La reciente crisis de gobierno socialcomunistas de España, más bien su hundimiento, ha evidenciado la existencia de dos gobiernos distintos: uno socialista, o más bien de “socialistos”, sobre los cuales tiene poder y autoridad Pedro Sánchez, y otro gobierno, formado por sus socios de coalición, los comunistas, sobre los cuales no tiene poder ni autoridad alguna…

El todavía presidente del gobierno ha echado a la mitad de sus ministros, evidenciando que las cosas van mal, que la gestión pública es una mierda, y que la gente está cada día más descontenta con ellos.

Respecto a los cinco ministros comunistas, de Unidas Podemos, no sólo no se ha atrevido a cambiar a un solo ministro, sino que ha ascendido a la vicepresidenta tercera a la vicepresidencia segunda, para que quede claro que el PSOE se apoya en los comunistas, como antaño, sin ir más lejos, en la guerra civil de 1936 a 1939 del siglo pasado.

¡Dios quiera que no tengamos que repetir la historia, pero al paso que vamos, no me extrañaría nada!

Sánchez pasó de trece ministerios, de la época del PP, a diecisiete, y posteriormente a veintitrés, con cuatro vicepresidencias, nada menos, una auténtica Corte del Faraón.

Ahora, no sólo no reduce el número de ministerios, cómo sería lo lógico, ante la gran crisis económica que los españoles estamos sufriendo, sino que sigue manteniendo los cinco ministerios florero de los comunistas, y a los hechos me remito:

  1. Ministerio de empleo, en este caso más bien del desempleo, totalmente absurdo e innecesario, pues el trabajo siempre ha ido unido a la seguridad social, dando lugar al ministerio de trabajo y seguridad social.
  2. Ministerio de “igualmedatodo”, a cargo de la inefable Irene, Irena o Irenio Montero, esa pobre sectaria que desde que le ha abandonado el macho alfa de la manada podemita, está como ida… ¡Y pensar que estamos tirando 451 millones de euros a la basura con sus gilipolleces, ocurrencias y paridas!
  3. Ministerio de asuntos sociales, absolutamente innecesario, pues las políticas sociales están en manos de las comunidades autónomas.
  4. Ministerio de universidades, okupado, y nunca mejor dicho, por un pobre hombre, octogenario, que no sé si es que no le va bien el riego o qué, pero que no para de decir sandeces cuándo habla…

En España siempre ha habido un ministerio de educación y ciencia, que ha abarcado la enseñanza en sus diversos niveles, y la investigación, pero todo junto, no en ministerios separados, totalmente descoordinados, y duplicando el gasto improductivo en funcionarios, altos cargos, palacios, coches oficiales, cientos de asesores, etc.

¡Vamos, que luego, a la hora de la verdad, no llega nada a la ciencia ni a la investigación!

  1. Ministerio de consumo, en el que han dado “alojamiento” al líder comunista de Izquierda Unidas, que muchos llaman Izquierda hundida…

Consumo es competencia de las comunidades autónomas, básicamente, y subsidiariamente, o de forma complementaria, de los ayuntamientos, en determinadas parcelas o ramas de actividad.

En otras palabras, que es un ministerio que no sirve para nada…

 

¿Y con estos timbres, es decir con estos floreros inútiles, España se va a recuperar económicamente…?

Lo dudo mucho, la verdad.

Creo que habría que aplicar recetas similares a las que Churchill imponía a la Gran Bretaña, en la segunda guerra mundial: “Sangre, sudor y lágrimas”, que traducido al español, podría ser: Trabajo, ahorro y economía, es decir, reducción del gasto público.

Y el todavía presidente del gobierno hace exactamente lo contrario…

Pero, eso sí, está tan acojonado ante Unidas Podemos, y la posible retirada de su apoyo político, que le llevaría rápidamente a la oposición, y al paro, que está dispuesto a vender España en almoneda, como de hecho ya está haciendo.

¡Vade retro, traidor!