds. la que quieran; yo, por ser amable con los chinos, me quedo con la más baja: el 20%. En ese supuesto, la negligencia china nos ha costado a los europeos y norteamericanos del orden de 5 Bill USD, unos 6.000 USD per cápita. Eso es lo que nos deben los chinos, 5 Bill USD.

¿Pueden los chinos hacerse cargo de una cantidad de ese orden de magnitud?

Algunos datos sobre la economía china: PIB en 2019 de 14,2 Bill USD; riqueza total de 64 Bill USD; reservas en divisas de 3,1 Bill USD; importe anual de las exportaciones (fundamentalmente a Occidente) 2,5 Bill USD. Es decir, la economía china SI tiene capacidad para hacerse cargo de una buena parte del quebranto, bien es cierto que con un gran esfuerzo, nada comparable el esfuerzo supremo de los 250 mil fallecidos y sus familiares y amigos.

¿Y cómo nos lo pagan?

China ya va a pagar por esta catástrofe, aunque sea indirectamente,: por fin el resto del Mundo se ha dado cuenta del peligro gigante que supone depender, como estamos dependiendo, de una dictadura comunista como es China (no nos engañemos, por mucha libertad económica que tengan no dejan de ser una dictadura comunista) y en todos los sectores se producirá una desinversión en China para traerse una parte de las industrias auxiliares a Occidente, todas las industrias (especialmente las que tengan un componente estratégico) empezarán a tener proveedores no chinos para evitar los problemas que ha habido durante la breve parálisis de la economía china y muchos consumidores occidentales serán más reacios que antes a comprar “made in PRC”. Pero eso no creo que sea suficiente.

Uno de los efectos directos de esta mega-crisis, aparte del empobrecimiento generalizado, del desempleo y de la quiebra de empresas, será la necesidad gigante de financiación para reconstruir la economía y para atender las necesidades vitales de todos los directamente afectados por la crisis (desempleados, enfermos, etc., etc.) hasta que se produzca la recuperación. Solo en el caso de España las necesidades de fondos (deuda pública) se estima que estarán en el entorno del 25% del PIB, unos 300 mil millones de USD. Otros países de los más afectados, como Italia, pueden llegar a importes similares, pero no me parece razonable pensar que la suma de EE.UU.+UE+UK necesite, proporcionalmente, tanta ayuda como España o Italia. Supongamos que en el conjunto de esas áreas económicas no es un 25%, sino un 15%: eso son casi 6 Bill USD que alguien tiene que prestar o, si nadie los presta, que habrá que imprimir (Fed, BCE y BdI), con la devaluación (y, de nuevo, empobrecimiento) que eso supone.

Hay que forzar a China para que financie lo más que se pueda de esas necesidades, en condiciones extremadamente favorables para el deudor. Recuerden que tienen reservas en divisas, hoy, de más de 3 Bill USD, más de la mitad de lo que se necesita: que suscriban un emisión gigante de deuda perpetua subordinada a un tipo de interés lo más bajo posible. Y que paguen al menos una parte del desaguisado que han ocasionado con su negligencia y con su irresponsabilidad.

Soy consciente que en la meliflua, esclerótica y globalista Europa esto es impensable. Pero ya veremos lo que hace el Presidente de los EE.UU., quien para fortuna de los norteamericanos tiene muy claro lo de “America First”.

 

 

[1] https://ourworldindata.org/coronavirus

[2] Soy consciente de que el gasto sanitario no es directamente proporcional al número de contagiados, pues también se ha gastado dinero en proteger a la población sana para evitar que se contagien, pero he tomado la referencia del número de contagiados como ‘proxy’ de la incidencia del virus por país y, por tanto, del lo que ha habido que gastar para combatirlo.

[3] En todo este artículo utilizo el dólar (USD) como unidad, en lugar del euro, porque para los datos macroeconómicos mundiales se utiliza el dólar. Quítenle Uds. a cada cifra en dólares un 10% y tendrán aproximadamente la cifra en euros.

[4] En este artículo siempre que hablo de BILLONES me refiero a los billones españoles (millones de millones, es decir, 1012) en contraposición a los billones anglosajones (miles de millones, 109)

[5] La suma de los EE.UU., la UE, UK y los otros 7 países más ricos (Japón, Australia, Canadá, Suiza, Israel, Taiwan y Corea del Sur), con el 18% de la población mundial ex-China, concentran el 94% de la riqueza mundial ex-China. Así, los aproximadamente 1.100 millones de habitantes de estos países ricos tienen un patrimonio medio de unos 207 mil USD per cápita mientras que los 5.200 millones restantes tienen un patrimonio medio de unos 2.700 USD per cápita[5], poco más del 1% del de los países ricos

[6] Naturalmente que sí se recuperarán algún día las valoraciones anteriores al Covid, lo que no se recuperará probablemente en su totalidad son las valoraciones que en el futuro habrían tenido esos activos si no hubiera habido Covid.