Escribo desde la estupefacción de ver el aborregamiento del pueblo español, que sale a la calle a las horas que le mandan, no se queja de nada y por nada, y no solo eso, sino que a las veinte horas, en punto, aplaude a los sanitarios, e indirectamente al desgobierno actual, que nos está llevando a todos a la ruina (a excepción de los políticos y funcionarios claro).

Y no incluyo a la Casa Real entre los beneficiarios, pues no creo que duren mucho.

El 21 de marzo empezó la primavera, que termina el 21 de junio, y a este paso, vamos a “disfrutarla” en prisión domiciliaria, provisional, pero por tiempo indefinido, hasta que les dé la gana dejar que hagamos una vida normal, si por normal se entiende vivir en este país…

¿Qué hemos hecho para merecer esto?

  • Durante los meses de enero, febrero y hasta el 8 de marzo de 2020, el gobierno se desgañitaba diciendo que no pasaba nada, que el coronavirus era un problema exclusivamente de los “pobres” chinos, y de los italianos, que ya sabemos todos como son: informales, se pasan el día besándose y abrazándose, etc. Que nosotros no somos así, y además, bajo la égida del dúo genocida, Iglesias y Sánchez, estábamos seguros.

  • Ese pobre hombre que sale todos los días a decir que no tiene ni puta idea de lo que está pasando, ni de cómo acabará está pandemia, si es que algún día acaba, un tal Fernando Simón, no paraba de decir que no había problema alguno…

  • El día 8 de marzo se celebraron 70 gigantescas manifestaciones públicas…, y a las pruebas me remito: una vicepresidenta infectada, la que decía que “nos va la vida en ello”, y efectivamente, así ha sido, por desgracia, para una ex diputada catalana, que ya está muerta y enterrada por el coronavirus. (Mi pésame para sus seres queridos).

  • La madre y la esposa del presidente del gobierno, infectadas; también la concubina del vicepresidente segundo, y madre de 3 de sus hijos (desconozco si tiene más), etc.

  • Que “casualidad” que solo dos días después de esas multitudinarias manifestaciones (con menos gente que en los años anteriores; se nota que ya han pinchado el globo), el Consejo de Ministros aprueba el Real Decreto-Ley 6/2020, de 10 de marzo, por el que se adoptan determinadas medidas urgentes en el ámbito económico y para la protección de la salud pública. (Es decir, la pandemia ya estaba aquí, y nos lo habían ocultado, de forma intencionada, dolosa o culposa, que es algo que habrá que dilucidar en la vía judicial penal).

  • Se inauguraba pues la época de la dictadura totalitaria, comunista y bolivariana, con Sánchez totalmente en manos de Iglesias, el Stalin español, prescindiendo del parlamento y de la administración de justicia. (Cuando Fidel Castro llegó al poder, lo primero que hizo fue cerrar las Facultades de Derecho, y así permanecieron durante varias décadas).

  • El jueves siguiente, día 12 de marzo, solo cuatro días después de las manifestaciones feministas, se aprueba el Real Decreto-Ley 7/2020, de 12 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes para responder al impacto económico del CIV-19.

  • Dos días después, el 14 de marzo de 2020, solo seis días después del feminicidio del 8 de marzo, se aprueba el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVI-19.

  • Con posterioridad, y hasta la fecha, se ha prorrogado el “estado de alarma” (en realidad de excepción), en tres ocasiones, ahora quieren volver a prorrogarlo, y en definitiva están de maravilla, pues ellos, a pesar de vivir con personas infectadas –me refiero al dúo de enterradores-, no hacen cuarentena alguna, y pasan de todo, ¡y a ver quién se atreve a decirles algo!

  • El que se cree que es presidente –el presidente real y efectivo es Iglesias-, sale todos los días por televisión con su ¡Aló, Presidente!, y está más contento que el tonto del pueblo con un lápiz nuevo.

  • Los engaños, mentiras, desmentidos, bulos inventos, falsedades, etc., propagadas por este desgobierno, son de juzgado de guardia, y merecerían un libro, por lo menos…

  • De cualquier forma, y como nadie puede engañar a todo el mundo todo el tiempo…, quiero pensar que la gente ya está empezando a despertar, y más espabilarán cuando no puedan atender los recibos, las cuentas estén en números rojos, su empresa o negocio se haya ido a pique, o situaciones similares, que por desgracia están sucediendo a todas horas.

 

¿Hasta cuándo vais a seguir abusando de nuestra paciencia, Iglesias y Sánchez…?

¿Por qué no dimitís, vista vuestra incapacidad para solucionar problema alguno (lo vuestro es crearlos) y os vais a vivir a Venezuela, Bolivia, o Corea del Norte…?

Y no digo Cuba, pues Cuba tiene mucho peligro, y si no que se lo pregunten a sus respectivas esposa y concubina.

En fin, ya vendrá el Tribunal Supremo a ponerles ante el espejo de las responsabilidades penales procedentes en Derecho.

Digo penales, no civiles, pues las civiles son impagables. Nada más y nada menos que la quiebra de un país que iba medianamente bien…