Querido y admirado compañero Director de "El Mundo", Don Francisco Rosell, aunque no te conozco personalmente me vas a permitir que te tutee.  dado que llevo años leyendo todo lo que veo firmado con tu nombre y me pareces un tío serio... y eso en un periodismo de "saltimbanquis", como el que vivimos y soportamo ya es por si solo  un título "pata negra".
       No me pierdo tus "sermones" de los domingos (por cierto, más creibles y menos dogmáticos que los de tu antecesor y fundador de "El Mundo", Don Pedro Jota)... aunque a veces discrepo si no de tus tesis  sí de tus argumentos
                    Es el caso de hoy, domingo 1 de agosto del 2021 (y con 42 grados a la sombra, digan lo que digan los expertos de la tele), con el que titulas "Casado y Abascal, dos cocodrilos en el mismo meandro". Defiendes que para que puedan ser una Alternativa con  posibilidades de echar de Moncloa al "Sanchestein" es fundamental  que vayan a la guerra como aliados, o al menos como compañeros de viaje... nunca como enemigos.
               Y yo estoy de acuerdo. El PP y VOX juntos, aunque no revueltos, pueden, incluso, alcanzar una mayoría hstórica (Según la última encuesta que he visto publicada podrían obtener 126 y 82 escaños, respectivamente, lo que sumados serían 208)
              Pero, discrepo en lo fundamental: que un acuerdo, cualquier acuerdo, Casado- Abascal sea posible. Porque eso, a estas alturas de la película, ya sabemos que será imposible (aunque la política pueda hacer extraños compañeros de cama), dado que el odio, sí, odio, que siente el cobardica Presidente del PP por el seguro de sí mismo Don Santiago Abascal, está ya inmerso, diluído, en el mediocre cerebro de Don Casado, y hasta en su hígado, y hasta en su pancreas.
                         Por tanto, y aceptando que el PP y VOX lleguen a coaligarse e ir al combate unidos  contra el cocodrilo (bueno, cocodrilo y serpiente, y rata, y camaleón, y tigre, y buitre, hiena y hasta paloma, si preciso fuere) eso no sería posible, salvo que uno de los dos desaparezca de la primera línea y los que se sienten en una mesa a negociar sean otros  ¿Se imaginan ustedes sentados en la mesa del Consejo de Ministros al Casado anti-VOX, anti-Abascal lleno de ira y ojos de sangre de la Moción de Censura, o al Casado de Ceuta que le ha tachado de "persona non grata" o al cobardica incapaz de hacerse una foto en Colón con la bandera de España?... ¿A qué no?.
                    Querido Rosell, sólo hay un modo de hacer posible esa Alternativa con victoria asegurada.. y al parecer es la que ya ronda en las propias filas populares: cambiar de caballo. O sea, sustituir al cobardica por la mujer que ha tenido los ovarios de enfrentarse al Comunismo que ya se relamía con Madrid y vencerle. Doña Isabel Díaz Ayuso, la  Thacher española...LIBERTAD O COMUNISMO. Una mujer que tiene las dos cosas que no tiene ni tendrá nunca Don Casado: carisma e imagen ganadora. Yo veo un cartel con la foto de una mujer joven, guapa, valiente y triunfadora en Madrid, el motor de España, con cataplines para enfrentarse a los buitres de la IZQUIERDA... y no lo dudo. ¡¡ Esta mujer gana las eleccioneS!!... y por el contrario veo un cartel con un jovencito que se deja la barba para demostrarse a sí mismo que no es un imberbe, muy bien trajeado, que aparece rodeado de los Rajoy, Ratos, Bárcenas, Correas, Sorayas, y saliendo de un Tribunal...y me digo: ahora sí que ganan los de VOX.
                 Además, eso ya se ha visto y se está viendo: Casado sin Ayuso no es nadie...ahí está Cataluña.
                Así que, admirado amigo Rosell, si quieres ayudar a impedir que España caiga en el fango comunista, ya sabes. Hay que conseguir un Gobierno Ayuso-Abascal... PP-VOX  (y buscarle a Don Casado un puesto de su categoría).
              Y aquí debía terminar este articulito, pero no me resisto a comentarte la cita que haces de Fouché, a quién le asignas la famosa frase "Il a eté pire qu´un crimen, il a eté un error" ("Ha sido peor que un crimen, ha sido un error") cuando supo que el duque de Enghien había sido asesinado por orden de Naoleón... Pues no, amigo Rosell, la frase no la dijo Fouché, el eterno Ministro de la Policía, la dijo el sibilino Talleyrand, el también Ministro etero de Exteriores, mucho más fino e inteligente... según demostró el historiador André Castelot en su inmensa biografía del Emperador y el Conde las Cases, tras una conversación al respecto con el propio Napoleón.

                Y por hoy nda más. Me conformo con seguir leyendo tus "sermones". Un abrazo.