Desgraciadamente, como todo el mundo sabe, la única medida real frente al virus que este gobierno de ineptos y malhechores que padecemos ha implantado ha sido decretar un arresto domiciliario generalizado y coartar nuestras libertados, anulando derechos fundamentales. El resto, aparte de dejarse estafar como unos pardillos, aparte de mentir, aparte de ser incapaces de tener -siquiera- unos datos fiables y aparte de seguir intoxicando ideológicamente a los españoles a costa de esta catástrofe, el resto -digo- ha sido NADA.

Ya se ha dicho en estas páginas, y no solo por el que esto escribe sino por personas mucho más cualificadas, cuales son las desastrosas consecuencias de este “coma inducido” en la economía, especialmente si, como es el caso, la pandilla de mequetrefes que nos gobierna es incapaz de poner en marcha un paquete de medidas económicas que sirvan para paliar las terribles consecuencias de este parón. Desgraciadamente, todos esos avisos han caído en saco roto y el gobierno sigue, “erre que erre”, con su empeño en arruinarnos.

Dado que un levantamiento del confinamiento con carácter general, en toda España, parece imposible de conseguir, los lumbreras (sic) que nos gobiernan, y los pseudo expertos que los asesoran, deberían considerar al menos liberar a los secuestrados de las regiones de España menos afectadas por la pandemia.

Consideremos tres factores para clasificar a las diferentes regiones entre las de ALTO RIESGO y las de BAJO RIESGO:

  1. Número de enfermos activos por cada 100.000 habitantes. Es una medida de la “densidad” de enfermos, e -indirectamente- del riesgo de contagio: cuanta más densidad de enfermos haya, más probabilidad habrá de coincidir con uno y más probabilidad habrá, por tanto, de contagiarse
  2. Mortandad (Fallecidos/Contagiados). Dado que, en la gran mayoría de los casos, si la enfermedad no te ocasiona la muerte no te deja secuelas físicas, el principal riesgo es la muerte. La mortandad mide precisamente cual es el riesgo de fallecimiento si resultas contagiado y, en contra de lo que se podría pensar, hay diferencias relevantes entre regiones que, probablemente se pueden explicar, pero que no es objeto de este artículo.
  3. Crecimiento diario del número de contagiados. Es una medida de la fase en que se encuentra la pandemia en cada región, es decir, si está todavía expandiéndose o si ya está en retroceso.

Hay alguno más (evolución del número de fallecidos, número de enfermos por cada cama hospitalaria disponible o cada UCI, etc), pero no conviene complicar más de la cuenta el análisis, pues ya saben Uds. que esta pandilla de facinerosos que nos des-gobierna son incapaces de caminar y mascar chicle a la vez.

Pues bien, si clasificamos las 19 regiones en las que han roto España (incluyendo Ceuta y Melilla) con estos tres criterios resulta:

Captura_de_pantalla_2020-04-21_a_las_13.47.16

A la vista de estos datos, podríamos decir que hay “dos Españas” en cuanto a impacto y afectación por el Covid:

  • Por un lado, MADRID, CATALUÑA, CASTILLA LA MANCHA, CASTILLA y LEÓN, NAVARRA y LA RIOJA donde el impacto ha sido altísimo y el riesgo sigue siendo alto.
  • Y, por otro lado, el RESTO DE ESPAÑA (Galicia, Aragón, Cantabria, Vascongadas, Extremadura, Asturias, la Comunidad Valenciana, Andalucía, Murcia, Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla) donde el impacto de la pandemia ha sido más moderado, o se ha conseguido controlar mejor y más pronto, en las que el riesgo es, a fecha de hoy, mucho mejor.

Captura_de_pantalla_2020-04-21_a_las_13.48.18

Si agrupamos a todas las regiones en esos dos grupos, las SEIS de ALTO RIESGO, por un lado, y las TRECE de RIESGO MODERADO o BAJO por otro, esta es la situación en cada una de esas “macro-regiones”

Captura_de_pantalla_2020-04-21_a_las_13.49.05

Resulta, por tanto, que las TRECE REGIONES de BAJO RIESGO:

  • Concentran el 58% de la población total y el 51% del PIB español.
  • Con el 58% de la población, tienen solo el 30% de los contagiados y el 25% de los fallecidos.
  • El número de ENFERMOS ACTIVOS por cada 100.000 hab. es un solo 36% del número que hay en las 6 regiones de Alto Riesgo (120 vs. 336).
  • La MORTANDAD es un 21% inferior a la de las regiones de ALTO RIESGO (8,8% vs. 11,1%)
  • El Nº de CONTAGIADOS crece a un ritmo un 25% inferior que en las regiones de Alto Riesgo (1,8% diario vs. 2,4%).

Es más, con los datos disponibles se puede calcular cual es la probabilidad de que un ciudadano que sale un día cualquiera a la calle e interactúa, por ejemplo, con DIEZ PERSONAS, coincida con uno o varios enfermos[1]:

Captura_de_pantalla_2020-04-21_a_las_13.49.45

Con estos datos, facilitados por el propio Ministerio de la Incompetencia y la Muerte (antes llamado Ministerio de Sanidad), creo que es obvio que si ya es difícil de justificar este arresto domiciliario liberticida para el conjunto de España, al menos para la mitad de España no es que sea difícil, es que es imposible de justificar.

[1] El cálculo se ha hecho teniendo en cuenta que un 40% aproximadamente de los contagiados están hospitalizados, por lo que no “están por la calle” y, en cambio, se ha supuesto el caso PEOR de que todos los NO hospitalizados “estén por la calle”, lo que tampoco es realista, por lo que la probabilidad real será aún menor