Desde que aquel fatídico 20 de noviembre de 1975 falleció el general Franco , y salvo los años que podríamos llamar “constituyentes” o -mejor- de “demolición” del Régimen (entre nov-1975 y dic-1982), cuando gobernaron tres presidentes que, visto desde hoy, casi se pueden considerar “provisionales” (Arias Navarro, Suarez y Calvo-Sotelo), en España se han alternado los gobiernos de los dos “partidos amigos”, el Partido Popular y el PSOE.

Si en casi todas las políticas excluidas las puramente económicas (desmembración de España, agravios entre españoles, cesiones ante los independentistas y terroristas, aborto, eutanasia, ideología de género, LGTBI, defensa de la familia, anticlericalismo, inmigración, etc.) el PSOE cuando ha gobernado se ha dedicado a avanzar (más bien retroceder) en su agenda ideológica y el PP cuando ha gobernado se ha limitado a mantener el ‘status quo’, sin deshacer nada de lo hecho por el PSOE, en cuestiones económicas -en cambio- si hay una clara diferencia, al menos en cuanto a resultados.

No descubro nada si digo que cada vez que ha gobernado la “izquierda” que se declara como tal (a la vista de sus actos de ninguna manera se puede calificar al PP de “derecha”) la evolución de la economía ha sido calamitosa, claramente peor que cuando ha gobernado el “equipo reserva” (el PP), aunque ahora que estamos de nuevo inmersos en la correspondiente “crisis PSOE” si creo que es ilustrativo cuantificar la magnitud de los sucesivos desastres provocados por los que se autodenominan “progresistas” (supongo que porque con ellos progresamos hacia el abismo y la ruina).

Vaya por delante que, desde un punto de vista macroeconómico (y no digamos desde todos los demás), los resultados de esta etapa que llaman “democrática” no han sido, ni mucho menos, brillantes.

Para no aburrir con múltiples indicadores y datos, creo que hay tres indicadores que, para el ciudadano común, marcan la diferencia entre el progreso y la ruina: desempleo, renta per-cápita y deuda pública. El impacto del desempleo en el bienestar es evidente, la renta per-cápita mide la prosperidad de los ciudadanos y la deuda pública indica la carga que dejamos para nosotros mismos en el futuro y para las siguientes generaciones.

Bien, veamos cómo se han comportado esas tres variables desde que gobiernan PP y PSOE:

Desempleo: El día que González llego a Moncloa (diciembre 1982) había en España 2,3 millones de parados (16,6% de paro); lejos quedaban los 600.000 parados y el 4,4% de paro que teníamos cuando murió Franco. Hoy, sin contar a los aproximadamente dos millones de personas sujetas a ERTEs, tenemos cinco millones de parados: en estos 38 años de supuesta “bonanza” el paro ha aumentado en 2,7 millones de personas.

Captura_de_pantalla_2020-08-03_a_las_20.48.49

Renta per-cápita. En 1982, y expresado en valores constantes de 2020, para eliminar el falso efecto de crecimiento que da la inflación (que “infla” tanto la renta como los precios, por lo que aunque aumente la renta no cambia el poder adquisitivo), la renta per-cápita era de unos 14.200 €; en 2020, y con las previsiones más optimistas, la renta per-cápita será de unos 23.000 €. En estos 38 años que algunos alucinados presentan como el periodo de mayor progreso no ya de la historia de España, sino casi de la historia de la Humanidad, la renta per-cápita ha aumentado un 62% (en términos reales), lo que supone un mísero crecimiento del 1,28% anual.

Entre 1940 y 1975 el PIB creció, en media, un 3,8% real; si en este periodo “democrático” hubiéramos mantenido las tasas de crecimiento de la “Oprobiosa” hoy tendríamos una renta per-cápita de unos 56.000 € (teniendo en cuenta, obviamente, al aumento de la población), más del doble de la que tendremos en 2020.

Captura_de_pantalla_2020-08-03_a_las_20.49.51

Deuda pública. En diciembre de 1982 la deuda pública ascendía a 31,8 miles de millones de euros (sí, han leído bien, 31.800 millones), unos 830 € por español, el 16,5% del PIB de aquel año. Hoy la deuda pública asciende a unos 1.275 miles de millones (no se ha publicado aún el dato), el 116% del PIB previsto para 2020 (y todavía crecerá, y mucho, hasta final de año), unos 27.000 € por español; SE HA MULTIPLICADO POR 41 veces. Alguien me puede decir que estoy comparando euros de 2020 con euros de 1982 (en este caso es el contravalor en euros de pesetas de 1982), lo que es verdad, pero es que la deuda (me refiero al ‘stock’ de deuda) no aumenta con la inflación, si bien es cierto que el importe de la nueva deuda añadida cada año si se ve afectado por la inflación. Si hiciéramos la cuenta en euros constantes de 2020, resulta que la deuda pública en 1982, expresada en euros de 2020, era de unos 89.300 millones (2.350 € per-cápita), y que se ha multiplicado por 14 veces.

Captura_de_pantalla_2020-08-03_a_las_20.50.33

En definitiva, estos 38 años de bipartidismo pseudo-demócratico se han caracterizado por destruir masivamente empleo y generar también masivamente deuda pública, con tasas de crecimiento REAL de la renta per-cápita muy modestas, por no decir irrisorias: ¿dónde está la época de mayor progreso jamás conocida?

