Me complace reproducir hoy, por su actualidad, el artículo que escribí el año 2009 en “PRnoticias”.

 

Señores, “amigos nacionales”, los que habéis leído algo recordareis el librito que Vladimir Ulianov Lenin escribió en 1902 y que se publicó con el título de “¿QUÉ HACER?.... y que fue el principio de todo lo que vino después, la Revolución de 1917, el Comunismo, la Dictadura del Proletariado y la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas soviéticas)

Pues, yo, sin ser ni querer ser Lenin, ni comunista y viendo en lo que ha desembocado la “Obra Maestra” que hizo mi amigo Torcuato (Don Torcuato Fernández Miranda) estoy donde y como estaba Lenin en 1901 y 1902.

¿Qué hacer? ¿Qué puede hacerse para que España, nuestra España, la España de todos, no caiga hasta el fondo del abismo en el que el “Desastre Suárez” y esta casta política de hoy la están arrojando?

Naturalmente, lo primero que me viene a la cabeza es lo mismo que se le ha ocurrido al demócrata de toda la vida y hoy Director de “El Mundo”, don Pedro J. Ramírez: “Por desgracia -escribe- tal como se va poniendo esto, España necesitará que las próximas urnas le traigan como mínimo un sargento de hierro y, a ser posible, un comandante de acero”. “O sea – escribía yo- al decir un Dictador al estilo romano, porque no hay que olvidar que la figura del Dictador salió del Senado de Roma. Aquellos Dictadores, a los que se les concedían plenos derechos para hacer y deshacer, se nombran por un tiempo limitado y ante una situación de emergencia nacional. Mal, muy mal, tiene que ver las cosas Pedro Jota para que ya diga que aquí hace falta una mano de hierro o de acero… y no pide un general porque eso trae malos recuerdos y además ya no quedan”.

Pero, también me acordé de lo que me dijo mi amigo Torcuato cuando poco antes de morir un día le dije y le pregunté:

  • --Torcuato, esto se hunde, me parece que te vas a tener que inventar otra “Ley de Reforma” para evitar el Desastre. ¿No te parece?
  • -- Sí, Merino, esto va mal, pero sabes que yo me opuse a la Constitución precisamente porque ya entonces me di cuenta que nos habíamos equivocado. Entonces cometimos muchos errores, el primero la elección de Suarez; el segundo, la configuración del “Nuevo Estado” y el tercero, la Monarquía. O mejor dicho, el cómo habíamos traído la Monarquía. Aquello fue un error mayúsculo. Tras el 20 de noviembre tuvimos que dar otros pasos: el Príncipe tuvo que renunciar a sus derechos franquistas y empezar de cero. El Consejo de Regencia debió disolver las Cortes, cesar al Gobierno Arias y autoinmolarse en favor de un Gobierno Provisional que convocara elecciones generales para unas verdaderas Cortes Constituyentes y un Referéndum Nacional sobre la forma de Estado: Monarquía o República… Así la Nueva Democracia habría nacido sin las hipotecas con que vino al mundo esta.

Así que si ya entonces las cosas iban mal y solo habían pasado 31 años de la Constitución del 78 y 3 más de la muerte de Franco y la llegada de Juan Carlos y la Monarquía… ¿cómo podemos esperar que vayan cuando ya han pasado 42 años?... y surge, otra vez, la pregunta de Lenin:

Y ahora ¿qué hacer?

Pues, aquí, descartado el “sargento de hierro” de Pedro J. Ramírez y “La vuelta atrás” de don Torcuato sólo seme ocurre una cosa: HAY QUE ECHARSE A LA CALLE ¡YA! sin armas, sin violencia, pero masivamente, diariamente, contundentemente.

¿No votamos al PP y a VOX más o menos 10millones de españoles, que somos los que nos aterra una España roja y una Dictadura comunista?

Pues ¡A la calle!, o a la Plaza Mayor de cada ciudad, de cada pueblo, de cada aldea… ¡como aquellas Madres de la Plaza de Mayo de Argentina!

Que los “rojos” de hoy, como los de 1936, sepan que media España no va a permitir que se carguen la España inmortal de los Reyes Católicos, de Cervantes, de Ignacio de Loyola, de Unamuno, de Maeztu, de José Antonio, de Franco… Sí, yo tuve un sueño

Señores, “amigos nacionales” y si esto escribí hace 12 años y cuando todavía no habían llegado estos locos que están usando el Poder para lo suyo y el verdadero peligro para la España eterna ¿qué puedo escribir hoy?... porque después de ver lo que vi el otro día en Vallecas y ver lo que vi ayer en el Congreso de los Diputados y ver la postura que han adoptado el Pedro y el Pablo ya solo nos queda, como en el 36: hacer lo que hicieron Ortega, Baroja, Azorín, Marañón, Chaves Nogales y tantos y tantos más marcharnos al exilio o esperar que vengan a buscarte los “demócratas” de Carrillo y Alberti y te lleven “de paseo” a Paracuellos.