Hay números que son usados como símbolos, el siete en la Biblia es muy utilizado en forma de mito, las 30 monedas de Judas como símbolo del pago de una traición, y hoy en día los ‘6 millones’, como mera cifra, sin relación con cantidad histórica sino como cifra mágica.

Ya hace años que se editó el libro “L’Holocauste avant l’Holocauste, ou l’histoire d’un chiffre qui rapporte" con un prólogo de Germar Rudolf, La Sfinge, 2014, 256 pag., distribuido por AKRIBEIA, 20 EUROS, donde se demuestra que ya en 1919 los judíos hablaban de 6 millones de judíos exterminados por los alemanes en la I Guerra Mundial.

https://www.akribeia.fr/histoire-critique/1756-lholocauste-avant-lholocauste.html

El comentario al libro es:

La mayoría de la gente cree que seis millones de judíos fueron exterminados por la Alemania nacionalsocialista durante la Segunda Guerra Mundial. ¿Pero desde cuándo hemos oído hablar de la cifra mágica de los seis millones? Casi todos piensan que fue establecido por el Tribunal Militar Internacional en Nuremberg. Esto es falso: este libro muestra, precisamente, basado sobre todo en una investigación meticulosa y atenta en la prensa estadounidense de las primeras décadas del siglo XX, que la figura talismánica se usó mucho antes: ¡desde 1919, ¡incluso antes! De hecho, durante la Primera Guerra Mundial, las campañas de prensa habían sido orquestadas para denunciar a la Alemania imperial y, aún más, a la Rusia zarista, en relación con el supuesto destino de los judíos de Europa central y oriental: se describían regularmente como perseguidos, muertos de hambre y, por lo tanto, amenazados con un "holocausto" y "exterminio". Al mismo tiempo se habían lanzado numerosos eventos para recaudar fondos en Europa y Estados Unidos, movilizando a las principales organizaciones judías para convencer a la opinión pública occidental de la inminencia de un peligro muy grande. En la mayoría de los casos, el dinero recaudado se utilizó para impulsar y fortalecer las iniciativas sionistas y comunistas. Académico y documentado, este libro ilustra a la perfección cómo los líderes de un pueblo aficionado a la numerología de la Cábala y antiguo maestro en el arte de hacer crecer el dinero pudieron poner estas "cualidades" al servicio de objetivos políticos a largo plazo. En el apéndice, más de 200 referencias de periódicos, de 1900 a 1945, que hablan de un "holocausto" o la cifra de "seis millones".

El libro “L’Holocauste avant l’Holocauste”.

Ahora además el uno de los magníficos informes de BOCAGE-INFO (bocage-info@vtxnet.ch) se expone como se recuperó esa cifra mágica en 1944.

El Director de archivos del Centro Elie Wiesel de la Universidad de Boston, e historiador del Instituto de Investigación del Holocausto de la Universidad Bar-Ilan, Joel Rappel, descubrió el origen de la cifra de los seis millones: una reunión en 1944 de organizaciones sionistas en lo que es ahora conocido como el Estado de Israel.

Durante años, los partidarios de la narrativa del Holocausto han argumentado que esta cifra había aparecido por primera vez durante los juicios de Nuremberg utilizando el testimonio altamente desacreditado del comandante de Auschwitz Rudolf Höss. La cifra de seis millones habría sido presuntamente de nuevamente validada por Adolf Eichmann, quien fue secuestrado por el Mossad y obligado a participar en Israel en un programa de televisión internacional.

Según documentos de los archivos sionistas centrales, la primera mención del reclamo de seis millones de víctimas tuvo lugar el 1944 en una reunión de líderes sionistas en Palestina - más de un año antes del final de la guerra en Europa y un año antes de que el Ejército Rojo entrara en Auschwitz.

Eliezer Unger, un judío polaco que ayudó a dirigir la organización de la juventud religiosa sionista Hashomer Hadati, fue la fuente principal para evaluar en 6 millones el número de judíos presuntamente asesinados por los nazis. Unger afirmó haber escapado de su Gueto judío en la Polonia ocupada por los alemanes. Después de llegar a Palestina, declaró su intención “de sorprender al mundo entero, a toda la humanidad y a nuestros hermanos los hijos de Israel en particular". Unger no tenía evidencia de lo que él decía, pero no creía que las afirmaciones del rabino Stephen Sabio publicado por los medios internacionales en 1943, según el cual dos millones de judíos habrían sido asesinados, hubieran tenido suficiente impacto. Después de que Unger se reunió con grupos judíos para establecer un acuerdo con las cifras de las estimaciones, "Haaretz" publicó un pequeño artículo unos días más tarde donde, por primera vez, presentó cifra de seis millones, precediendo así las confesiones de Líderes alemanes, extorsionados bajo tortura después de la guerra.

Curiosamente Unger no mencionaba para nada las cámaras de gas homicidas.

Por ello esa cifra se convirtió una vez más (tras 1919) en mágica: Así el fiscal jefe del juicio de Eichmann, Gideon Hausner, dijo sobre la cifra de seis millones: "En la conciencia de la nación, el número de seis millones se ha vuelto sagrado. No es tan fácil probarlo. No siempre hemos retenido esta cifra en nuestros documentos oficiales pero ahora se ha vuelto sagrado".

En otros términos, esta cifra se basa en una creación de propaganda para crear un número mágico. Por ese número muchos revisionistas están en prisión al negarlo con datos y pruebas. No es una cifra, es un número mágico impuesto por los sionistas.

Los Nacionalsocialistas lamentamos todas y cada una de las muertes de gente inocente en la II Guerra Mundial, provocadas por cualquier nación, pero no vamos a ‘adorar’ cifras mágicas en vez de estudiar la historia. 

https://national-justice.com/israeli-historian-discovers-6-million-holocaust-figure-was-invented-zionist-conference-two-years