Ahora veamos lo que ha pasado durante las diferentes etapas en que ha gobernado cada partido:

Desempleo. En el importantísimo tema del paro, el PSOE ha sido sistemáticamente una trituradora de empleo. González, que como se ha dicho se encontró en 1982 un paro del 16,6%, dejó a España en 1996 con un paro del 21,7%, con 1,3 millones de parados más; Aznar, que hizo muchas cosas mal pero que en el terreno económico consiguió importantes avances, creó un número de empleos prácticamente igual al que había destruido González, dejando el paro en el 11,5%; en 1996 llegó Rodríguez, el principio de casi todos los males que padecemos, y en sus dos legislaturas destruyó casi tres millones de empleos (2.978.000) y volvió a poner el paro en el 22,6% (5,3 millones de parados); el indolente Rajoy enderezó de nuevo la situación y en sus 6 años de gobierno creó 1,8 millones de empleos, bajando el paro hasta el 15,3% en junio de 2018; entonces llegó la plaga bíblica que es Sánchez y en 2 años se ha cargado 1,5 millones de empleos (sin contar los ERTEs) y ha llevado el paro hasta el 21,2% actual (y ya veremos qué pasa a fin de año, cuando se terminen los ERTEs …).

En resumen, el PSOE ha destruido 5,8 millones de empleos en los 23 años y 3 meses aproximadamente que ha gobernado, a un imbatible ritmo medio de destrucción de empleo de 250.000 nuevos parados al año, mientras que el PP ha sido capaz de crear 3,1 millones de empleos en los 14 años y 5 meses que ha gobernado, a un ritmo muy respetable de 215.000 nuevos empleos al año.

Renta per-cápita (Rpc). Salvo con González, que como luego diré consiguió crecimientos reales de la renta per-cápita, los gobiernos del PSOE han empobrecido a los españoles en términos REALES. No solo es que no hayamos crecido mucho, no, es que hemos ido marcha atrás.

González se encontró con una Rpc de 14.200 € en diciembre de 1982 y 13 años y medio después dejó a los españoles con 19.350 €: hizo crecer la Rpc al 2,3% anual real, que no es muy brillante pero que es razonable para lo que vino después; Aznar, en 8 años, consiguió subir la Rpc a 24.000 €, un crecimiento real del 2,8%, que no está nada mal; Rodriguez, en sus 7 años y 8 meses de labor de demolición de la esencia de España, redujo la Rpc, que el día que se marchó era de unos 23.800 €, 200 € menos que lo que le dejo Aznar: dejó a los españoles un poco más pobres que cuando llegó; Rajoy, que tuvo que lidiar con lo peor de la crisis de 2008-2013, consiguió subir la Rpc a 26.300 € en 2018, cuando le desalojaron de la Moncloa ante su inacción: la Rpc con Rajoy creció a un modesto 1,5% anual, pero creció; y llegó Sánchez, ‘Demolition Man’, con sus socios comunistas bolivarianos, sus comités de expertos inexistentes y su desbordante soberbia y, en solo dos años, nos ha hecho retroceder más de un 12% en Rpc, hasta los 23.000 € previstos (en el mejor escenario) para 2020, niveles similares a los de 2001: “mi persona” nos ha empobrecido, de golpe, casi 20 años … y todavía le aplauden.

En resumen: de los 8.800 € de renta per-cápita real que hemos ganado en estos casi 38 años, en los 23 años largos del PSOE hemos mejorado en 1.650 € (unos ridículos 71 € anuales) mientras que en los 14 años y medio del PP hemos mejorado en 7.150 €, a razón de casi 500 € al año, siete veces el ritmo de crecimiento durante las etapas PSOE.

Deuda pública. Como se ha dicho, González se encontró con 89.300 millones de euros de deuda pública (en euros de 2020), el 16,5% del PIB. En 13 años y medio, añadió 473.400 millones de deuda y la subió al 61% del PIB; Aznar ha sido el único que ha contenido la deuda, de modo que durante sus casi dos mandatos esta subió solo en 3.650 millones, dejando la deuda en un confortable 46,5% del PIB; Rodríguez, el empleado de Maduro, añadió 312.500 millones, a razón de 40.640 € anuales, y la llevó hasta el 70,8% del PIB; Rajoy, que hizo un buen trabajo con el empleo y con la renta, fue muy laxo con la deuda, de modo que añadió 405.400 millones adicionales, al mayor ritmo de todos: 62.840 € al año, llevándola hasta el 97,3% del PIB; Sánchez, finalmente, y hasta hoy (lo peor en términos de deuda está por llegar) ha llevado la deuda hasta el 116% del PIB, a razón de 26.700 millones anuales.

En resumen, de los 1,16 billones de euros de deuda pública añadida desde 1982, dos tercios nos los ha “regalado” gentilmente el PSOE, a razón de 32.400 € anuales, y un tercio el PP, a razón de 28.400 € anuales, si bien con grandes diferencias entre Aznar (que esto lo hizo muy bien) y Rajoy (que lo hizo muy mal).

En definitiva, a esta izquierda tan lista, tan progresista, tan igualitaria y tan carente de vergüenza le debemos agradecer:

  • 5,8 millones de parados;
  • 752.000 millones de deuda, casi 16.000 € por español; y
  • un crecimiento RIDÍCULO de la renta per-cápita, de 71€ anuales en términos reales, y gracias a González, pues Rodríguez y Sánchez nos han empobrecido en 3.500 € anuales por español

¿Alguien duda todavía que a esta gentuza, a estos ineptos, hay que echarlos cuanto antes? ¿Alguien duda todavía que la moción de censura es absolutamente imprescindible e inaplazable?

#MotivosParaLaMoción