Enmienda, abstencionismo, desregulación, tecnocracia, aculturación o Gobernar por Decreto. Entender la política, pasa por asimilar un montón de expresiones y vocablos que la mismísima élite no terminará de entender nunca. La curiosidad y el interés por la historia en general, la lectura de cuentos, novelas o incluso tebeos y el afán de conocimiento, por tanto el estudio, son esas pequeñas cosas a través de las que conseguimos estar informados y nos dan la capacidad necesaria, a la hora de entender los porqués de las situaciones que se generan a nuestro alrededor.

 ¿Qué significa Gobernar a Golpe Decreto?

En primer lugar, hay que hacer comprender a la sociedad que gobernar por decreto es lo que todo político desea. Las razones son muy sencillas, ya que por un lado anula cualquier tipo de oposición, mientras que por el otro manda un mensaje: Este gobierno está por encima de todo y dispuesto a cambiar las cosas para bien del pueblo. ¿El decretazo beneficia al pueblo?

¿Cuáles son los problemas que surgen en esta situación? A medida de que va pasando el tiempo, tomar decisiones al margen de la oposición generará una crisis y serios problemas para el país. La dictadura del decreto aprueba leyes fuera de consenso e ignora sectores, además de que pasa por encima de los grupos no afines al que manda. Diferencias económicas a la orden del día y claras diferencias de criterio entre los votantes, son otras de las consecuencias que genera esta forma de decisión.

Otra cosa muy importante es lo que podríamos llamar venganza política. El que hoy gobierna, mañana estará en la oposición de un gobierno que corregirá todos esas políticas mal negociadas y consensuadas, buscando la manera más urgente posible. Esto solamente significa, que una vez abierta la veda del decretazo, la siguiente pregunta es fácil: ¿Por qué no voy a hacerlo yo también?

El decreto no se inventó como una posible forma de gobierno, sino como herramienta para proteger a los ciudadanos de actitudes políticas que podrían bloquear situaciones de necesidad. Es decir, que el decreto es una herramienta para emergencias.

Resumiendo. Gobernar un país como España a golpe de decreto es una aberración y una temeridad, que incluso perjudica a quien será responsable de todo lo que suceda a partir de ese momento y dará sentido a cualquier guerra que una oposición quiera abrir. Gobernar por decreto se paga caro y solo es una salida hacia delante, propia de la desesperación del que busca la gloria desde un estamento político.


Un ejemplo: ¡Llevo 28 días sin comer por decreto! Ahora bien, que le pregunten a mi cuerpo sobre su sufrimiento. ¿Qué pasará después? En el momento que mi fuerza mental le liberé, se pondrá hasta las trancas. ¡Feliz día!