No sé en qué momento dijo esto. Sin duda era su opinión del momento. Esta es la mía del instante que nos ocupa. No sé si la cambiaré algún día. Es posible. En este santiamén es  una opinión y una interpretación personal, como no podía ser de otra manera, dado que interpretar es el mecanismo humano que utilizamos para  hablar de lo que llamamos realidad.

La realidad es en verdad la interpretación que hacemos de los hechos. Según la Programación Neurolingüística, PNL, «el mapa no es el territorio». El territorio es el hecho en sí y el mapa su interpretación, en la que, sin duda, mediarán nuestros sesgos. Allá cada uno con sus sesgos.

 Bien. Con todo y con eso, yo estoy convencida, a pesar de que sólo sea una opinión/interpretación, la mía en este caso, de que este país se va a la mierda por dos razones básicas:

—La cantidad de inútiles que hemos elegido para gobernar —como si hubiésemos ido fumados a votar—, y en cuyas manos hemos puesto los recursos públicos…

—Y  17 #NiniParlamentos, que han sobredimensionando  nuestro suelo patrio. Creando una  estulticia administrativa, ingobernable. Dejando al camarote de los hermanos Max a la altura del betún.

17 obesos #niniparlamentos, engordados consejero a consejero más cargos de libre designación —por así decir— a mogollón, que a estas horas andan pidiendo que el Gobierno coja el mando único, llorando y suplicando por los pasillos de sus lujosas sedes autonómicas, en plan: «llora como mujer, lo que no supiste defender como hombre»…

¿Qué mando? —¡¿Pero qué mando?!

¿No tienen las comunidades autónomas las competencias de Sanidad y Educación?

 Las Taifas para quien las vive y las trabaja.

Aunque sólo sea una opinión, esta opinadora opina que tenemos más que suficiente duplicidad administrativa con las opulentas sedes provinciales y el Senado. El ahorro que supondría suprimir la factura de la burocracia y privilegios que se gastan las clases políticas autonómicas, no se puede comparar con ninguna otra factura de nuestra Administración, máxime en un momento crucial en el que la sociedad española está a ná y menos de sufrir una tasa de paro del 20 por ciento de su población activa, en un augurio no extremadamente cruel. Los hay peores. 

«Los enfrentamientos entre las taifas musulmanas, que recurrían a los cristianos como tropas mercenarias para imponerse unas sobre otras, aumentaron notablemente su poder, que llegó a ser suficiente como para someterlas al pago de parias…»

La historia se repite. Nos vamos a tomar por saco como se fueron las Taifas con sus intrigas, sus personalismos, su falta de propósito, su indiferencia por los destinos de sus súbditos, su opulencia y despilfarro; o por el contrario, se traza un proyecto común de gobernantes con mentalidad de servicio, respeto por sus semejantes, con sentido de Estado, con erudición para poner orden y proteger las instituciones que amparan los impuestos de los ciudadanos, tomando así las riendas del futuro. 

Una autoridad capaz de diseñar un Estado moderno, sin provincianismos, sin mezquindades, dispuesta a proporcionar un futuro más allá del cortoplacismo habitual. En fin, con un poco de grandeza.

«Más reinos derribó la soberbia que la espada, más príncipes se perdieron por sí mismos, que por otros» Diego de Saavedra Fajardo

Y hablando de grandeza. Los Reyes Católicos unificaron la Península Ibérica. Al frente de la misma,  reunificaron Europa, dándole el primer parlamento europeo, su cuna parlamentaria. Con esa mentalidad de Estado y futuro, pero sobre  todo de servicio y amor a España,  descubrieron América, prohibieron la esclavitud y abrieron los primeros colegios mayores en el Nuevo Mundo. Eso es lo que se consigue con foco.

Lo que nos lleva, por contra a concluir que, tal como están las cosas es imposible que aquí se salve ni Dios, dada la jaula de grillos ingobernable que hemos dado en llamar:  La Nueva Normalidad.Ya lo estamos viendo. Hunos y hotros, incapaces de frenar ni pandemia ni pandemio. Incapaces de ponernos  de acuerdo para la vuelta al cole... 

España entra en pánico porque sus autoridades autonómicas están todas visitando al señor Roca, mientras el boss del gobierno veranea en el chalete palacete del jeque amigo del Juankar, porque el presi es socialista, o sociolisto, lo mismo da, y se lo puede permitir sin que le llamen fascista o le hagan un escrache, jarabe democrático… 

En fin, que Dios reparta suerte, señores.